Opinion

Cancelación de candidaturas

.

Gerardo Cortinas Murra

lunes, 29 marzo 2021 | 05:00

La decisión del Consejo General del INE de cancelar la candidatura del senador con licencia Félix Salgado Macedonio generó una serie de descalificaciones por parte de distinguidos morenistas, entre ellos, el presidente de la República.

El desprecio al principio constitucional de legalidad por parte del candidato afectado es inaudito, al extremo de declarar que “aquí el INE se picó el ojo porque no nos conocen, Guerrero tiene historia y nomás que nos diga si quiere elecciones el 6 de junio o no, que nos diga”.

“Se lo decimos de una vez, no va a haber elecciones en Guerrero y en el Congreso van a mandar a un gobernador interino y ese gobernador interino va a convocar a una nueva elección en un término de seis meses y de todos modos voy a ser el gobernador de Guerrero, ¿para qué le dan vueltas? Yo no voy para atrás”.

En otra declaración a los medios de comunicación Salgado Macedonio expresó que nunca fue precandidato: “Morena nunca me eligió precandidato y si el INE tiene un documento donde Morena oficialmente me haya elegido precandidato, entonces me retiro, pero el INE no tiene ningún documento”.

El despecho del senador con licencia raya en lo patológico, cuando afirma que “si el TEPJF no le restituye la candidatura a gobernador, recurrirá a la Suprema Corte… y si esa instancia tampoco le restituye la candidatura, alertó que Morena se quedaría sin candidato al Gobierno de Guerrero y no habría condiciones para el desarrollo de las elecciones del 6 de junio”.

Por su parte, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, señaló que “el INE está tomando partido en las elecciones… creo que es una acción parcial del INE que va en contra de los fundamentos de la constitución del propio instituto, de su imparcialidad, de su objetividad y de funcionar como un árbitro en las elecciones”.

Por supuesto que el presidente López Obrador no se quedó callado. En su conferencia matutina declaró que “antes las cosas no eran así. Sí es extraño, porque antes no. Ahora están convertidos en el supremo poder conservador y deciden quién es candidato y quién no”.

A mi parecer, el reproche presidencial y del candidato afectado son declaraciones que acreditan la velada intención de desprestigiar (¿de manera dolosa?) al ‘árbitro’ electoral, toda vez que ambos personajes tienen experiencia en las reglas de las contiendas electorales. 

En efecto, es de su pleno conocimiento que la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) establece de manera expresa que la Unidad Técnica de Fiscalización de la Comisión de Fiscalización del INE es el órgano que tiene atribuciones para recibir y revisar los informes de precampaña y campaña, de los partidos políticos y sus candidatos. 

La LGIPE consigna como infracción electoral cometida por los precandidatos o candidatos el no presentar el informe de gastos de precampaña o campaña; o exceder el tope de gastos de precampaña o campaña establecidos.

Asimismo, que las infracciones cometidas por precandidatos o candidatos, serán sancionadas “con la pérdida del derecho del precandidato infractor a ser registrado como candidato o, en su caso, si ya está hecho el registro, con la cancelación del mismo… Cuando el precandidato resulte electo en el proceso interno, el partido político no podrá registrarlo como candidato”.

Yo me pregunto: ¿Por qué finge demencia López Obrador respecto a las tantas violaciones que comete Morena en la designación de sus candidatos? 

En el ámbito de nuestro estado, están pendientes de resolverse los informes de gastos de precampaña, ¿a cuántos precandidatos locales les negará el IEE su registro como candidatos?