Opinion

Ayudar a los pobres

"El dinero ayuda a soportar la pobreza." Alphonse Allais

Sergio Sarmiento
miércoles, 03 abril 2019 | 18:44

Ciudad de México.- Alguna vez ya comenté aquí la experiencia. En octubre del año pasado acudí a una oficina del INAPAM, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, y una mujer de edad avanzada, que me dijo que no veía bien, me pidió que la ayudara a llenar su formulario de registro. Cuando llegué a la sección sobre si la solicitante era beneficiaria de programas sociales, le leí la pregunta. Ella primero no la entendió. "¿Recibe usted dinero de algún programa de gobierno?", le expliqué. "Sí", me respondió. "¿De cuáles?" "Me da dinero Andrés Manuel -dijo- y también Sedesol".     

Más de una década después de haber dejado la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, los beneficiarios de la ayuda a adultos mayores de la capital seguían considerando el recurso como una dádiva personal de López Obrador. En cambio, el programa federal era identificado por el nombre de la institución.      

El actual presidente mantiene la idea de que gobernar es repartir dinero. "Atender a la gente humilde -ha declarado- es la función del gobierno". Pero no sólo ha entregado recursos, sino que ha sabido presentarse como quien, en lo personal, lo hace. Si esto ayudó en su momento a que el PRD, que él controlaba, asumiera una posición hegemónica en la Ciudad de México, lo mismo puede ocurrir a nivel nacional. De hecho, el subsidio a adultos mayores que él creó en la capital federal ha desaparecido con el fin de tener una sola ayuda de 2 mil 550 pesos bimestrales en todo el país. Nadie más podrá asumir el crédito político.      

Ayer el presidente señaló que 7 millones de adultos mayores están recibiendo el subsidio, aunque 8 millones tendrían derecho a él por lo que el gobierno está buscando a los que faltan. El subsidio es universal. Los pensionados del ISSSTE y del IMSS lo obtienen de forma automática al cumplir 68 años. El exsecretario de Hacienda y expresidente del consejo de Telefónica México, Francisco Gil Díaz, advirtió en Twitter que lo había recibido y que no encontraba como devolverlo porque no lo necesitaba (22.2.19).      

López Obrador dijo ayer que 13 millones de personas están recibiendo alguna ayuda del Gobierno federal. Si no son adultos mayores, son jóvenes con becas, personas discapacitadas o miembros de algún otro grupo. El proyecto es subir esta cifra a 20 millones. Con este aumento el gobierno estaría dando dinero a casi todas las familias de un país de 129 millones de habitantes. Y la experiencia nos dice que si el abuelo recibe dinero de un político o partido, toda la familia votará por ellos.      

López Obrador busca un sistema más eficiente de entregar las ayudas. Ha descartado utilizar instituciones o intermediarios, como Antorcha Campesina o las asociaciones que manejan estancias infantiles y refugios de mujeres violentadas. Quiere entregar el dinero directamente a la gente. Está reviviendo, curiosamente, las ideas de Milton Friedman, a quien algunos consideran el padre del neoliberalismo. Friedman propuso sustituir la multiplicidad de programas sociales del gobierno con una sola transferencia en efectivo que llamó "impuesto sobre la renta negativo".      

El propio presidente no se hace ilusiones de que estos programas puedan acabar con la pobreza. Por eso descarta la idea "neoliberal" de enseñar a los pobres a pescar. Quiere un sistema más eficiente de repartir dinero, pero también una forma de fortalecer su control político a través de la compra de lealtades. Esto permitiría que la Cuarta Transformación pudiera mantenerse en el poder por lo menos tanto como el viejo PRI.  


Huelgas 

La UAM lleva ya más de dos meses en huelga. Chapingo más de uno. La Cuarta Transformación ha convencido a los sindicatos que pueden extraer mucho más dinero de instituciones y empresas. Las huelgas serán más frecuentes y costará más saldarlas.   

Twitter: @SergioSarmiento