Opinion

Augures

Si quieres dejar de hacer lo que haces, deja de ser lo que no eres.- Jodorowsky

Francisco Flores Legarda
martes, 21 mayo 2019 | 05:00

Los augures de la catástrofe están a la expectativa de que el Armagedón se realice, más pronto que tarde, sobre suelo mexicano. En los tiempos de López Obrador, que no son sus tiempos. Son los tiempos del mundo globalizado, interconectado, de frágiles equilibrios. Globalización con una arquitectura financiera que gobierna el mundo. Globalización que enfrenta desafíos desde el momento en que la gobernanza financiera no es suficiente para encontrar un modo definitivo para un gobierno mundial.  

El Estado nación no ha desaparecido, reclama sus créditos soberanos para enfrentar desarreglos regionales, la disparidad en la distribución del ingreso en la misma Europa, la persistente y acrecentada desigualdad Norte-Sur. Un mundo que saca chispas al promover la libre circulación de capitales, de mercancías (Brexit, guerra de aranceles China-USA) y que se aterra por el fenómeno migratorio. Estos son los tiempos en los que se desempeña el presidente López Obrador. Él no los escogió, son una imposición de la historia del siglo XXI.

Lo que sí le resulta propio y de su voluntad son sus afanes para disminuir las desigualdades entre sus compatriotas, suprimir sus fuentes. El AMLO de todos conocido, es el mismo que reconoce los límites, se acoge a la disciplina macroeconómica, a no usar la carta de las expropiaciones y ofrece respetar contratos. Tampoco le interesa darle patadas en la espinilla al Estado estadounidense, creador del mundo en que vivimos.

Ejerciendo los derechos soberanos de México para atender a las mayorías. En ese nudo que se traba entre lo nacional y lo global, tenemos un gobierno que se desplaza al filo de la navaja. Ya no soplan vientos de glamur en el gobierno mexicano, por lo menos se evita airearse en ellos.

Así, en el filo de la navaja, se da el rescate del sector energético propiedad de la nación, se enfrenta al hampa ladrona de combustible, se denuncian contratos que no producen y son un barril sin fondo. Se asumen riesgos, como el contraído el lunes 13 de mayo al contratar el refinanciamiento de la deuda de PEMEX con tres bancos internacionales (HSBC, JP Morgan y Mizuho). Apostando al renacimiento de la producción de crudo de la empresa y de sus capacidades de refinación.

Una semana después, el lunes 20 de mayo, en el mismo Salón Tesorería del Palacio Nacional, se da a conocer el plan integral para Centroamérica. Un complejo diseño elaborado por la CEPAL, que no escatima variables para darle salidas al flujo migratorio que corre hacia el norte del Continente y que amenaza las capacidades del gobierno mexicano si no lo rencauza hacia los países de origen. Lo local quiere abrir un horizonte de avistamiento para la mirada global que se niega a desechar sus anteojeras neoliberales.


Salud y larga vida


Profesor de la Facultad de Derecho la UACH


@Profesor_F