Opinion

Adiós a la era legal del tabaco, bienvenida la era de la mariguana legal

.

Ricardo Tuda V.

martes, 24 enero 2023 | 05:00

Todos conocemos a alguien que fuma, en nuestros alrededores o algún familiar con el que creciste, tus padres, ahora tus hermanos o tal vez tú mismo, las generaciones de los 80 y atrás crecimos viendo la práctica del fumar como algo común, una práctica que no tenía límites, que era mal vista en menores de edad o en adultos jóvenes, pero si nos vamos a los orígenes, el reflejo de fumar hacía ver socialmente a los hombres como unos caballeros, con personalidad, irradiaba madurez y más aún si el fumar tabaco, lo desarrollabas a través de la pipa o el puro. 

Fumar tabaco se traduce a una costumbre o practica a nivel mundial donde en gran mayoría de los países era de manera indistinta que la mujer o el hombre fumaran, era visto como parte de un protocolo, algo bien visto, pues no se tenía conocimiento específico del daño a la salud que provoca el hacer combustión del tabaco y luego inhalarlo y así repetidas veces durante el día o todos los consecuentes días de la vida del hombre o de la mujer. Antes y estoy hablando de hace 100 años para acá, el que tomaba el hábito de fumar tabaco, irremediablemente lo hacía para toda la vida, era muy raro que de un día para otro decidiera dejarlo, pues no había razones o limitaciones para hacerlo, si era algo tan placentero y a veces sin conocimiento de causa, tan adictivo.

La popularidad del cigarro se dio en gran manera por la gran publicidad que las tabacaleras empezaron a hacer para lograr multiplicar sus ventas y ahí es donde viene lo malo, pues con el ánimo de vender y vender más es cuando los corporativos sin escrúpulos de la industria del tabaco, de los refrescos y en general de los alimentos, con el fin de tener cautivos a los consumidores, empiezan a agregar a los productos diversos químicos con el fin de que produzcan adicción o dependencia de manera rápida y efectiva, y es así como con el paso del tiempo ha ido convirtiendo tanto el cigarrillo en un cumulo de sustancias que todas juntas hacen que el fumador de ahora en día al inhalar tabaco esté expuesto a una especie de intoxicación o envenenamiento a un nivel que lo puede hacer padecer de muchas enfermedades cancerígenas, a ser vulnerable a enfermedades respiratorias que le pueden causar complicaciones y peor aún, la muerte cuando ya el daño pulmonar es grave y se establecen enfermedades como el enfisema pulmonar o hasta el mismo Covid-19.

Volviendo a la época de antaño y para las generaciones millenials y centenials, les parecerá increíble y de muy mal gusto el que el fumar antes no estaba prohibido en lo más mínimo, los niños olían a cigarro todo el tiempo, pues permanecían impregnados a ese olor y era normal, igual con los ancianos y las personas enfermas, pues no se tenía conocimiento claro de que el humo de segunda mano era tan dañino, siendo que hay estudios que señalan que en ocasiones es hasta más dañino que lo que inhala el mismo fumador, se fumaba dentro de las casas, dentro de los hospitales, del transporte público, restaurantes, adentro del cine, en los salones de clases, en las escuelas y lo más increíble, dentro de los aviones en los vuelos comerciales, toda la gente vivía impregnada del olor del cigarro y todo era normal, incluso provocaba el hecho de que los niños una vez llegada la pubertad iniciaran a muy temprana edad a consumir tabaco y a partir de ahí por toda la vida, testimonios de personas cercanas a uno, que comentan que empezaron a fumar a escondidas de sus padres o de los mayores a la edad de 11 años o de 12 años pues era una edad promedio para iniciar con la adicción, se dice que el tabaco a la edad del desarrollo provocaba que este se diera de manera más lenta o sea, que de inicio limitaba el crecimiento normal del menor y eso no era del conocimiento de todos.

