Opinion

CEDH: La joya de la corona

.

Ernesto Avilés Mercado
sábado, 06 abril 2019 | 19:11

El pasado fin de semana, los legisladores locales, representantes de las diversas corrientes políticas que integran la diversidad del congreso, llevaron a cabo las entrevistas a los 28 aspirantes a encabezar la presidencia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Chihuahua.

Se dice que cuando son numerosos aspirantes a encabezar un solo cargo, es porque se considera que pueden hacer mejor las cosas y en el caso del licenciado José Luis Armendáriz González, presidente de la CEDH, personalmente considero que deja la vara muy alta, para aquellos que consideren que la Comisión, es una institución de manejo sencillo y de posturas anticipadas.

La gran mayoría de los participantes, se refirió a las quejas presentadas y al número de recomendaciones emitidas como una forma de evaluar la efectividad y eficiencia de la institución…. nada más alejado de la realidad.

La Comisión a lo largo de su creación, ha logrado incorporar a las diversas corrientes derecho humanistas que tenemos en nuestra sociedad, alcanzado una sinergia importante que ha permitido que la diversidad construya espacios de encuentro y desarrollo y que todos, prácticamente todos, se sientan parte de esta gran institución.

Lo que es innegable, es que ha faltado una mayor efectividad, una mayor presencia en zonas donde se encuentran los grupos mas vulnerables de nuestra sociedad, como es la zona indígena, aunque también es cierto, que poco o nada puede hacer la Comisión, ante los grupos armados que operan en la zonas serranas, donde desplazan a comunidades indígenas completas y a base de sembrar terror entre las comunidades, ejercen su total dominio sobre las tierras, bienes y aún de las personas que habitan estas regiones.

Si para Javier Corral, como para cualquier gobierno anterior, ha sido irresistible el invadir espacios que no le corresponden como titular del Ejecutivo estatal, tanto en el Congreso como en el Poder Judicial, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, representa la joya de la corona en la Administración Estatal, y seguro es que recurrirá a todas sus herramientas de persuasión, para que los legisladores orienten su voto a favor de quien le represente, una afinidad de propósitos político personales, que mucho lo ayudará en sus proyectos de proyección y desarrollo político.

Hace aproximadamente un mes, los integrantes de la Comisión de Gobernación del Congreso del Estado, convocaron a los representantes del Poder Judicial, así como a las diversas organizaciones de abogados, para escuchar planteamientos relacionadoscon la aprobación a la reforma constitucional del artículo 19, concretamente con el aumento del catálogo de delitos que traen aparejada la prisión preventiva oficiosa.

Sensibles, los legisladores, escucharon las razones del magistrado presidente Pablo Héctor González Villalobos, de la maestra Alejandra Ramos Durán, extraordinaria jueza de control, de la licenciada Alba Flores Domínguez de la Confederación de colegios y asociaciones de abogados de México A. C., del Lic. Hugo García de la Cadena, del Colegio de Abogados de Chihuahua y otros abogados litigantes, coincidentes todos en que su aprobación representaría un retroceso en nuestro sistema penal, pero además que su eventual aprobación por parte del Congreso chihuahuense, contravendría la progresividad de los Derechos Humanos.

Finalmente, en una muestra de congruencia y lealtad institucional, el Congreso del Estado rechazó la aprobación de la reforma, a pesar de las posturas beligerantes del grupo parlamentario de Morena.

La elección de la persona que encabece la Comisión, no es sencilla ni tampoco puede estar definida; la gran institución defensoras de los Derechos Humanos en Chihuahua, debe estar desprovista de intereses políticos que contaminen su actuar y orienten sus acciones; nuevamente los legisladores locales tendrá oportunidad de votar orientados por los grandes intereses que representan y no por la consigna que eventualmente les pueden marcar, porque si bien, el cargo dura solo tres años, la vergüenza o la satisfacción del deber cumplido, lo llevarán de por vida...