Opinion

Al fin arrancaron las campañas

.

José Ignacio Gallardo

miércoles, 07 abril 2021 | 05:00

El domingo pasado finalmente arrancaron las campañas a la gubernatura y a diputaciones federales. En el caso de los candidatos al Gobierno del Estado de Chihuahua, todos iniciaron sus campañas a diferentes horas y en distintos  puntos de la entidad. La abanderada del PAN-PRD Maru Campos arrancó muy fortalecida sus primeros minutos de campaña por el aval otorgado por el IEE a su registro de candidata. Inició la mañana del domingo en la presa La Boquilla de manera presencial y simultáneamente también de manera virtual por medio de sus redes sociales y la de los partidos que la respaldan.

La presencia de Maru Campos en ese lugar obedece al mensaje que quiso enviar a los habitantes de esa zona y al Gobierno federal respecto de la defensa del agua que pretende encabezar su administración. Se debe recordar  que el pésimo manejo de la crisis del agua por parte de las autoridades federales y estatales dejó como saldo la pérdida de una vida y la incertidumbre entre pobladores y agricultores de que esta situación se puede volver a presentar. Maru Campos, llega a este arranque de campañas con más fuerza, a pesar de ser objeto de ataques y traiciones. Los constantes ataques políticos de su correligionario, el gobernador panista Javier Corral y de todo el aparato de Gobierno estatal, no han detenido el proyecto político de la alcaldesa con licencia.

Por su parte, el candidato morenista Juan Carlos Loera de la Rosa, llega con una fuerte presión de su partido y de la Presidencia de la República para arrebatarle al panismo el gobierno de Chihuahua. Es mucho lo que está en juego para el presidente Andrés Manuel López Obrador y su amigo Juan Carlos no lo puede hacer quedar mal. Después de todo lo que se ha batallado para lograr y sostener esa candidatura, para ellos no hay espacio para una derrota. Fue todo un camino lleno de traiciones el que se tuvo que construir, como para que todo sea en vano. Además Loera de la Rosa está presionado por estar estancado desde hace semanas en un alejado segundo lugar. Algo extraordinario tendrá que hacer el candidato y su equipo, porque de seguir así, no podrá salir del rango del 22 al 26 por ciento de las preferencias. Y como no es del todo bien recibido en el centro y sur del estado, Loera de la Rosa decidió arrancar campaña en esta frontera. Además sabe que necesita Juárez para lograr su objetivo.

En cuanto a la experimentada priista Graciela Ortiz, inicia su campaña con presencia en la capital del estado y enlace virtual a toda la entidad. Y a pesar del desgaste de la imagen de su partido, Chela Ortiz afirma estar dispuesta a lograr la mayor cantidad de votos en esta contienda electoral. Para ello pondrá toda su experiencia y sus relaciones, que no son pocas. En cuanto a Alfredo Lozoya de MC (Movimiento ciudadano), Alejandro Díaz de Fuerza por México, Brenda Ríos del Verde, María Eugenia Baeza de RSP (Redes Sociales Progresistas) y Luis Carlos Arrieta del PES (Partido Encuentro Solidario), deberán hacer un redoblado esfuerzo para captar la atención del electorado. Los más recientes sondeos los ubican demasiado lejos de la verdadera competencia. La contingencia sanitaria, la crisis económica y de violencia son temas que deben ser obligadamente abordados de manera propositiva en este proceso electoral. Serán 60 días para que los electores escuchen propuestas serias, presencien intensos debates y sean testigos del contraste de ideas. Menos de eso no será aceptado por la cansada ciudadanía.