Opinion

Actos fallidos

.

Francisco Flores Legarda

viernes, 27 agosto 2021 | 05:00

“Ni tan rápido que alcances la muerte 

ni tan lento que ella te alcance a ti”

Jodorowsky

Nada ha colaborado inesperadamente al gobierno de López Obrador que la misma oposición partidista. Para fortuna, la oposición no ha salido de la ruta de actos fallidos. El último evento, espero no sea el último, la reunión de los dirigentes partidistas con el gerente de la OEA domiciliado en Washington, D.C. En el PAN, el PRI y el PRD no se les ha ocurrido una reflexión sobre sus derrotas de los tres años recientes. 

Se niegan a reconocer el mínimo acierto de la 4T, viven en la nostalgia de sus usos y costumbres de manera mórbida, estimulada por un junior enemigo de la política. No tienen deseo alguno de actos refundacionales, por medio de una asamblea o congreso, convocante de sus bases. Todo se les va en cónclaves conspiratorios, en depender del abuso de los medios de comunicación y las redes sociales. Con su ausencia en barrios y comunidades rurales muestran aversión al pueblo y se auto descalifican para la competición democrática.

En ese modelo de producir actos fallidos se inserta Ricardo Anaya. Él, como otros de su especie, es incapaz de responder contundentemente a las imputaciones de corrupción que se le hacen, prefiere montar un circo mediático que produce más pena que risa, para acercarse a la puerta de salida llamada debido proceso.

La oposición no la tiene fácil, se topan con un presidente de la república cuidadoso del cumplimiento de la ley y del manejo de las variables económicas. Sobre todo, se enfrentan a un presidente en permanente comunicación con el Pueblo a través de asambleas y conferencias de prensa, partidario del derecho al servicio de la justicia, de la economía como redistribución de la riqueza. Lo que no hizo la oposición cuando tuvo oportunidad de gobernar.

Además, en el Congreso, en la mayoría de los estados y en muchos municipios, el brazo político partidista de la cuarta transformación tiene mejores condiciones para continuar el proyecto hasta consolidarlo. Seis años no son suficientes. Aplicarse a fondo en los espacios de poder concedidos por el voto de la ciudadanía. Sacar adelante el refrendo al Ejecutivo por la vía de la revocación del mandato el próximo año, más las elecciones del 2024.

Morena es un partido exitoso, sus facciones tal vez no se den cuenta. Pasan por alto que somos más los que apoyamos a la 4T que los militantes de Morena. Después del 6 de junio recién, es sensible la lucha de facciones promoviendo ajustes de cuentas. Demandan purga y hacen lista breve de purgables ¿A quién le conviene? A la oposición, sin duda.

Salud y larga vida

Profesor por Oposicion de la Facultad de Derecho de la UACH

@profesor_F