Opinion
Crónicas de mis Recuerdos

Aniversario del glorioso Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario

.

/ Inicios de actividades del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario en la ciudad de Chihuahua (Archivo: Pentathlón)
/ Fundador del Pentathlón en Chihuahua el ingeniero Héctor Manuel Llamas Suárez (Archivo: Pentathlón).
/ Acta Constitutiva de la fundación del Pentathlón el 29 de julio de 1940 en la ciudad de Chihuahua (Archivo: Pentathlón).

Oscar A. Viramontes Olivas

domingo, 02 agosto 2020 | 05:00

Sin duda, el deseo de crear una institución con altos ideales en beneficio de la juventud en México, dieron vida a una organización cuyo código fundamental fue un deseo de superación, una inconformidad con las circunstancias prevalecientes con la generación actuante, donde el egoísmo, la pobreza de ideales, el escepticismo estéril y la pedantería, habían impregnado el ambiente. Fue el deseo de congregar a las mejores voluntades para construir una patria próspera, libre y espiritualmente fuerte, lo que determinó que el “Pentathlón” naciera.  

Eran las 6:00 am de un 9 de julio de 1938 en una calle adyacente al viejo Estadio Nacional en la Ciudad de México, donde se reunirían por primera vez, doce estudiantes universitarios de la Facultad de Medicina a quienes se les había dado el título de fundadores de la institución. Su antecedente se remonta allá en la Capital de la República que comenzaría gracias a un entusiasta grupo de jóvenes universitarios de la Universidad Nacional Autónoma de México que con el liderazgo e impulso del doctor Jorge Jiménez Cantú, emprenderían una importante aventura que sería pilar para la formación y disciplina de miles de muchachos en el futuro. 

Este gran proyecto comenzado por Jiménez Cantú, sería apoyado incondicionalmente por el mismo rector de la UNAM, el doctor Gustavo Baz Prada que poco a poco, empezaría a tomar fuerza y debido a su carácter de “militarizado”, recibiría su “abanderamiento de guerra” una mañana del 23 de julio de 1939 por instrucciones del entonces Presidente de México, el general Lázaro Cárdenas del Río. Esta nueva agrupación, llevaría un lema que los identificaría en todas sus actividades y además,  su filosofía la llevarían en el corazón: “Honor y Fuerza”, era su glorioso lema, pero gracias a la orientación que empezaron a recibir en sus primeras semanas de vida a iniciativa de algunos alumnos del Heroico Colegio Militar, les sugirieron se le agregara al antiguo lema “Patria”, quedado finalmente como “Patria, Honor y Fuerza”. 

El diseño que vendría después de todos los logotipos y símbolos del Pentathlón, le daría identidad y vida a la nueva agrupación militarizada a cargo del doctor José U. Blanchet, quien con esa sabiduría y gran capacidad científica y profesional, surgiría de sus entrañas el nombre de “Pentathlón”, el cual, tendría un significado profundo; no era al azar, sino bien pensado y lleno de filosofía el que incluiría “cinco puntos básicos” a su ideología, precisamente por sus dos primeras sílabas “Pen ta” y sus cinco deportes que se practicarían como parte de los entrenamientos de disciplina y honor. Ante todo esto, también faltaría el logotipo que identificaría a la agrupación el cual sería diseñado por el mismo fundador el doctor Jorge Jiménez Cantú, donde reunía toda la ideología y filosofía; en el caso del escudo, bandera  y guion sería por el distinguido y apreciado doctor Rafael Izquierdo Ibáñez. Además se le añadiría la palabra “”deportivo” por  entender   al  deporte  como   medio  para  crear una   mente y cuerpo  sano junto a “militarizado”,  por   considerar  que dentro de sus actividades la disciplina militar, sería una   herramienta ideal para la formación y carácter de los muchachos y por último “universitario” por el origen de sus fundadores. 

