Opinion

Calentamiento global

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 07 noviembre 2021 | 05:00

“El cambio climático es responsabilidad de tod@s, la falta de conciencia social e intereses económicos trasnacionales están aniquilando el planeta”

El cambio climático, jinete apocalíptico que devasta gradualmente al planeta, hoy por hoy, las sequías extremas, las inundaciones abundantes, las anomalías en las precipitaciones, el calentamiento del océano, el aumento del nivel del mar, las concentraciones de gases de efecto invernadero y los deshielos glaciares avivan comunidades.

En México, los efectos del calentamiento global están por encima de la media mundial, datos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), publicados por el diario español “El País”, revelan que en 1985, el promedio de temperatura a nivel nacional era de 20,4 grados, en 2020 fue de 22,4, la curva ascendente se vuelve más pronunciada desde 2005, los últimos seis años han sido los más calurosos de los que se tiene registro en el país.

Los daños colaterales, en buena parte se deben a sus características geográficas, debido a sus más de 15,000 kilómetros de costa, es uno de los 15 mayores emisores de gases de efecto invernadero con el 1,47% del total mundial y la petrolera estatal, Pemex, se sitúa entre las diez empresas más contaminantes del mundo. A mayor quema de petróleo, mayor aumento en las temperaturas.

Jorge Zavala, investigador del Instituto de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM y excoordinador general del Servicio Meteorológico, señala que el calentamiento tiene impactos severos en el país, resultado de las altas temperaturas, debido a sus costas, las cuales provocan altas temperaturas por la evaporación de agua. Eso incrementa la resequedad del suelo, lo que técnicamente favorece el desarrollo y la incidencia de incendios forestales. 

Los números no mienten, hasta octubre de este año, se habían consumido por el fuego 617,142 hectáreas de bosques en el país, casi el doble que durante todo el año anterior, la Comisión Nacional Forestal, así lo refiere. En meses pasados, en Chihuahua, el fuego arrebatado consumió parte de la Sierra Tarahumara, provocada por la sequía, los fuertes vientos y las altas temperaturas, amenazando municipios como Guachochi, Bocoyna, Guadalupe y Calvo, Carichí, Guazapares, Temósachi, Balleza, Uruachi, Maguarichi y Casas Grandes, regiones donde se registraron más de 500 incendios que representan 266% más de los siniestros ocurridos para estas fechas del año pasado. 

La afectación en bosques y tierras se incrementó 894% respecto al año anterior; sin duda, la temporada de incendios 2021 marcó récords históricos. Cientos de familias perdieron su sustento, quedando en cenizas sus siembras, sus animales. Las Naciones Unidas porque le apuestan a la inversión en la adaptación al cambio climático, para así mitigar el cambio climático en lugar de adaptarse a sus efectos, señalan que es fundamental adoptar medidas de mitigación y reducir de inmediato las emisiones de gases de efecto invernadero; caso contrario, el mundo se arriesga a experimentar un cambio climático sin control, lo que tan solo incrementaría la necesidad y el costo de las medidas de adaptación a largo plazo. Así de simple, las personas más pobres del mundo son las más vulnerables.

En la actualidad, es tan importante invertir en medidas de adaptación como de mitigación, para no retroceder en los avances logrados a nivel mundial en lo que respecta a la salud y el bienestar de las personas. Lo que también es esencial para garantizar la seguridad de los sistemas alimentarios de todo el mundo. Se trata de una cuestión de justicia climática de conseguir que las personas más vulnerables, las más expuestas al cambio climático, ocupen un papel central en las medidas de acción por el clima.

¿Cómo se pueden respaldar a nivel mundial las iniciativas de adaptación al cambio climático? En primer lugar, suplir el déficit de financiación, para adaptarse, los países en desarrollo necesitarán entre USD 180 000 millones y USD 300 000 millones cada año de aquí a 2030. En segundo lugar, ponerse de acuerdo en torno a qué implica la adaptación y a la manera de medir los avances y en tercer lugar, las empresas deben aumentar la eficacia de sus inversiones en medio ambiente, cuestiones sociales y gobernanza, que en la actualidad ascienden a unos USD 40 billones, vinculándolas con resultados reales, para así dar cuenta del verdadero costo de la producción.

El cambio climático es responsabilidad de tod@s, la falta de conciencia social e intereses económicos trasnacionales están aniquilando el planeta. Fortalezcamos la cultura de respeto ambiental, realizando pequeñas tareas desde nuestros hogares, escuelas, trabajos, los medios de comunicación y el gobierno son sumamente importantes en esta labor, trabajemos por el ecosistema por el bien del planeta. Nuestra falta de interés o irresponsabilidad esta matando al planeta, la extinción de la raza humana está en nuestras manos. Coincido con esta frase: “Queremos un cambio de sistema, no un cambio climático”. Sumemos voces de conciencia.