Opinion

Al gobernador Corral: ¡Ni cómo ayudarlo!

.

José Díaz López

viernes, 22 marzo 2019 | 20:25

Ante el desastroso fracaso del gobernador Corral de querer convertirse en el “opositor y contrapeso” más fuerte a la política del presidente López Obrador, se percibe un giro en su estrategia y transmite su miedo, al grupo de sus alfiles. 

Y en estos días, para perder de vista ( ojála para siempre) los impenetrables muros del Palacio Nacional, fue a mendigar en la Universidad de Arizona y a su Congreso desangelado que lo admitieran unos días en sus aulas y campos de golf, a darse un paseo para lamerse las heridas de su terrible fracaso. ¡Tiene hambre de adulación comprada en los espacios gringos! 

En tanto su jefe se pasea en gringolandia, aquí sus otrora envalentonados alfiles de la “oposición y contrapeso” al presidente AMLO, andan corriendo como ratones asustados, buscando reuniones y sacarse la foto en el D.F y en los restaurantes locales, con los generales triunfantes y cada día más poderosos de López Obrador. 

¡Qué puños ni qué nada!: ¡¡ríos de adulación!! se escuchan ahora en los labios de los otrora fervientes soldados de “la oposición y contrapeso” del norte al invencible presidente tabasqueño!.

Si su gobernador los dejó solos y sin paternidad en medio de la derrota, ¡cómo no van a dejar solo  al Caballo Lozoya, si de lo que se trata es de salvar el pellejo cada uno de ellos! Por eso vemos a Maru Campos buscando afanosa, pero infructuosamente, salir en la foto con la Secretaria de Gobernación Sánchez Cordero;  igualmente vemos a  Miguel la Torre y a Juan Blanco planeando públicamente cómo saltar del barco en el momento oportuno.

Aquel enjundioso ejército corralista formado para ser la “oposición y contrapeso” que las políticas del presidente López Obrador ¡jamás haya enfrentado nunca!; anda corriendo despavorido y descabezado, pues su “general” Corral se fue a festejar su derrota, ocultando allá cínicamente, en las discusiones académicas y campos de golf de Arizona, los ríos de sangre de miles de chihuahuenses asesinados por su   incapacidad política.  

¿Verdad gobernador Corral que sus jueguitos de hacerle a la “oposición y contrapeso” a la genialidad y astucia estratégica de López Obrador, no es tan fácil como jugar al golf?

¿Será que el gobernador Corral ya vio más allá del horizonte de sus narices, que la derrota electoral para el PAN en Chihuahua viene que vuela aceleradamente y por eso prefiere, en lugar de ponerse a trabajar para “perder dignamente”, abandonar el campo de batalla, para irse a vacacionar cualquier día de la semana? Pues eso da a pensar el hecho, de que sus “comandantes más fieles”, en su ausencia, anden buscando la forma de unirse al ejército adversario.

Cuando se sufre una derrota, surge la diplomacia. ¿Acaso Stefany Olmos será la embajadora de Corral en la corte de AMLO para limar las hirientes asperezas que su jefe provocó por su impetuosidad y su incapacidad de ver el futuro y de no haber encontrado las armas para dañar los muros de la recia institución presidencial, que cada día y cada instante se vuelve más imponente e impenetrable? Pero, ¡ni con la adulación, ni el “Usted perdone”, que le ha de haber encargado a Víctor Quintana realizar en la corte de Palacio Nacional, podrá abrir una grieta de “ternurita”  en su odiado rival presidencial.

Es una señal de la derrota anticipada del PAN en Chihuahua, la visible labor diplomática de Víctor Quintana con los algunos cercanos al presidente López Obrador, para tratar de armar un “armisticio aceptable”, que más o menos convenga a quienes osaron ponérsele a las patadas. 

Pero ¿y qué posiciones pueden salvar los del grupo de Corral, ante ese gigante que devora todo el poder que se le pone enfrente?.

Más aún. Las recientes encuestas ponen al PAN más abajo que el PRI en las preferencias políticas con un 12%, ¡y cayendo más!, en la aceptación social nacional. 

Nunca como ahora y todo gracias a la incapacidad estratégica del gobernador Corral, que ya desapareció al PRD del país, está poniendo en peligro de desaparecer también al PAN a nivel nacional. 

Teniendo a la vista, ese infierno de derrotas en el camino del PAN en el Estado de Chihuahua, algunos comandantes formados en la escuela de la “oposición y contrapeso” al presidente López Obrador, ya están tejiendo con los jirones de sus derrotas las cuerdas para saltar al barco de MORENA.