Opinion

Año nuevo imagen nueva

.

Gabriela Borunda

domingo, 10 enero 2021 | 05:00

Lacan, uno de los muchos psicoanalistas machistas que trata de explicar la castración femenina, plantea que el cabello corto en la mujer es una mutilación de su sexualidad, esto sin contar conque efectivamente hay mutilación de los genitales femeninos y sin prestarle al cabello masculino las mismas propiedades, porque entre los hombres se cuidan el ego y con la teoría lacaniana tendríamos que creer que todos los calvos son impotentes.

El apóstol Pablo dice a las mujeres que dejen su cabello largo pues les es dado por velo, los musulmanes más radicales pueden castigar con la muerte el que la mujer no lleve la cabeza cubierta por un velo, y hoy en día las mujeres deben entrar en algunas iglesias con el famoso velo. En términos generales el cabello largo o velo indicaban la propiedad y condición de la mujer, sólo una prostituta se atrevería a ir descubierta, incluso las matronas romanas debían usarlo; en el hinduismo las viudas deben llevar la cabeza a rape y vivir de la caridad porque ya no le pertenecen a ningún hombre.

Según estudios de la UAM hay un elemento en común entre las diez mujeres que todos los días son asesinadas en nuestro país, tienen el pelo largo y casi siempre morenas, las víctimas con el cabello más corto lo usaban debajo de la oreja, esos centímetros de cabello son suficientes para el feminicida, en su mente las vuelve femeninas, las hace propiedad del hombre y también las hace vulnerables. Es muy fácil sujetar a alguien por el cabello y derribarlo, por eso los legionarios romanos llevaban el cabello casi a rape.

Durante la turbulenta Edad Media era frecuente que las mujeres vistieran de hombres para evitar ser violadas, o que ingresaran a monasterios masculinos para mantenerse a salvo. Si al hecho de tener cabello largo le sumas la pobreza y el hecho de ser morena, al crimen se le sumará la impunidad.

Cuando era niña mi madre me cortó el cabello y me puso un saco de niño para mandarme a la escuela, en su momento fue horroroso pero no sabía el regalo que me estaba haciendo, todavía uso el cabello corto y todavía estoy viva.

Se le dan demasiados atributos al cabello largo, y los hombres se dan demasiados permisos por unos ridículos centímetros de keratina y colágeno. En algún encuentro de escritores el difunto y maravilloso escritor chihuahuense Rafael Ávila nos invitó en petit comité a un bar en la siempre peligrosa Ciudad Juárez; Ávila iba acompañado de una exótica chica en leggins y corsé, con una cabellera larga y teñida de rubio. Nos paramos en la puerta esperando que nos asignaran una mesa, el jefe de meseros se dejó ir como flecha sobre la chica de Ávila -Babosa el show ya va a empezar y tu aquí-, bueno es que con esa cabellera y corsé los hombres se permiten confundirse, yo con mi cabello corto, una camiseta y unos pantalones que me quedaban grandes y el jefe de meseros volvió a darse permiso –¿El muchacho es mayor de edad? Que la tiznada, saqué mi credencial de electora y por fin pudimos tener una mesa.

Hay diez feminicidios por día y las víctimas tienen el cabello largo, tan ponderado en las mujeres. Cuando la violencia feminicida se hizo visible, Francisco Barrio se aventó de su ronco pecho aquella frase “La muerte está dentro de la estadística normal”. Hasta el día de hoy 16000 mujeres han sido asesinadas en el país durante los últimos cinco años incluyendo menores de edad, y salvo las recién nacidas, todas usaban el cabello largo por lo menos debajo de la oreja, y casi siempre lacio. Chihuahua fue el último estado en tipificar el feminicidio y según datos periodísticos el 2020 se cerró con 212 casos de mujeres asesinadas. El hombre al consolidar su supremacía en la sociedad, transforma a la mujer en una posesión más con la finalidad de mantenerla bajo sumisión y utilizada únicamente para la reproducción y satisfacción sexual y el cabello largo es el signo visible de esta condición.

El valor del cabello largo como signo de sumisión o emancipación es tan claro que la industria del cine no lo desperdicia, las mujeres ligadas a un hombre usan el cabello largo, las emancipadas corto, o ya olvidaron la escena de Harley Quinn cortándose las coletas tras romper su relación con el Guasón, el largo del cabello ha pasado de símbolo a estereotipo, de tanto que ha sido usado para recalcar la relación de la mujer con el hombre; la visión de los hombres sobre el cabello puede ser bien ilustrada con la frase de Artur Shopenhauer : "La mujer es un animal de cabellos largos e inteligencia corta”.

Además del impresionante dato que nos proporciona la UAM, tenemos formas de explotación ligadas al cabello largo, antes de llegar a la muerte. Una mujer tendrá que gastar cerca 200 pesos en champú y acondicionador, plancha para el cabello y secadora, tintes y selladores y entre 30 minutos y una hora de su vida por día, embellecerá ese cabello que sólo la hace más apetecible para los caníbales; antes de ser víctimas de asesinato son víctimas de la industria cosmética y su publicidad que infravalora  la mujer.

Así que este año nuevo ve con tu estilista a que te recomiende un estilo de cabello corto y sí los hombres quieren el pelo largo, que se lo dejen crecer.