Opinion

¡Ahora es “big brother” de Chihuahua!

.

José Díaz López

sábado, 30 mayo 2020 | 05:00

Hace días en EL DIARIO dio a conocer que gobierno del Estado se había comprado un aparato de espionaje de 126 millones de pesos aproximadamente. Obviamente sería compra directa, sin licitar y adquirida en sigilo y en el secreto…  por obvias razones. Se supone que la adquisición del aparato sería para espiar e interceptar las comunicaciones de los malandros en todas las formas de la comunicación moderna. Ahí podría estar la explicación de las importantes detenciones de cabecillas delictivas en las últimas semanas. 

Pero si se espían “malandros”, lógicamente se espía a los adversarios políticos y civiles que le “llamen la atención” al big brother de Palacio. “Espiar” a los políticos para saber insanamente “que dicen, que platican entre ellos”, “quienes platican”, “cada cuando”, “que planean”, “que se traen entre manos”, “qué secretos guardan”, “que platican de mí”, “que tranzas traen”, y un sinfín de preguntas pertenecientes al mundo  psicológico de los infantes behavourianos en el face, twitter, whattsapp, mails, instagram, celulares, teléfonos fijos, de oficinas,  internet, etc.; no sólo es ilegal, sino también una “afección” de aquellos que sienten placer y atracción por “observar”, “espiar” secretamente a los demás, principalmente a los adversarios políticos. 

En esa suposición es lógico suponer que quienes son candidatos a ser espiados, pues lógicamente son los adversarios del gobierno: un Martín Chaparro, el delegado Juan Carlos Loera, los diputados Miguel la Torre, Colunga, Pichuy de la Rosa, los presidentes municipales Maru Campos, el “caballo” Lozoya, Cabada, el de Cuauhtémoc, los magistrados Jorge Ramírez junto con “su juez federal protector de duartistas”, los jueces y magistrados que tengan asuntos contra Duarte y duartistas, los magistrados Villegas, Sepúlveda, de los líderes políticos como un Jaime García Chávez, Bazán,  Blanco, en esa lista de adversarios políticos obviamente también estaría EL PROPIETARIO y los Directivos de El Diario, hasta el jefe de redacción y el propietario del periódico virtual La Opción de Chihuahua, etc.  

Es la locura total: todos los críticos o adversarios políticos del poderoso, estaríamos (¿estamos?) siendo espiados por el ojote del “big brother” estatal.

Y es que la formación intelectual del gobernador Corral, lo predetermina para la dictadura Orwelliana.  Habiendo escalado puestos de representación popular con triquiñuelas, golpes, negociaciones, promesas incumplidas en sus varias veces como candidato, es imposible pedirle que se conduzca con la altura de miras que corresponde a un demócrata de los tiempos actuales “Chango viejo no aprende maroma nueva”. Llegar a la Cámara de Diputados con las camorras de un aprendiz de Conde de Medicís y sin buenos estudios universitarios, sería “un milagro”, que se convirtiera en un ejemplo de liderazgo reformador. 

Dicen los estudiosos del liderazgo político que “infancia es destino”. Por eso al gobernador su infancia y juventud tienen cicatrices que continúan ardiendo. Habiendo crecido con tal mundo de complejos y fantasmas a la democracia, no son del todo extrañas, son explicables, sus arteras agresiones a la democracia y todo lo que la representa.  La agresión al partido que le ha dado todo y a sus compañeros que le han ayudado a escalar diversos puestos de poder, les corresponde con el rencor y odio, formados en una infancia ausente de respeto a la autoridad y a las normas sociales básicas. 

“No se le pueden pedir peras al olmo”; por eso no se le puede pedir a Corral que sea “democrático” y respetuoso de las leyes, porqué nunca lo ha sido, lo ha simulado que es otra cosa.  

En el mismo marco de la reflexión, está la reforma electoral del gobernador, que no es otra cosa que su intención de quitar a Maru Campos de la candidatura. La peor de sus pesadillas es ver a Maru Campos como candidata del PAN a la gubernatura. Pero resulta que la alcaldesa ya es la candidata a la gubernatura por el PAN. La reforma electoral diseñada para descarrilarla es a destiempo. La güerita sonriente “le comió el mandado”.  

La prueba de que es un falso demócrata está entre muchas otras, al no querer sujetarse a la revocación de su mandato. Él  creó la revocación de mandato en la Ley de Participación Ciudadana, pero se “hizo a un lado” cuando una parte de la población la exigió al IEE; cuando varios ciudadanos, solicitaron formalmente al IEE, la realización del procedimiento para revocarle su mandato, tembló de miedo, reculó y ordenó que rechazaran la solicitud, porque sabía que lo iban a sacar de la gubernatura con su misma Ley.  

Y ahora que cínicamente quiere justificar la reforma electoral, las primarias, como una “extensión moderna y democrática” de la Ley de Participación Ciudadana, a la que él no quiso sujetarse, a la que  traiciona y viola todos los días, púes ¡ya ni en su casa se la creen! 

Quiere sacar a la brava, como siempre lo ha hecho, a Maru Campos de la candidatura para imponer a su amigo Madero. 

¡ASÍ O MÁS CLARO!