Opinion
Jaque Mate

Arráncame la vida

.

Sergio Sarmiento

martes, 30 marzo 2021 | 05:00

"De todos modos voy a ser el gobernador de Guerrero".

Félix Salgado Macedonio

Ciudad de México.- Nadie cuestiona que Félix Salgado Macedonio esté preparando una impugnación ante el Tribunal Electoral por la cancelación de su registro como candidato a gobernador de Guerrero. Es su derecho. Tampoco que haya organizado manifestaciones. La protesta es un derecho reconocido por la Constitución. Sí preocupan, en cambio, sus amenazas.

"Aquí el INE se picó el ojo -declaró el 28 de marzo- porque no nos conocen. Guerrero tiene historia y nomás que nos diga si quiere elecciones el 6 de junio o no, que nos diga. Se los decimos de una vez: no va a haber elecciones en Guerrero, y en el Congreso van a mandar a un gobernador interino y ese gobernador interino va a convocar a una nueva elección en un término de seis meses y de todos modos voy a ser el gobernador de Guerrero. ¿Para qué le dan vueltas? Yo no voy para atrás, todo para delante". 

Este tono pendenciero, con la amenaza de impedir las elecciones si no es candidato, es muy característico de Salgado Macedonio. Pero eso no lo hace correcto. Sus amenazas recuerdan las que profería Donald Trump y llevaron al asalto al Capitolio. Son inaceptables en una democracia. 

Quizá el Tribunal Electoral termine por restituir la candidatura de Salgado Macedonio. Los magistrados han sido extraordinariamente obsequiosos con el presidente y con Morena, al grado que sus fallos contradicen los emitidos con anterioridad, como en el caso de las mañaneras. Con un presidente que amenaza con eliminar a los órganos autónomos o investigar a los jueces que no lo obedecen, se entiende la preocupación de los magistrados. 

Sin embargo, el artículo 229 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales no deja lugar a dudas: "Si un precandidato incumple la obligación de entregar su informe de ingresos y gastos de precampaña no podrá ser registrado legalmente como candidato". La decisión del Instituto Nacional Electoral refleja exactamente lo que dice la ley. 

La impugnación de Morena sostendrá que no hubo precampañas, lo cual, de ser aceptado por los magistrados, haría irrelevantes las reglas para las precampañas. Los partidos simplemente declararían no tenerlas y evitarían presentar informes financieros. Quizá tenga algo de positivo, porque tenemos precampañas y campañas excesivamente reguladas, pero inquieta la violación de las normas. Aunque los magistrados voten por miedo, la ley les da a ellos la responsabilidad de decidir la legalidad de las decisiones del INE. 

Preocupa más la amenaza de Salgado Macedonio de impedir las elecciones si no es candidato. Si estas no se pueden llevar cabo, el Congreso estatal, efectivamente, tendría que nombrar a un gobernador interino para convocar a nuevas elecciones. No sabemos si Salgado tratará realmente de frenar la elección, pero si cumple su amenaza estaría usando la fuerza bruta para burlar las leyes electorales. 

Entiendo la nostalgia de muchos miembros de la 4T por los tiempos del viejo PRI. Hasta ahora, sin embargo, esa nostalgia buscaba recuperar los usos y costumbres del desarrollo estabilizador o de los mandatos de Luis Echeverría y José López Portillo. Las palabras de Salgado nos remontan al PNR/PRM/PRI bronco de las décadas anteriores, cuando caciques como Maximinio Ávila Camacho y Gonzalo N. Santos utilizaban la fuerza bruta para imponer su voluntad. Estaríamos regresando a los tiempos que narra Ángeles Mastretta en Arráncame la vida, donde el general Andrés Ascencio amenaza y mata en su camino para ser gobernador. 

Menos bonos

La tenencia de bonos mexicanos por extranjeros bajó de 2.2 a 1.8 billones de pesos entre febrero de 2020 y el mismo mes de 2021. Parte de los recursos han sido atraídos a EUA por el paquete de estímulos fiscales que aquí no tenemos, pero la incertidumbre de las medidas contra la inversión de AMLO empieza a pesar. 

Twitter: @SergioSarmiento