Opinion

Ahora sí, tenemos presidente

.

Carmen Urías

viernes, 23 abril 2021 | 05:00

“Mi trabajo no es ser complaciente con las personas. Mi trabajo es empujar a estos grandes trabajadores que tenemos y hacerlos aún mejores”.- Steve Jobs, fundador de Apple.

De manera oficial y formal, el Consejo General del INE designó a al exmagistrado Yuri Zapata como presidente del Instituto Estatal Electoral de Chihuahua por 7 años. 

Avalado por 10 votos a favor y 1 en contra, desde el pasado sábado, asumió la Presidencia de dicho organismo. 

De gran relevancia es su designación, no solamente porque la campaña a gobernador ha iniciado, sino precisamente por el contexto en que esa encomienda le presenta. Basta recordar, por una parte, que estamos en medio del proceso electoral más grande en la historia de nuestro Estado y, por la otra, que en nuestra sociedad se mantiene una amplia polarización.

El ahora presidente del IEE, en la sesión del Consejo General no fue cuestionado por ningún actor político, en comparación a lo que se podría haber esperado. 

A pesar de la intensa campaña en su contra, gestada desde algunos medios de comunicación, los representantes de los partidos políticos se pronunciaron bastante bien por esta designación. No hicieron eco del “fuego amigo” que se gestó como producto de su derecho a la libertad de expresión, ni de aquellas personas que se quedaron a medio camino y en su calidad de ardidos.

El reto es muy grande al exterior: que cada chihuahuense tenga en sus manos las cuatro boletas que nos corresponden, sea para la elección de gobernador, presidente municipal, síndico y diputados locales, debe ser el objetivo del nuevo presidente. Recordemos que el contar los votos nos corresponde a los ciudadanos, la autoridad electoral solamente da fe de esa actividad. 

La pregunta del millón es: ¿cómo recibieron los consejeros actuales a su nuevo presidente? Más allá de los comentarios que se hacen públicos en las sesiones o por redes sociales por ser políticamente obligado, lo que debemos también cuestionarnos es si ¿realmente el recibimiento fue cortés y educado como se trata de aparentar?... Designaciones van y vienen, a veces se “alinean los astros”, a veces no; todo son tiempo y circunstancias. “La silla siempre es prestada”. 

Por el bien de la democracia de nuestro Estado y de la institución que representa le deseamos mucho éxito al maestro Yuri Zapata en su nuevo encargo. Su liderazgo, sin duda, sacará adelante este reto.