Opinion

Actitud criminal

.

Javier Realyvázquez

domingo, 02 agosto 2020 | 05:00

Una de las moralejas de la gestión de las crisis de las últimas décadas es que los órganos institucionales como la Unión Europea resultaron demasiado lentos para reaccionar ante la pandemia.

Las respuestas rápidas y eficaces se dieron a nivel nacional y no a nivel de federación o unión ya que guardaron silencio y no pudieron actuar. 

Sólo los países o los estados grandes, implementaron los medios legales y adoptaron medidas para hacer frente y aun así con consecuencias gravísimas.

En México pasa lo mismo, la federación no sólo quedó totalmente rebasada ante el COVID-19, si no que al presidente Andrés Manuel López Obrador de plano no le importa, lo que muchos sectores ven como una actitud que resulta criminal.

La promesa de: “Me pondré cubrebocas cuando se acabe la corrupción”, es una completa burla a los mexicanos, más aun y cuando ya ocupamos el tercer lugar a nivel mundial en muertes por COVID-19.

Si cada uno de los mexicanos sigue el absurdo ejemplo del presidente, de usar el cubrebocas sólo si se acaba o se cumple otra cosa, entonces las cosas se pondrán verdaderamente graves.

Todos los comunicadores de México y del extranjero se siguen preguntando por qué no aceptar y recomendar el cubrebocas, si demostrado está que sí evita el contagio en, aunque sea, un porcentaje. Tan fácil que es simplemente decir “úsenlo”.

Porque el mensaje que mandan tanto el presidente Andrés Manuel como el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell al no usar el cubrebocas, es contrario a las medidas de higiene recomendadas, lo cual es una actitud criminal.

En México ya han fallecido casi 50 mil personas y según estimaciones, por ejemplo de la jefa del Laboratorio de Genética Molecular de la UNAM, Laurie Ann Ximenez-Fyvie al mes de noviembre serán más de cien mil los muertos. “Estamos entre los peores escenarios ya que no están visualizando el punto máximo de la pandemia”.

Hoy en día pareciera que siguen negando la realidad, ya que si las autoridades no reconocen la dimensión del problema que se está viviendo en el país por el COVID-19, “será muy complicado que puedan hacer algo para resolverlo”.

Si la población usara el cubrebocas al salir de casa, se reduciría el número de contagios hasta en un 60 por ciento, de hecho hay propuestas para que sea obligatorio y con penas de multa o hasta de cárcel a quien no atienda la recomendación ya que no sólo se protege a sí mismo, sino que se protege a los demás en el caso de ser uno asintomático. 

Debemos centrar esfuerzos y ayudar con acciones que mitiguen  y contengan y en el caso de las autoridades deberían detectar y aislar a los asintomáticos que representan el 40 por ciento de los contagios.

El gobierno federal no está implementando medidas de contención por lo que muchos especialistas avizoran un escenario “catastrófico”; de hecho de acuerdo a las proyecciones “machine learning” realizadas por el científico Youyang Gu, egresado del Massachusetts Institute of Technology, el número de fallecidos aumentará más o menos a 110 mil muertos para el 1 de noviembre.

Algunas otras fuentes afirman que si lo multiplicamos por tres el cálculo del subregistro, sería de casi 350 mil personas muertas para el 1 de noviembre. 

No habrá vacuna pronto –ojala y estemos equivocados todos- hasta el año que entra si bien nos va, por eso también resultan lamentables las declaraciones del canciller Marcelo Ebrard quien en días pasados anunció que la vacuna podría conseguirse este año, por lo que México tendría acceso a los 2,000 millones de dosis.

Los estados están solos ante una pandemia cada vez más en aumento por lo que no le va a quedar de otra a los gobernadores y a los alcaldes que promover con más intensidad el uso de cubrebocas, el lavado de manos y la sana distancia por ser las medidas más sencillas y eficaces.

Se trata de no contagiarse, de evitar en lo posible que cada vez menos gente se contagie y llegue al hospital, porque hay que decirlo, sigue siendo hasta hoy una enfermedad incurable.

No hay atención médica temprana, nos siguen recomendando quedarnos en casa y sólo acudir al hospital en caso de tener problemas para respirar cuando se debe atender desde que se detecta COVID-19. 

Los índices de contagio por el Sars-cov2 que produce la enfermedad del COVID-19 en el país y en el estado de Chihuahua siguen en aumento, vamos a tener que aprender a vivir con esta realidad un tiempo más, debemos cuidarnos solos, e implementar medidas.

El gobierno federal y el presidente Andrés Manuel no hablan del tema, no van a poner el ejemplo, la federación no resolverá el problema tal cual y como sucedió en la Unión Europea y en Estados Unidos; la lucha quedó a nivel estados y municipios.

Si funciona o no el cubrebocas hay que usarlo, por algo existen, en algo deben ayudar, hay que lavarse las manos cuidar la sana distancia y no hay que bajar la guardia ante lo que muchos señalan ya como actitud criminal de parte de nuestras autoridades.

Hay que poner el ejemplo como sociedad de la capacidad de organización porque los números al día de hoy nos dicen que de seguir así no habrá hospitales que alcancen.