Opinion

¡Arrancan!

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 12 septiembre 2021 | 05:00

“No hay plazo que no se cumpla ni fecha que no llegue” dice el refrán, que para las nuevas autoridades, tanto estatales como municipales es una realidad y que deben enfocarse en solucionar los grandes problemas de nuestra entidad.

Aunque se puedan pensar como simples actos protocolarios las llamadas tomas de protesta, lo cierto es que este ritual ha sido utilizado para esbozar lo que será la política que implementaran los gobiernos que inician. Y ante ello es necesario el tratar de discernir esos mensajes que enviaron las nuevas autoridades.

Sin duda la toma de protesta de la nueva gobernadora María Eugenia Campos se enfocó en reafirmar su convicción y corazón cien por ciento panista, al evocar a Luis H. Álvarez y Manuel Gómez Morín, lo que confirma que gobernará bajo los postulados de Acción Nacional.

Claro que tenía que referirse a los dos últimos exgobernadores: a César Duarte que tendrá que seguir su proceso judicial, hoy sin la presión del ejecutivo, y de Javier Corral que fue un pésimo administrador, con frases lapidarias de “es mi deber decirles que hemos sido engañados”, y “sabíamos que estábamos mal, pero la quiebra es mucho peor de lo que siempre nos dijeron”. 

Para la gobernadora será una apuesta a 3 años, y no porque es el tiempo que dure la administración de 6, sino que debe demostrar a quienes confiaron en ella, tanto en Chihuahua como en el resto del país, que tiene madera de política y administradora del altura.

Ella misma se fijó ese espacio de tiempo, al señalar que a más tardar en tres años el Gobierno del Estado de Chihuahua tendrá un balance presupuestal sostenible, con cero déficit, así como la disminución de la dependencia de los créditos de corto plazo, reduciendo el pasivo de corto plazo y estableciendo una relación justa y responsable con los proveedores del Estado.

Para el gobierno estatal y todo el órgano de gobierno serán tres años muy complicados, con un agresivo programa de ajuste presupuestal, teniendo como eje rector del reordenamiento financiero será el control del gasto, y bueno, es pertinente que se analice el crecimiento exponencial de la nómina que se tuvo en los últimos cinco años, tanto en la administración central como en los otros dos poderes y los organismos descentralizados y hasta los llamados “autónomos”.

El déficit en materia de pensiones no es nada nuevo ni exclusivo del gobierno de Chihuahua, eso sí, se heredó un sistema de pensiones con un enorme faltante actuarial y presupuestario, y sin duda fue una de las principales recomendaciones que le hicieron llegar el equipo de Ernesto Cordero.

Al contrario de la política económica de la Cuarta Transformación, Maru Campos sí contempla la promoción activa de la inversión pública y la privada, sin duda este será un tema que le acarreará fuertes enfrentamientos con los seguidores de la 4T.

El cinturón no sólo se tendrán que apretar los funcionarios, porque se dejó en claro que habrá una nueva ley de derechos, en otras palabras, mayor carga de impuestos de la esfera estatal y la novedad será la creación del Consejo Hacendario, que orientará tanto al Secretario de Hacienda y a la Gobernadora para que existan las mejores políticas hacendarias.

Así arranca la gobernadora, una carrera de velocidad y resistencia de tres años para demostrar que puede recomponer la administración estatal, refrendando su confianza en su equipo de trabajo y valorando los principios de Acción Nacional.

El otro que también arrancó en este Derby de tres años es el nuevo presidente municipal de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, quien hizo a un lado las intrigas y desaires, con la mira clara primero en este tiempo de 3 años, y pensando en el 2027.

Si bien la situación financiera no es tan compleja como en el caso del gobierno estatal, el reto es mayor: demostrar a los juarenses que se puede hacer algo bien desde el municipio, en una ciudad donde el rezago es tan enorme que faltarían los recursos de 10 administraciones para cambiar un poco su imagen urbana.

Sin duda el mensaje no verbal que envió desde la “X” es que será un gobierno para todos, ricos y pobres, altos empresarios y trabajadores, quienes acudieron al ritual.

El tercero en esta carrera es el alcalde de Chihuahua Marco Bonilla, quien debe demostrar primero lealtad a quien le dio la oportunidad, a la gobernadora Maru Campos, y después que sí es capaz de administrar los servicios a una ciudad tan exigente como la chihuahuense.

Al igual que su homólogo de la Heroica Ciudad Juárez, a Marco Bonilla le toca acelerar el paso en estos tres años si no se quiere quedar rezagado, con una expectativa muy alta de mejorar lo realizado en las últimas administraciones municipales, porque hay que decirlo, Chihuahua ha crecido y mejorado gracias a la visión de largo plazo que se ha seguido desde hace varias administraciones municipales.

Y en Chihuahua capital se debe recordar que todo el municipio requiere mejorar, desde la zona rural, los anillos periféricos donde existe ausencia de servicios y seguridad y no sólo las zonas exclusivas que al parecer ahí no hay baches, se limpian las calles y hasta tienen mejor seguridad.

En esas condiciones arrancan una mujer y dos hombres, tres años donde se futuro político estará determinado por el servicio social que desempeñen.

Te Puede Interesar