Opinion

Al inicio, a la mitad y a la salida

¡El tiempo es todo... en esta vida!

Arturo Limón D.

domingo, 05 septiembre 2021 | 05:00

EL TIEMPO ES EL QUE DA Y QUITA, AL INCIO DE ESTE SEXENIO PARA ALGUNOS DA ESPERANZA,

A LA MITAD DEL QUE CORRE FEDERA, SE GENERA O PIERDE CONFIANZA  Y A LA SALIDA EN CHIHUAHUA DEL QUINQUENIO MALOGRADO, ESE QUE IGUAL DA PENA POR LO NO HECHO QUE POR LO ROBADO.

Aquí va la explicación a cada cual de estas aseveraciones.

¿EL ARRANQUE DE QUÉ?

La esperanza es un bálsamo que se aplica en la sociedad mexicana al inicio de cada administración y cual si fuera devoción, muchos prenden veladoras por los días por venir, porque mejore ese porvenir por todos tan así deseado, pero para lograr que así, sea vale ver si está fundado, y en el caso de Chihuahua un estado de grandeza que debatan por cochupos es signo de gran tristeza, si se dieron los recursos para ganar elecciones, si se impulsó a candidatos de otras denominaciones, hay que dejarlo bien claro, porque lejos no va a ir quien mienta en el arranque de lo que desea construir, están por definirse cosas, sencillas no creo serán, puede ser una explosión de estallido nacional, o el sofocamiento por la gracia negociada, que de todos modos siempre nos manda a la  fregada, si a esa triste y fregada manera de hacer política en el fango del acuerdo que opaca, la verdad de todos modos, para solo construir, más de los acomodos.

Desee que esto ya acabe y se finque de verdad en lo que juzgar de todos sea con responsabilidad, diáfano sobre todo porque lejos no va a ir, quien a todas luces persista en querer mentir.

¿A LA MITAD DE DÓNDE?

Se llega pronto a la mitad de un camino largo, largo, es el sexenio al que preludiaron 12 años de espera y ansia, por llegar a bien servir y transformar la nación Andrés Manuel ya logró pasar la primera mitad, de un sexenio bien difícil, por el  que ha luchado un hombre en el que aún se confía, un 67% de la población lo valora y estima ciertamente como guía.

Esto a muchos no agrada y sus razones e intereses  tendrán, pero yo aquí señalo que vale la pena confiar, no es fácil que a la corrupción y violencia en breve  se le pueda erradicar, llevará su tiempo  es cierto y debemos esperar, porque mucho peor será no dejarlo terminar, démosle tiempo más vale ver si la transformación prometida, llega a su consecución, porque de cierto el país ya no da para una Revolución.

Así que eso que con denuedo y diatriba critican y aun levantan la VOX, cuiden de no meter de nueva cuenta la reversa de la historia, recuerden que aun en este país tenemos buena memoria.  

¿HACIA AFUERA Y AHORA A DÓNDE?

El misterio hoy guardado es que pasará  con quien tanto ha dañado,  y que perdió la confianza que muchos hace apenas cinco años se le había otorgado, Corral  el que parecía tribuno que podría domeñar a un gobierno del Estado que es cierto todo daba muestra que andaba muy mal, sin embargo oh tristeza  de aquel hombre esperado, nada apareció jamás, un  verdadero remedo de mandatario  tuvimos  que gano notoriedad por carreras, juegos de tenis y golf, más que  como era esperado por quienes le dieron su voto, por acciones  de fondo que transformaran Chihuahua o que de menos resolvieran problemas, de cerca pude apreciar la poca sensibilidad al no dar espacio a hombres y mujeres que lucharon por diversas causas en su gobierno, podría citar a los del sector salud, antes aun de la pandemia, al sector educativo que aun con huelga de hambre no captó su sensibilidad y al de un gabinete a modo de la voluntad de un hombre y no de lo social.

Que lástima que haya perdido tanta esperanza que se fincó en su gobierno y que triste que la cierre de su tiempo de gobierno no atienda a lo dicho por Renato Leduc, en su proverbial soneto Tiempo que a la letra señala;  

Sabia virtud de conocer el tiempo

A tiempo amar (gobernar)

Y desatarse a tiempo

Es tiempo de dejar de ser, y eso va a ser difícil, más difícil cuando nunca se fue (entiéndase se supo gobernar), porque Javier Corral no fue jamás un gobernador para todos, mucho menos de los de a pie  de los rarámuris, asignados a un cacicazgo burocrático que se ejerció sin conocimiento de causa, igual que el mal trato que se ejerció en la Cultura por quien sin saber no supo hacer, hacía falta tener oficio, sumo aquí  un puntual y merecido señalamiento al  negociante  hecho aprendiz de educador de apellido Cuarón que fue quien lo disculpo al entrar su gobierno al decir que no se podía exentar las cuotas estudiantiles en la educación superior (promesa hecha en campaña) porque solo había sido una promesa del corazón, ese es el reclamo mayúsculo, esa falta de corazón para ejercer la tarea a la que se había propuesto, ese es el mayor fraude de este quinquenio que en menos de 50 horas de cuando ustedes lean estas líneas habrá terminado, finalmente.

No puedo cerrar esta colaboración  sin dar un merecido reconocimiento a la memoria de  Miroslava Breach, la gallarda mujer que contuvo las huestes comandadas por Javier Corral  y otros que le acompañaban ante la arremetida que hicieron al  Palacio de Gobierno en las postrimerías del Gobierno de César Duarte, Miroslava sabía que había niños dentro del palacio y conminó a los manifestantes a no derribar la puerta y crear una situación de violencia de consecuencias imprevisibles. 

La muerte le llegaría cruzando los seis meses del mandato de Corral, y su caso no ha sido definido, esa es una de  las más grandes deudas que deja el gobiernos de Javier  Corral, porque el dinero aun el robado, si el dinero rueda y va de un lado a otro, pero una vida como la de Miroslava que fuera arrancada a su familia cercana y a todos quienes la admiramos y la sentimos nuestra, es una semilla dual  de indignación por la acción de cortar su vida y de dignidad, por su valor y corajes que está sembrada en la  conciencia social de Chihuahua y demanda JUSTICIA.

Es cuanto y el tiempo corre igual para todos, los que comienzan, los que a la mitad van y los que se les acabo el tiempo de gobernar y SE VAN.