Opinion

Cero y van…

.

Carlos Irigoyen

viernes, 23 abril 2021 | 05:00

Ciudad Juárez.- No sé cuántas, pero la resiliencia juarense es llamada a escena en condiciones sumamente complejas; elecciones, pandemia y violencia.

La trilogía se acentuará en los siguientes 60 días, como si el ya de por sí paisaje juarense no tuviera suficientes acotaciones con las rutas troncales, las vialidades y sí, las campañas políticas por el Municipio de Juárez. 

Pero antes, el seco latigazo del repunte de contagios de Covid y la noticia de que somos por nuestros números en 2020, la tercer ciudad más violenta del mundo. 

El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal anunció el martes pasado el índice de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, no es raro (desafortunadamente y a la vez con un profundo pesar) que nuestra ciudad esté ubicada en los primeros puestos y que de los 10 primeros, 7 son mexicanos. ¿El 1, 2, 3,4 y 5?  Celaya, Tijuana, Cd. Juárez, Cd. Obregón e Irapuato. El Bajío, el pacífico y las fronteras, justo tres lugares donde se concentran los cárteles más poderosos del narcotráfico, tenemos ya mucho tiempo con este lastre y no hemos podido ni como sociedad ni como gobierno hacer y conjuntar una estrategia efectiva en la prevención de la violencia; aunado a esto, la pandemia ha hecho que las condiciones psicológicas y económicas en las que se está desarrollando nuestra sociedad se conviertan en tierra fértil para el aumento de delitos. El calentamiento social está en una fase crítica. Sabemos el estigma; de por sí la inversión extranjera está atravesando por momentos de reto, con estas designaciones y las “intromisiones” en este aspecto del Gobierno federal hay que ver con detenimiento cuál será el rumbo a seguir en la estrategia de la prevención, seguimiento y erradicación de los delitos, tarea titánica y que ha sido un tema escabroso en las últimas administraciones; estimados candidatos ¡apúntenle!, por favor no vayan a salir con alguna fantasía como en Reynosa donde les han prometido llevar a Metallica.

Luego el doloroso tema de la pandemia. El repunte en nuestra frontera ha sido espectacular, un miedo que solo se vio por allá en octubre y noviembre de 2020 y que ahora justo después del período vacacional de Semana Santa, ha hecho que varias localidades de nuestro estado estemos a merced del virus en cualquiera de sus versiones; la realidad es que se relajaron las medidas en las disposiciones oficiales, incluso en algún momento se mencionó de manera increíble la oportunidad de que nuestro estado brincara al “verde”; la sociedad no está preparada para asumir responsablemente esta oportunidad. Centros comerciales con afluencia, fiestas particulares, el mal uso de cubrebocas (en mal estado y mal puestos de pilón), no lavarse las manos o desinfectarse de manera constante, todo hace que la esperanza se diluya respecto a que las vacunas sean la salvación. No debemos como sociedad conformarnos con ver “la luz al final del túnel”, hay que salir del túnel; pero bajo ese esquema de irresponsabilidad solidaria y compartida entre empresas, gobierno y la sociedad el camino se hace más difícil.

Y ahí vienen más mensajes políticos, los candidatos a la gubernatura ya se andan moviendo un poco más aunque ya les dijeron que si hay semáforo rojo tendrán que hacer su campaña por diversas formas de comunicación, creatividad para alcanzar los diferentes mercados. Veamos si aquí privilegian el fondo sobre la forma, al sur de nuestro país se oyen más escándalos mediáticos y legales que propuestas, más pataleo que organización y en Juárez estamos francamente fastidiados de lo banal que puede ser un candidato con diarrea verbal y estreñimiento intelectual.   

Otra vez nuestra ciudad bajo una problemática severa, otra vez a demostrar de que estamos hechos. 

¡Aquí vamos de nuevo! Indomables y resilientes.