Opinion

Arriba el telón

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 28 marzo 2021 | 05:00

“Es una función feliz, colorida, profunda, poética, sucia, ruda, es como la vida”. 

Andrei Tarkovsky:

Arranca el espectáculo circense electoral, tres pistas para el disfrute de los espectadores, están en juego dos visiones de país, lo ejercido por la 4T y los que le apuestan por un cambio de timón. Al puro estilo Circo Plume de Francia,  conocido como uno de los mejores del mundo, donde confluyen el espíritu festivo y onírico, artistas que emulan las actitudes de leones, perros, jirafas, elefantes como en los circos de antaño, junto al show de sombras, payasos, acróbatas y trapecistas, arrebatan carcajadas y diversión, como dijo el cineasta ruso Andrei Tarkovsky: “es una función feliz, colorida, profunda, poética, sucia, ruda, es como la vida”. Similar a lo que ocurre y está por venir en el curso de la campaña federal y las gubernaturas. 

Ante el contexto electoral, el presidente López Obrador firmó el Acuerdo Nacional por la Democracia con la mayoría de los gobernadores, con el objeto de no intervenir en las próximas elecciones, que arrancan el 6 de junio, la pregunta del millón, será verdad??? Publicó a través de twiter: "Todas y todos nos comprometimos a garantizar elecciones libres, limpias y respetar la voluntad del pueblo". 

Al terminar dicho evento, surgió el cuestionamiento de que pudiera ser el mismo titular del Ejecutivo el que pudiera intervenir en el próximo proceso electoral. El evento en Palacio Nacional duró 30 minutos, sólo lectura del mandatario sin participación de los asistentes.

Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, gobernador de Nuevo León señaló: “Vamos a ver si no se mete él, no nos meteremos, en el caso nuestro, Nuevo León, yo no tengo ningún candidato”. Sugirió que también se debería convocar para otros temas como la seguridad pública, la reactivación económica, el tema de la vacuna, “La democracia es un tema importante, claro, pero también es mucho más importante que los ciudadanos estén sanos, si no están sanos cómo van a poder participar en una elección; entonces, no pudimos ni tuvimos la oportunidad de decírselo, simplemente se leyó un documento y en ese documento habla de los compromisos que nosotros signamos con mucho gusto, es decir, es lo que dice la ley, nada extraordinario”.

En el mismo sentido, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue comentó: “No hubo oportunidad de hacer otros planteamientos. Fue un evento donde nada más hubo discursos, es importante hablar de democracia, pero hubiera sido importante hablar de otros temas”, comentó. Héctor Astudillo, de Guerrero, reconoció que si bien “es una obviedad el hecho de firmar un documento que está establecido en la misma Constitución, también es cierto que a mí en lo personal me gustaría que fuera mucho más amplio”.

Cuestionado al respecto, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, mencionó que el pacto debería ser un acuerdo no sólo en favor de la democracia, sino también un acuerdo en favor de la división de poderes, del respeto a la división de la soberanía de los estados y respeto de nuestras libertades.

Dicho acuerdo es un exhorto de no intervención por parte de los gobernantes para no apoyar a candidatos de ningún partido, no permitir el uso de presupuesto público con fines electorales y a denunciar la entrega de dinero del crimen organizado o de la delincuencia de 'cuello blanco' para financiar campañas, entre otras cosas.

Desde que se apertura el proceso electoral en octubre pasado, autoridades han hecho de la arena pública el circo Atayde de la política, este mes quedó de manifiesto que Servidores de la Nación hicieron proselitismo en favor de Morena con recursos públicos, así lo afirmo el Tribunal Electoral del Poder judicial de la Federación (TEPJF). 

Determinó que 36 servidores públicos, entre ellos los llamados Servidores de la Nación, cometieron actos de propaganda gubernamental con elementos de promoción personalizada y uso indebido de recursos públicos con la entrega de programas sociales por personal de la Secretaría de Bienestar del gobierno federal. Lo anterior porque pudo ser identificable el nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador en la indumentaria que portaban, así como la mención a logros cumplidos en diversas frases y discursos emitidos durante la entrega.

Además, el Tribunal señaló que la propaganda gubernamental pudo vulnerar el interés superior de la niñez, pues en diversas publicaciones se observa su imagen sin que se demostrara contar con el consentimiento y la opinión tanto de las niñas y los niños, como del padre, de la madre o del tutor. Mediante un comunicado, la Sala Especializada detalló que las acciones se difundieron en diversas redes sociales de esas personas del servicio público y en notas periodísticas.

A pesar de la evidencia, y la resolución que emitió de inicio, el TEPJF consideró que no hay responsabilidad alguna del presidente, porque no autorizó el uso de su nombre e imagen, ni participó en los hechos, como tampoco es el caso del partido político Morena.

Asimismo, indicó que María Luisa Albores González, titular de la Secretaría de Bienestar, y Gabriel García Hernández, coordinador general de Programas para el Desarrollo del gobierno federal, tampoco son responsables de las infracciones, ya que la ejecución de los programas sociales es responsabilidad de las y los titulares de las delegaciones estatales.

Ante ello, el TEPJF canalizará la sentencia al Órgano Interno de Control de la Secretaría de Bienestar del gobierno federal, así como a la titular de dicha dependencia federal para lo que corresponda. El PRD denunció a López Obrador, a Albores González, a García Hernández, así como al personal de Bienestar, por la difusión de propaganda gubernamental con fines de promoción personalizada y uso indebido de recursos públicos; opinó que se implementó una supuesta campaña en la que personal de Bienestar realizó diversas acciones como el levantamiento de un censo y la distribución de programas sociales. 

Ello porque para el desarrollo de esas actividades portaron chalecos, mochilas, gorras y gafetes, y visitaron a la ciudadanía en sus domicilios, con el propósito de registrar a posibles beneficiarios/as y entregar tarjetas bancarias para dichos programas sociales. Por ejemplo, en Chihuahua, en las jornadas de vacunación COVID, se evidenció que personal del sector salud, aplicó la vacuna con vestimenta color guinda con logos de Morena. 

Esta mala práctica debe ser sancionada para todos los gobiernos, sin importar el orden y signo partidista.

Queda de manifiesto que la autoridad superior electoral en el país, aplica la ley a discreción, supeditada bajo el poder federal, cuestionada hoy en día. Se avecinan campañas negras, utilizando los logros y la lista de beneficiaros como estructura de promoción partidista, donde el presentador o jefe de pista bajo la batuta del poder llama a acróbatas, contorsionistas, equilibristas, escapistas, forzudos, hombres bala, magos, malabaristas, mimos, monociclistas, payasos, titiriteros, tragafuegos, tragasables, trapecistas, ventrílocuos y zanqueros a cometer actos ilegales, corrompiendo la tan anhelada democracia, pretendiendo eliminar al árbitro que dio vida a las justas limpias, debido a su veredicto autónomo. Estas elecciones se juega el TODO. Sumemos Voces.