Opinion

Chihuahua marcando la historia: los poderes en manos de mujeres

.

Maru Campos

domingo, 21 noviembre 2021 | 05:00

“Oportunidades que no nos fueron obsequiadas por el hecho de ser mujeres; fueron oportunidades conquistadas a través del esfuerzo y sacrificio, que significó incluso para algunas la vida”

En Chihuahua estamos haciendo historia.

Así como hace 111 años nuestro Estado fue protagonista del comienzo del momento histórico que significó la Revolución Mexicana, Chihuahua es protagonista el día de hoy de un hecho que marca un precedente para la historia de las mujeres en nuestro país. El devenir histórico ha hecho coincidir en esta ocasión la preparación de tres mujeres que tenemos el día de hoy el privilegio de servir a Chihuahua al frente de los tres poderes del Estado: Ejecutivo, legislativo y judicial.

Como escribió el físico y filósofo Isaac Newton: “Si he visto más, es parándome sobre hombros de gigantes”. Así también nosotras, somos deudoras de mujeres gigantes, valientes y libres, que dedicaron toda su vida para que otras tuvieran la oportunidad de ocupar los cargos de responsabilidad que hoy desempeñamos.

Oportunidades que no nos fueron obsequiadas por el hecho de ser mujeres; fueron oportunidades conquistadas a través del esfuerzo y sacrificio, que significó incluso para algunas la vida. De la misma manera que la lucha de las 42 mujeres revolucionarias, caudillas y mártires en Chihuahua nos heredaron libertad y justicia, poniendo de manifiesto que no existe sacrificio pequeño cuando se trata de la conquista de oportunidades que nos ofrezcan mejores condiciones de vida para todos.

Desde que descubrí mi vocación por el servicio público, fui testigo de que las oportunidades para nosotras tenían que seguirse conquistando. Por eso, toda mi vida me preparé para los momentos en que los chihuahuenses me dieron la oportunidad de servirles, primero como legisladora, luego como alcaldesa, y el día de hoy como gobernadora. Lo hice de la misma manera en que mis compañeras, la presidenta del Congreso del Estado, la diputada Georgina Bujanda Ríos; así como la recién nombrada presidenta del Tribunal Superior de Justicia, la magistrada Myriam Hernández Acosta; que no hay duda, tienen el perfil necesario para ocupar el cargo que hoy ocupan.

Que las mujeres podamos desempeñar cargos desde el servicio público, ha sido posible gracias a los cambios que los tiempos en los que vivimos actualmente han traído consigo, posibilitando la reivindicación de los derechos de todas las mujeres. Esta poderosa oportunidad significa también una gran responsabilidad. Reconozco que todavía tenemos un largo camino por delante, y en Chihuahua, ya estamos trabajando para que las cosas sean distintas, donde hombres y mujeres tengan las mismas condiciones y oportunidades para que puedan acceder a una mejor calidad de vida, a través de acceso a la educación, mejores oportunidades laborales y bien remuneradas, así como salud y seguridad para que todos puedan vivir plenamente.

En nuestro Estado se ha comenzado con el cambio, tenemos toda nuestra voluntad puesta hacia adelante para no retroceder un solo paso y lograr que en nuestra Entidad se ponga de manifiesto que lo que importa no es nuestro género o condición social, sino nuestras capacidades, nuestra preparación y talento para hacer que las cosas sucedan. Confío profundamente en que nuestro ejemplo, servirá de impulso para que más mujeres en Chihuahua, desde la majestuosa Sierra Tarahumara, hasta las mujeres de la industria en la mejor frontera del país, Ciudad Juárez, hagan lo propio y conquisten más espacios de decisión y responsabilidad.

Por ellas y para ellas no nos detendremos en nuestro esfuerzo de lograr un mejor Chihuahua para todos.