Opinion

Cáncer infantil

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 21 febrero 2021 | 05:00

“Deja que me persigan los abyectos, quiero atraer la envidia aunque me abrume la flor en que se posan los insectos, es rica de matiz y de perfume”. 

Poema a Gloria de Salvador Díaz Mirón

Cáncer infantil, tragedia que se agudiza por la falta de tratamiento oncológico, los recortes presupuestarios sugeridos por la 4T cobran la vida de 6 niños y niñas diariamente, datos de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) señalan que de diciembre de 2019 a noviembre de 2020 se registraron 2 mil 136 defunciones. El presidente López Obrador al pretender universalizar la salud con la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) agravó el déficit en el sistema de salud. 

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial Contra el Cáncer Infantil (15 de febrero), AMANC al igual que otras agrupaciones especializadas en la materia, revelaron que dicha enfermedad es la primera causa de muerte en pacientes de 5 a 14 años, cada 4 horas se registra un deceso y el 75 por ciento de quienes lo padecen son tratados en etapas avanzadas, esto sólo en el sector público. México registró 5 mil 696 casos, 300 por ciento más respecto a España, que contabilizó 1,500, según datos de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer; la tasa de sobrevida mexicana es de 57.5 por ciento, ubicándola lejos de la española que es de 80 por ciento. 

Las entidades con mayor tasa de mortalidad en niños de 0 a 9 años y en adolescentes de 10 a 19, de acuerdo con el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia son: Campeche, Chiapas y Tabasco, la razón, falta de una atención integral en el tratamiento y tecnología insuficiente, como: medicina, cirugías, quimioterapias, radioterapias, inmunoterapias y trasplantes de células madre.

Testimonios enmudecen al escuchar la voz de dolor y desesperación, por ejemplo la de Ani Arguello, madre de un niño con leucemia linfoblástica aguda, en conferencia telemática de la asociación Movimiento Nacional por la Salud cuando dijo: “La palabra cáncer es fuerte, pero que te digan que el diagnóstico está confirmado y tu hijo tiene cáncer es lo más devastador como mamá… A veces es muy difícil continuar, es difícil verlo sufrir porque los efectos de la quimioterapia han sido fatales para él. Es difícil acostumbrarnos a esta nueva vida que nos tocó”, contó sobre su hijo.

Los padres de niños con cáncer han denunciado en numerosas ocasiones el desabastecimiento de medicamentos oncológicos para niños desde diciembre de 2018, cuando el actual gobierno federal de un plumazo acabó con el Seguro Popular por el solo hecho de provenir de otra administración. En un país donde más de la mitad de la población no cuenta con seguridad social, quiso universalizar la salud con la creación del Insabi, que hasta el momento no ha dado los resultados esperados. Además, se centralizaron las compras de medicamentos en la Secretaría de Hacienda para evitar que hubiera corrupción en la adquisición de medicinas por parte de los Estados.

La senadora Angélica de la Peña, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), calificó esa determinación como “una omisión criminal” por las consecuencias de interrumpir los tratamientos oncológicos, dijo: “El Gobierno federal no debió tomar esa decisión sin haberse informado de la repercusión de haber interrumpido la compra de estos medicamentos. Sobre todo cuando sabemos que la mayoría de niños y niñas con cáncer son atendidos en el sector público”.

Cada año se diagnostican más de 400 mil niños con cáncer en todo el mundo y unos 5 mil  en México.

Por si fuera poco, los enfermos de cáncer, así como de otras patologías agudas, sufren desde hace casi un año una escasez de medicamentos y retrasos en sus diagnósticos y tratamientos por la pandemia de COVID-19, no sólo por el déficit hospitalario, sino por el miedo al contagio al acudir a consultas y estudios, al ocupar transporte público para el traslado, etc. incrementando el índice de padecimientos agravados y defunciones. 

La falta de medicamentos no sólo se manifiesta por parte de los familiares en Palacio Nacional, en Chihuahua, padres y madres de familia, salieron a las calles a exigir el apoyo de una autoridad miope, que por desgracia dedica sus esfuerzos a temas meramente electoreros, descuidando temas prioritarios como la salud pública, donde tratándose de menores, arrecia la condena. 

La falta de medicamentos a nivel nacional, aunada a la irresponsabilidad e insensibilidad oficial en lo local, dan como resultado que  el Hospital Infantil de Especialidades carezca de medicamento para niños con cáncer, según investigaciones periodísticas de esta casa editorial, el desabasto pone en grave peligro la salud de 180 menores de entre 0 a 16 años, quienes actualmente reciben tratamiento y los que se encuentran en vigilancia.

Familiares denunciaron que en la lista de medicamentos faltantes, están prácticamente todos aquellos para la atención de la leucemia. El 10 de febrero del presente año, la asociación civil “Nariz Roja” con sede en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, donó al Hospital Infantil un lote de 281 cajas de medicamento especializado para niños con cáncer, entre la lista de medicamentos faltantes se encuentran: Vincristina, Ciclofosfamida, Citarabina, Asparaginasa,  Metotrexato,  Mercaptopurina, Bleomicina,  Doxorrubicina, Daunorrubicina, Etoposido, Carboplatino y Cisplatino.

También resaltaron que hay faltantes de antibióticos y elementos básicos como agujas, los enfermeros están batallando incluso con guantes y cubrebocas. A pregunta expresa del medio, uno de los familiares respondió: “Por ejemplo, si actualmente se lleva al niño a consulta, te pueden dar un vale, pero resulta que en varias semanas puede tardar en llegar ese medicamento y resulta que ibas a una quimioterapia. En el caso de las leucemias, son quimioterapias de manera semanal, entonces no te sirve de nada que te digan que hasta dentro de tres semanas habría medicinas”. 

En el gobierno local, según el dicho de estos padres, las autoridades ya no contestan las llamadas, afirman que el problema está en los dos gobiernos, federal y estatal, debido a que no responden puntualmente esta necesidad, el costo de los medicamentos es altísimo. 

Datos de la ONU señalan que la gran mayoría de los niños con cáncer viven en países de ingresos bajos y medianos (PIBM), donde enfrentan inequidades inaceptables en aspectos como la detección temprana, el diagnóstico y el acceso a tratamientos de calidad y cuidados paliativos. Los peores resultados que experimentan los niños en los PIBM amenazan para la cohesión social, la prosperidad económica, así como el logro de las metas globales incluidas en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

En vez de que la 4T despida a gran parte del personal de dependencias como Prospera, quienes por voz de los desocupados, laborarán hasta el día último de febrero, con el afán de contratar nuevos empleados provenientes del sur del país, algo que presupone tener un tinte electoral, y el Estado haciendo lo propio, todo por ganar la elección, se lleven entre el lodazal a niños y niñas con este padecimiento, jugando con el dolor e impotencia de los padres, son hechos que desgarran, YA BASTA… Sumemos Voces.