Opinion

AMLO como Nehemías: líder perseverante y de sólidas convicciones

.

Isaías Orozco Gómez

lunes, 12 julio 2021 | 05:00

Entre otros de los tangibles avances que estamos viviendo en los EUM, con el trabajo que está realizando el régimen de la Cuarta Transformación, convenció y agradó el escuchar al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que dado el alto costo del Gas LP, que utilizan primordialmente las familias chihuahuenses y de todo el país de bajos ingresos salariales, próximamente Pemex, vendería ese combustible a precio muy bajo ¿o simbólico? en expendios y vehículos automotores con el nombre de: “LP GAS BIENESTAR”.

Y tal noticia, cómo no va a reanimar y a emocionar al pueblo, especialmente a las esforzadas y abnegadas madres de familia o amas de casa, si hace décadas que tal energético resultó imprescindible, sino es que vital, hasta para los hogares del medio rural, que por necesidad y tradicionalmente “quemaban leña” para cocinar y calmar un tanto los fríos invernales. Si, según informe oficial, el gas se compra a $12.50 el kilo y las cinco empresas gaseras privadas lo revenden en $28.50 en promedio. 

Y casi de inmediato a ese importante y esperanzador compromiso a realizar de inmediato, AMLO declara que también se abrirán gasolineras en las cuales se venderán también esos combustibles, a precios bajos o simbólicos que realmente beneficien en su economía al pueblo todo.

Y como era de esperarse. Las cinco empresas gaseras cuasi monopólicas, con sus aliados ocasionales de la oposición por la oposición misma (de la derecha o conservadores), reparan y lanzan el grito al cielo protestando por tan antidemocrático y dictatorial atentado contra el sagrado y libre comercio o mercado neoliberal. Siendo sus cotidianos argumentos o ARGUCIAS: la diatriba, la calumnia, la mentira, las falacias, LOS MONTAJES…

Al respecto, y cuando en “la mañanera” AMLO hacía los pronunciamientos referidos, me encontraba leyendo por segunda ocasión, la obra de Rick Warren, “Liderazgo con propósito” Volumen 1: Lecciones de liderazgo basadas en Nehemías, 2005; que por motivo de mi cumpleaños, me obsequió mi querida hija primogénita Xóchitl Orozco Andrade, gracias al deseo y disciplina por la lectura en la que se formó nuestra descendencia. Así, dadas las condiciones similares plasmadas en tal libro, con la actualidad de la 4T, se transcribe parte de su contenido. 

En los años 500-400 a.C. el Imperio Persa dominó Jerusalén y deportó a sus habitantes (los israelitas) a Babilonia (hoy, Persia). En el año 445 a.C. Nehemías pidió al rey persa Artajerjes, del cual era su copero, que le permitiera regresar a Jerusalén para levantar sus muros, petición que concedió Artajerjes.

“Nehemías se enfrentó a una gran oposición contra la reconstrucción de la muralla. Sambalat, Tobías y Guesén utilizaron la división, el desaliento y la discordia en su intento por detener el proyecto. Trataron de desviar o detener la obra. Sugiriéndole a Nehemías que se celebrara una conferencia de paz. ¿Qué tenía eso de malo? Vamos a reunirnos para discutir la forma de entendernos todos. Pero Nehemías estaba enfocado. ‘Estoy llevando a cabo un gran proyecto’, les dijo, ‘y no puedo bajar’. Estaba decidido a no dejarse distraer mientras no se hubiera terminado la muralla.

“Más aún, aquellos engañadores [opositores] estaban amenazando la vida de Nehemías. Él sabía que una interrupción atrasaría el trabajo. ¿Por qué me habría de detener para bajar hasta donde están ustedes, cuando la obra aún no está terminada? ¡Consideró seguir trabajando a pesar de la difamación!

Los opositores “trataron de calumniar a Nehemías, de desacreditarlo. ‘Todo lo que pasa es que tú quieres levantar un imperio’, lo acusaron. ‘Nosotros sabemos lo que estás haciendo’. Desafiaron su motivación y lo acusaron de revelarse contra el rey. Entonces, cuando le enviaron la carta, no la sellaron con toda intención, para que cualquiera la pudiese leer. Querían que se hiciese pública, como las cartas al editor. La finalidad era agitar rumores y sospechas contra Nehemías.

“Si tienes grandes metas, te van a criticar. Te van a bloquear. Tal vez incluso te denigren personas que están celosas por lo que estás haciendo, los FRACASADOS ODIAN EL ÉXITO.

Para los “persignados”, los que cotidianamente se dan golpes de pecho y no dejan de perjudicar al prójimo de una u otra manera: “¿Sabías que cada vez que calumnias a alguien, estás haciendo la obra del diablo? La palabra ‘Satanás’ significa ‘CALUMNIADOR’. Nehemías dijo: ‘No voy a caer en esa trampa. No voy a comenzar a responder a los rumores y a las insinuaciones.

“Abraham Lincoln decía: ‘Si yo tratara de leer –mucho menos responder– todos los ataques contra mí, tendría que cerrar ese negocio. Hago lo mejor, de la mejor forma que sé, lo mejor que puedo. Y así pienso seguirlo haciendo hasta el final. Y si al final resulta que estoy equivocado, entonces el que diez ángeles juren que no lo estoy, no va a servir de nada.”

A pesar de los pesares, Nehemías logró en 52 días levantar el muro de Jerusalén, que por más de 80 años, estuvo en total abandono. Todo ello, porque fue sensible ante las necesidades de sus semejantes y de su entorno.

Trabajó en equipo, delegó tareas y responsabilidades y promovió la UNIDAD entre todas las expresiones politiqueras a la sazón.

Hoy, AMLO y la Cuarta Transformación, por su evidente perseverancia, por su persistencia; y por ser consciente de que un auténtico líder de las causas populares justas, siempre enfrentará oposición, en tres años está logrando y construyendo lo que en más de 36 años entregó y derrumbó el neoliberalismo voraz.