En el caso de la ciudad de Chihuahua corría el año de 1940, cuando la desbordada intención de seguir el ejemplo de los fundadores del Pentathlón de la Ciudad de México y ampliar el radio de acción de esta organización, llegaría como “bumerang” el mensaje y alcanzaría a un joven entusiasta de nombre Héctor Manuel Llamas Suárez del Real, ingeniero químico quien ya había leído sobre el desarrollo de esta noble institución, por lo que entablaría comunicación con el doctor Jorge Jiménez Cantú, comandante general y fundador del Pentathlón. Gracias  a la amistad que se empezó a cultivar con el joven Llamas, Jiménez Cantú, lo nombraría comisionado en Chihuahua para que le diera continuidad a la expansión del proyecto un 29 de julio de 1940, por lo que empezó a organizar y convocar reuniones en el paraninfo del entonces Instituto Científico y Literario con la presencia de 53 elementos que serían en poco tiempo, los cadetes fundadores de la entonces “V Zona del Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario”, los cuales fueron: Francisco Javier Villalobos, José Jiménez Hurtado, Julián Castillo Velásquez, Alejandro Pérez Quijano, Ángel Barrón Bisecas, Ricardo Alcalá Flores, Héctor huerta Hernández, Armando Chávez Almeida, Alfonso Chacón Morga, Jorge Cárdenas González, Carlos Soule González, Edmundo Salmón Armenta, Rubén Alveláis Corral, Efrén Solís Molinar, Alfredo Sida Pérez, Salvador Huelgas y Garnica, Álvaro Saldívar Romero, Luís Colorado Esparza, Nemorio Zepeda Sígala, Héctor Escudero Hamilton, Manuel Pacheco Artalejo, Horacio Calderón Fierro, José Pacheco Parra, Gonzalo González Gabaldón, Gustavo Carrasco Domínguez, Bernardino Maguregui, Guadalupe Madrid, Crisóstomo Aguilar, Prisciliano Quiroz Gamon, Salvador García Castillo, Oscar Delgado de la Torre, Rubén Leos Dávila, Andrés Juárez Gutiérrez, Antonio Ávila Gallegos, Fernando Pacheco Parra, Gregorio Flores Balderrama, Arturo Tolentino Osollo, Ricardo Piceno Santa Cruz, Salustio González Delgado, Juan A. Romero Rodríguez, Héctor Manuel Llamas Suárez del Real, Ángel Abud Ochoa, Jesús Rodarte Martínez, Francisco Calderón Martínez, Luís Fernando Porras Villegas, Oscar Ramos Hermosillo, Rubén Payán Corral, Moisés Cisneros Lujan, Miguel Larrinúa Martínez, Roberto Sagarraga Villalpando, Manuel Polo Gamboa, Gustavo Ganem Calloso y Armando Valdez Luján.

Ya constituido el Pentathlón y por haberse formado gracias a la orientación de la 5ª. Zona Militar en Chihuahua, se les asignaría un código con el fin de estar registrados a nivel nacional, además desde ese día, las prácticas para los jóvenes se desarrollarían todos los días a las 6:00 a.m., quedando  oficialmente como Comandante fundador, el ingeniero Héctor Manuel Llamas Suárez del Real. Inmediatamente después de su fundación, la V Zona Militar nombraría al Capitán 1º D.E.M. Jesús Guerrero como asesor, el cual posteriormente proporcionaría al Pentathlón armas para realizar instrucción (fusiles tipo belga y españoles 1930 calibre 7 milímetros); se recibiría también, instrucción de esgrima, sable militar y florete por el teniente coronel Flavio Gijón, preparación que se tomaría muy en cuenta para la institución en su preparación militar, dadas las circunstancias por la declaratoria de guerra en contra de los países del Eje durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945); así mismo se efectuarían prácticas de campo (maniobras militares), bajo la supervisión de oficiales del Ejército mexicano realizándose simulacros de guerra con la participación del Ejército y jóvenes del Servicio Militar Nacional. 

En esta primer entrega, recordamos con respeto, aprecio a sus asesores militares, oficiales, diplomados del Estado mayor, capitán 1º Jesús Guerrero Jesús Castillo, Ángel Barrón Bisecas, José Pérez Gutiérrez; capitán 2º de caballería D.E.M., Manuel Vallejo Montiel; los generales comandantes de la V Zona Militar, Antonio Guerrero Gastelum, Agustín Castro Rivera, Leandro Ríos Velazco, Fernando Pamanes Escobedo; los tenientes coroneles Carlos Abarca Muñoz, Jesús Jiménez Romero; los mayores Aburto Valencia, Antonio Guerrero Duque, Francisco Araiza; capitán, Anastasio Salazar Peraza; Cabo, Julián Domínguez y los generales de división, Félix Galván López y Juan Arévalo Gardoqui;  tenientes coroneles, Alfonso Reynoso Gutiérrez, Ernesto Landin Minjarez; mayor, Luís Garybay Rodríguez y el teniente de Infantería, Eliseo Aldana Ávila.

Aniversario del Glorioso Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario, forman parte de los Archivos Perdidos de las Crónicas de mis Recuerdos. Si usted desea adquirir los libros sobre Crónicas Urbanas de Chihuahua: tomos I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII y IX, pueden llamar al cel. 614 148 85 03 y con gusto se los llevamos a domicilio o bien, adquiéralo en Librería Kosmos (Josué Neri Santos No. 111); La Luz del Día (Blas Cano De Los Ríos 401, San Felipe) y Bodega de Libros.

Fuentes

Archivo particular del Sr Carlos Rojero y del 3er comandante de infantería, Octavio Alire Gutiérrez.

Fotos: Archivo del Pentathlón en Chihuahua.

violioscar@gmail.com

Maestro-investigador-FCA-UACh