Opinion

AMLO y el fracking

"El número total de acuíferos contaminados por fracking en los Estados Unidos. es cero".- Matt Ridley

Sergio Sarmiento
lunes, 08 julio 2019 | 05:00

Ciudad de México.- Vista Oil & Gas, una empresa latinoamericana creada apenas en 2017, realizó su primera exportación de crudo ligero del yacimiento de Vaca Muerta, en el sur de Argentina, este pasado 10 de junio. YPF, la tradicional petrolera argentina, exportó su primer cargamento de gas desde este sitio también hace unas semanas.

Para Argentina, un país que hace años no exportaba hidrocarburos, las formaciones de esquistos de Vaca Muerta representan una oportunidad extraordinaria. La británica Riverstone y la argentina Southern Cross Group anunciaron el 27 de junio una inversión de 160 millones de dólares en una nueva compañía para realizar operaciones de midstream (transporte, almacenamiento y comercialización al mayoreo) en Vaca Muerta. La nueva empresa se llamará Aleph, como el cuento de Jorge Luis Borges (FT, 27.6.19)

Esta buena noticia económica para Argentina ha sido posible por el fracking. Sin esta tecnología la nueva producción argentina habría sido imposible. Lo mismo ha ocurrido en Estados Unidos, donde el fracking es responsable por el aumento de la producción de crudo de 5 millones de barriles diarios en 2008 a 12 millones en 2019 y de gas de 16.9 billones de pies cúbicos anuales en 1986 a 32.7 billones en 2018. Estados Unidos es hoy el principal productor de petróleo y gas natural del mundo gracias a la fractura hidráulica. 

En México el fracking se ha usado desde los años setenta sin ningún incidente reportado. Este pasado mes de junio la Comisión Nacional de Hidrocarburos anunció la aprobación de un plan de Pemex para la exploración del campo AE-0387-2M-Humapa entre Veracruz y Puebla con una inversión de 20 millones de dólares; pero el presidente López Obrador, sin mediar estudio técnico, paró el proyecto desde su mañanera: "Se suspende esa autorización. No vamos a usar fracking en la explotación de petróleo". López Obrador afirmó que la petición había sido presentada por el gobierno anterior, pero la CNH aclaró que fue en noviembre de 2018. 

Preocupa que el presidente mexicano se convierta en un monarca absoluto que toma todas las decisiones, pero también que comparta prejuicios sin sustento científico. En Estados Unidos, donde el fracking está muy extendido, no se han encontrado casos de contaminación de acuíferos. La Agencia de Protección Ambiental ha estudiado varias producciones sin encontrar indicios de contaminación. Dos estudios en revistas científicas con revisión de pares, entre ellos el de Dana Bohan en Energy in Depth, determinaron que no era "físicamente plausible" que la fractura hidráulica provocara contaminación del agua. 

Los hallazgos científicos, sin embargo, pesan menos en el ánimo de la gente con poca preparación que el documental Gasland de John Fox, que mostraba videos de personas que prendían fuego al agua que salía de grifos. Esos casos, sin embargo, eran por contaminación natural de gas. "El director lo sabía -según el escritor científico británico Matt Ridley--, pero aun así pretendió que podría haber sido causada por fracking". Ridley afirma: "Decenas de miles de pozos perforados, dos millones de operaciones de fracking completadas, y ni un solo caso probado de contaminación de agua. Ni uno solo. Quizá ocurra algún día, por supuesto, pero hay muy pocas industrias que pueden presumir de un historial de contaminación tan positivo". 

La ciencia, sin embargo, le importa poco a López Obrador. Su rechazo al fracking es emocional, pero hará muy difícil que México pueda aumentar su producción. Quizá terminemos importando petróleo de Argentina. 


Sin datos

AMLO afirmó que las estancias infantiles atendían a niños fantasma, pero el DIF y la Secretaría de Bienestar no aportan la información. Quizá el presidente tiene otros datos. 


Twitter: @SergioSarmiento