Opinion

Agandalló con sueldo, iPhone y Macbook

.

GPS / Columna

lunes, 12 julio 2021 | 05:00

-Son fans manchadas de pecados oficiales

-Le hace al intelectual mientras su gobierno se cae

-Bonilla y Cruz, entrega recepción sin obstáculos

Además de que no hizo campaña por la sindicatura municipal, la tesorera de Morena, Martha Laguette Lardizábal, siguió con su cargo en el partido. Desde luego cobrando los 30 mil pesillos al mes ganados con tanto esfuerzo.

Pero además, según lo que investigan los morenos que andan desatados por la dirigencia estatal, a la secretaria de Finanzas del Comité Estatal la traen entre ojos porque también unos fondos de caja chica (bastante grande) andan bailando durante su gestión.

La funcionaria partidista tiene años en la misma posición al mando de las finanzas del partido, que viven una bonanza envidiada seguramente por los demás.

Desde esa posición logró quedarse como candidata a síndica, pero públicamente no hay registros de que haya pedido licencia, y si lo hizo no dejó de firmar como la tesorera oficial. Claro, sin ir al partido a trabajar con pretexto de la pandemia desde hace más de un año.

Pero el colmo es que como candidata tampoco salió a las calles a promover el proyecto de Morena desde la sindicatura. Sobra decir que no llegó a los 100 mil votos siquiera, los cuales duplicó su rival panista Olivia Franco, hoy síndica electa.

Un iPhone y la Macbook de última generación que usa son de los arrimadijos que, sin trabajar en el partido ni como como candidata, también le investigan a la expriista.

Al parecer esas adquisiciones salieron de fondos que tenían otro destino, pero ella los aprovechó de forma personal. Igual que la gasolina, viáticos, facturas, etcétera, recursos que supuestamente deben usarse de forma racional y austera.

Así que con tanto señalamiento encima, en el cambio de dirigencia que está en puerta dentro de Morena será una de las más golpeadas.

***

Se tardaron mucho las fans del gobernador en salir a defender lo indefendible. Tratan de lavar y minimizar la misoginia que ha desplegado el vulgar violentador en contra de la gobernadora electa.

Desde la posición privilegiada como integrantes del gabinete estatal, se desviven en halagos serviles, publicados de manera sincronizada.

Sólo como ejemplos: Liliana Rojero, subsecretaria de educación en la frontera; Mónica Vargas, la persecutora y obstáculo en la entrega recepción que despacha en la Secretaría de la Función Pública, así como la responsable del Registro Civil, Inés Aurora Martínez.

La defensa en favor del mandatario ocurre desde el cobijo de la nómina suculenta, de decenas de miles de pesos que quincenalmente cobran a costillas de los chihuahuenses.

Es intervención desde la subordinación ciega, y el compromiso que va más allá de lo institucional, en complicidad directa con el juego sucio desplegado.

Cada una de ellas trae su pecado anexo y concomitante al de quien pretenden defender por medio de sus redes sociales.

Liliana Rojero fue cachada in fraganti con llamadas a panistas, exigiendo el voto para el delfín del gobernador, en franco delito electoral cometido impunemente hace unos meses, cuando arreciaba el golpeteo hacia Maru.

De la misma forma, Inés Aurora Martínez es responsable de un pecado del mismo tono y color, porque hay evidencia de su coacción a uno de los testigos que pretendieron ser presentados en los juicios contra Maru, interfiriendo en asuntos que son propios del ministerio público y que ella realizó, también desde la protección oficial e impune.

Mónica Vargas desde su posición en la Secretaría de la Función Pública intervino también en las indagaciones e integración de expedientes. Actualmente es clave en el entorpecimiento de la entrega-recepción.

Son las únicas de las que tenemos conocimiento que salieron en defensa de su patrón, posición lastimosa, muy lejana de la natural sororidad que debiera existir mínimo en razón de género.

***

Tiene Corral al estado bajo fuego, con un acumulado de muertes como no se presentaban desde hace 10 años, centros de salud nuevos goteándose y sin medicamentos, escuelas sin recursos ni condiciones para regresar a clases presenciales, y con un largo etc., que hacen inverosímil verlo haciéndole al intelectual, muy despreocupado en el patio de la Quinta Gameros.

Primero lo hizo en el Aula Magna de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez a mitad de semana, donde dedicó un par de horas en la presentación del libro la 4T, y ahora protagonizó el mismo evento en esta ciudad.

Pierna cruzada y el aire intelectualoide con el que le encanta presentarse, disfrutó el mandatario del ocio, acompañando a uno de los coordinadores y una de las autoras del texto, más un colado. Es Jesús Mesta en la orilla, la última silla, en calidad de simple florero con vestimenta rarámuri. Se ha convertido en ajonjolí de todos los moles, sin sustancia ni justificación alguna.

Está a unas semanas de dejar el cargo el gobernador, con el déficit en la prestación de los servicios indispensables ya indicados y unas finanzas en quiebra total.

Tendría que estar al tanto de su administración por la gran responsabilidad que ello implica en los momentos en que se acaba el tiempo. Planeación, control, dirección, son términos que para él son tan ajenos como ponerse a trabajar todos los días.

Lo suyo es divagar, especular, pasearse por las nubes, mientras los ciudadanos sufren las consecuencias de su mal gobierno.

***

Están muy avanzados Marco Bonilla y Cruz Pérez Cuéllar en los trabajos relativos a la entrega recepción.

Son ambos municipios, Chihuahua y Juárez, los más importantes en presupuesto y población a nivel estatal, por lo que es crucial en ellos la problemática que representa garantizar los servicios públicos municipales.

En el caso de la capital, Bonilla no tuvo ningún contratiempo de manera natural, de la mano de la alcaldesa Manque Granados, con quien comparte partido político y equipo.

Ha sido miel con hojuelas, a grado que ya se han integrado equipos especializados de un lado y de otro, para dar continuidad al procedimiento administrativo con tiempo suficiente.

En Juárez, aún y cuando no existen las condiciones inmejorables descritas para la capital, no ha tenido problema mayor el alcalde electo para sentarse a la mesa y dialogar largo y tendido con Armando Cabada.

Ambos bajo las siglas de Morena, Cabada por la diputación plurinominal que viene segurísima y sólo falta la declaratoria, y Cruz con la alcaldía ya firme, han encontrado en el diálogo y el acuerdo político las condiciones adecuadas para entregar y recibir.

Informalmente ya han intercambiado información, inclusive Pérez Cuéllar ha acompañado al presidente municipal en funciones dentro de recorridos y reuniones.

Ambos casos, contrastan con la situación que se vive a nivel estatal, ante la cerrazón que obstruye un proceso que debiera ser natural pese a las diferencias y raspones naturales de una contienda electoral altamente competida.

***

Para nada casual la presencia de Juan Carlos Loera en la sierra de Chihuahua, participando en un concurso de ciclismo de montaña.

El excandidato a la gubernatura aprovechó para hacer contacto con la base que ha construido a lo largo de la entidad, preparándose para nuevos tiempos.

Actualmente desde la función de legislador federal, la cual retomó hace unas semanas, no desaprovecha la oportunidad para montarse en la bicicleta y hacer presencia.

Se trata de la carrera Onza Creel que se corrió sobre un circuito alrededor del bello poblado serrano, en cuyo presídium no pudo estar el político juarense, pero que igual compartió en redes sociales diversas imágenes de su estancia en aquel lugar.