Opinion

Al caer de la luna

.

Arturo Limón

domingo, 15 diciembre 2019 | 05:00

La captura de García Luna nos mostró que lo que se decía de la “mafia en el poder” era más que una frasecita.  Manuel Gil Antón

LA INTERROGANTE

Si la oscuridad llega al caer el sol…

¿Finalmente llegará la luz, al caer la luna?

Lo sucedido esta semana al ser aprehendido finalmente el hombre que exultantemente evidenció su poder por más de una década perdida durante los gobiernos de Fox y Calderón prioritariamente, pero cuyos contactos se amplían a los dos gobiernos, el  previo de Zedillo cuando estaba en gestación y  de Peña Nieto cuando ya campeaba en corrupción.

Muchos contarán en estos días su historia, algunos en su momento cuestionamos lo inaceptable que era el ver el circuito Pronaf en Ciudad Juárez con patrullas en cada entrada como si se estuviera en  los peores tiempos de los bombardeos y la clandestinidad de un Beirut en llamas.

LA VERDAD DE UNA MADRE

 Admiramos y lo dijimos, el valor de la madre que habiéndole sido asesinados sus hijos, encaró a Calderón con la investidura presidencial  y le dijo que “no era bienvenido a Juárez”  y que no aceptaba hubiese revictimizado a sus hijos fallecidos diciendo de ellos que eran delincuentes, acusándolo incluso de traicionar a la justicia. 

Todos recordamos y hoy más que nunca a  la señora Luz María Dávila quien perdió a sus hijos Marcos y José Luis, de 19 años y 15 años de edad en la colonia Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde encontró tirados los cuerpos de sus dos hijos ensangrentados.

Estudiantes de Relaciones Internacionales y de Preparatoria respectivamente, fueron tachados de pandilleros por Felipe Calderón en foros internacionales. Su madre, la señora Dávila, desnudó el deshonor del mandatario y lo increpó el día  11 de febrero de 2010, en su visita a Ciudad Juárez, en un acto que recorrió el mundo. https://www.sinembargo.mx/02-02-2014/891928

Hecho que es hoy obligado recordar,  para decirle de nueva cuenta a la señora Dávila que su dolor es y ha sido el dolor por 13 largos años de nuestra madre toda,  sí la madre de todos, la madre patria que se duele, por los ya casi 300,000 trescientos mil fallecidos e innumerables desaparecidos, en este juvenicidio, que nos tiene hartos ya, porque  ha sembrado de muerte sus hogares, pueblos  y valles lo largo y ancho de la nación mexicana.

De toda esta tragedia Felipe de Jesús  Calderón  Hinojosa, el presidente espurio que arribó por la puerta de atrás en San Lázaro “haiga sido como haiga sido” es altamente responsable, por omisión,  como él dice, por ignóralo o por complicidad como todo parece indicarlo.

Así que a la caída de García Luna,  esperamos haya probabilidad de que aparezca un rayo de justicia no sólo para la valiente y digna señora Dávila sino  también  y es urgente que  para México todo. 

UN CONSEJO RESPETUOSO

El pasado mes de febrero durante una conferencia de las denominadas mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador se dirigió al grupo que se había autodefinido como el contrapeso  a su gobierno  de una manera singular señalando incluso que “un buen consejo no se le niega a nadie” pidiéndoles que hagan las cosas con seriedad no se pueden improvisar cuadros hay que crearlos, lleva tiempo, así lo dijo: https://www.youtube.com/watch?v=7UChdTlZFts y lo dijo claro  tan claro que fue retomado por varios medios  como el periódico El Universal lo señala: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/amlo-llama-ternuritas-al-grupo-opositor-encabezado-por-javier-corral

Así las cosas es necesario hoy recordar al gobernador Corral que el pacto federal es una  garantía para la sobrevivencia nacional y que sería conveniente no incentivar el encono; ya hay muchos problemas para todos en este México para querer liderar rupturas del tipo que sean o bajo los argumentos que se deseen esgrimir es tiempo de unidad más allá de la diversidad, recordemos que el pacto federal es un sentimiento de unidad más allá de nuestras diferencias, semejante a una cadena que  contiene eslabones diferentes pero que ha de mantenerse unida  probando su fuerza, esa fuerza que está en el más débil de sus eslabones y no creo que nadie quiera o desee que el Estado grande, -grande no sólo por su vastedad geográfica que puede contener 12 estados de la República, el exD.F., y todas las islas mexicanas-, vaya a querer ser el eslabón débil que rompa la cadena de la federación, desde ahora es necesario señalar que no; Chihuahua no romperá el pacto federal como otrora lo hizo Texas, señor Gobernador.

Por ello es bueno entender y atender el sano consejo dado desde febrero pasado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el disenso está permitido, es válido, la traición a la lealtad, a la federación no, y dar la espalda al pacto federal menos.

Se dice que la pretensión de romper el pacto fiscal de la federación promovido por gobernantes diversos de extracción panista entre los que está el gobernador Javier Corral que hace foros y reuniones temáticas sobre ello  haciendo comparativos groseros de lo que aportan y reciben estados como Chiapas  o Oaxaca no se vale, porque en una familia al sentarse a la mesa no se señala cuánto y qué aporta cada cual, sólo se comparte y una Nación es una unidad pactada.

Así las cosas es tiempo de verdad, es tiempo de reconsiderar la estrategia para llamar la atención a la inversión federal y mucho ayudará la inteligente acción de demostrar con resultados y trabajo el cómo se aplican  eficientemente los recursos materiales y humanos de que se dispone.

Chihuahua es lo que nos interesa inicialmente, como parte respetada y respetable de la nación mexicana, pero es bien sabido que el respeto se gana, ahí es donde está el desafío.

Y como dice el presidente, nosotros (me incluyo) no hacemos leña de árboles caídos lo dijo él por García Luna, lo digo yo por los 3 años que han transcurrido ya, sin que las promesas de campaña expresadas en 2016  den los resultados por los que votamos en Chihuahua.

Va desde aquí nuestro sentido pésame por el fallecimiento  del compañero periodista de Guachochi, Gabriel Valencia Juárez Q.E.P.D., a quienes le sobreviven, sus hijos Rodrigo e Itzel Valencia Cardona, para ellos nuestro fraterno abrazo.