En una ocasión un pasante de derecho del despacho que represento, de una edad de 20 años, creció viendo programas de diversos tipos, pero nunca vio El Chavo del Ocho, a la fecha se recrean muchos de los episodios del Chavo en Memes y Tik toks etc., en los que cuando aparecía el profesor Jirafales en el salón de clases, pues siempre aparecía fumando enfrente de los niños como una práctica totalmente normal, incluso le daba autoridad frente a los alumnos y consideraba el pasante inconcebible el que eso haya existido y solo viéndolo de esa forma lo pudo creer, sin irme tan lejos en la Carrera de Derecho de la UACJ en el año 2004 y 2005 tome 2 clases con el profesor Xavier Alfonso Reynosa Garay, Historia del Derecho I y II, malamente las tomé en invierno cuando a los salones le prendían las calefacciones a lo más alto y las compañeras de la carrera que sufrían de frío, cerraban herméticamente las ventanas y todo tipo de ventilaciones mientras el maestro al iniciar la clase prendía su primer cigarro y cuando se le estaba acabando, sacaba otro nuevo y lo prendía con el cigarro que ya se está terminando y así continua y sucesivamente durante dos largas horas hasta que terminaba la clase, salíamos como polvorones, una verdadera tortura de la época actual, impregnados hasta la ropa interior y así por dos semestres completos, pero eso sí,  mi reconocimiento al Maestro Reynosa Garay por su experiencia, talento y más que nada su amistad con su servidor.

A partir del 2006 iniciaron con fuerza las prohibiciones de fumar en lugares públicos, hasta hace unos años existía en los restaurantes las zonas de fumar y no fumar las cuales no tenían ninguna separación o límite que hiciera que los no fumadores estuvieran exentos de tener que inhalar el tabaco de segunda mano, pues hacía que no estuvieras cerca de alguien que fumaba y así se fue limitando cada vez más, pues la publicidad de los cigarros fue prohibida, cuando antes era la publicidad más vista, la teníamos en todos lados, televisión, radio, espectaculares, eventos, patrocinaban todo tipo de espectáculo o deporte, hasta que se acabó, ese fue un golpe tan duro a las tabacaleras que parecía que nunca sucedería y sucedió, posterior a eso la obligación a las mismas para que en los empaques tuviera que alertar sobre los daños que provocaba el fumar eso con el ánimo de que el consumidor sepa que al fumar puede contraer enfermedades e incluso morir y de esa forma dejar de culpar a las tabacaleras de provocar la muerte en los fumadores sin conocimiento alguno de lo que repercute el fumar y así vine la orden de presentar ilustraciones sumamente gráficas y desagradables de partes humanas con diversas lesiones o enfermedades producidos por el fumar cigarrillos, haciendo de la presentación de la cajetilla de cigarros algo realmente algo nada atractivo para la vista.

Posteriormente, se prohíbe en su totalidad el fumar en lugares públicos y cerrados, lo que provoca que bares y antros queden libres de humo, para lo cual se construyeron terrazas en muchos restaurantes, bares y antros con el ánimo de dar opción a los fumadores para que puedan continuar con esa práctica sin afectar a terceros y hasta era ya un hecho, que en un inicio parecía imposible que esas prohibiciones se lograran, pues un bar o un antro sin humo era casi como si se prohibiera en ellos el consumo de alcohol y gracias a que la sociedad se educó, se logró hacer la cultura del no fumar y respetar los lugares públicos cerrados hasta hoy todo estaba bien, los que no fumamos no teníamos ya mayor problema con los lugares designados para fumar como lo son las terrazas pues son al aire libre y gozan de ventilación.

La novedad se da con la promulgación de la nueva Ley General para el control del Tabaco, de la cual se ha emitido esta semana pasada el Reglamento de la misma ley que da pie a hacer efectivas las acciones de control de los fumadores, la cual prohíbe fumar ya en los espacios públicos abiertos, como los son patios, terrazas, balcones, parques de diversiones, área de juegos, áreas deportivas, hoteles, playas, centros de espectáculos, canchas, estadios, arenas, plazas comerciales, mercados, hospitales, clínicas e incluso paraderos de transporte público, todo esto sin importar si están al aire libre o en espacios cerrados, de igual manera obliga a desaparecer toda publicidad de marcas de cigarros en los supermercados y tiendas de conveniencia donde se comercializan las cajetillas e incluso no tener ya a la vista las cajetillas, tener que esconderlas cual si fuera un producto prohibido, todo esto no es más que una nueva redada en contra del tabaco, tal pareciera que se pretende abolir ahora sí en su totalidad el consumo de tabaco en la sociedad, pues ya las medidas son tan prohibitivas que ya lo que sigue es prohibir su venta y posteriormente su consumo, cual sucedió en el año 1919 con la promulgación de la Ley Volstead que de un día a otro prohibió el consumo de alcohol en los Estados Unidos, sin percatarse de los millones de consumidores adictos al alcohol que un día amanecieron con la ley seca y siendo adictos a una práctica prohibida por la ley y penalizada con cárcel, no dudo que próximamente así suceda y se le dé fin a la era del tabaco legal para pasar a ser ilegal y le estemos dando la bienvenida a la nueva era de la mariguana legal.