Opinion

Chihuahua y Juárez, el terreno de batalla

.

Nicolás Juárez Caraveo

domingo, 21 febrero 2021 | 05:00

Mientras candidatas y candidatos se pelean cada centímetro en el campo de batalla electoral particularmente en los municipios de Chihuahua y Juárez, a pesar de las restricciones que impone el periodo de “intercampañas”, queda claro que los partidos no están dispuestos a perder ningún segundo, mientras la autoridad electoral sigue dormida en sus laureles.

Ha quedado claro que el presente proceso electoral es sin precedentes, no sólo por la concurrencia de elecciones federales y estatales, o la obsesión de consolidar el poder en un cambio de régimen político que inició hace tres años, sino también por las condiciones sociales, económicas y claro de salud pública.

Es interesante analizar de manera especial qué está pasando con la autoridad electoral, que desde la tragedia con la pérdida del consejero presidente del IEE u OPLE como quiera nombrarlo, se encuentra perdida entre la inacción y la pandemia, en espera que a medio proceso electoral se nombre a un nuevo o nueva consejera presidenta.

A pesar de la supuesta “transparencia” con que se ha llevado el proceso de selección del nuevo dirigente del IEE para los próximos seis años, nadie puede asegurar para cuándo estará listo, ya que la misma autoridad se ha impuesto la fecha límite de la designación del nuevo consejero o consejera presidente para el 16 de abril de 2021, es decir en plena campaña al menos del proceso de Gobernador.

Ya en el anterior proceso electoral, el IEE había doblado las manos ante el INE y hoy no parece diferente: toda la organización, capacitación será centralizada; más valdría desaparecer esos organismos locales con el gasto público que representan.

Pero en la premisa inicial se señala que los partidos políticos, han centrado como estrategia central el pelear los votos de Chihuahua y Juárez, sobre todo en el caso del Partido Acción Nacional y el Partido Político Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido como Morena.

Chihuahua en los últimos dos procesos ha sido la joya de la corona para el Partido Acción Nacional: en la elección de hace 5 años, en Chihuahua capital el PAN alcanzó 179,600 mil votos, contra 72 mil del PRI, 74,500 del candidato independiente y sólo 5,400 de Morena… Desde luego que en la elección intermedia del 2018 las cosas cambiaron drásticamente: 203,600 votos del PAN, 108 mil de Morena y 51 mil del PRI… es decir ni con el efecto López Obrador, su partido, Morena pudo alcanzar al PAN.

Por ello el grupo ganador en el PAN, es decir las huestes de María Eugenia Campos se concentran con todo en la capital, claro con Marco Bonilla a la cabeza y no piensan ceder nada.

Pero Morena, o mejor dicho la operadora en esta contienda para el estado, la subsecretaria de Bienestar del Gobierno Federal, Ariadna Montiel Reyes, no está dispuesta a perder espacios y para ello aún no decide si será el expriísta Marco Quezada, o el expanista Carlos Borruel quien lidere la marca en la capital.

Y no importa que ya hallan concluido los plazos de las precampañas, al cabo la autoridad electoral sigue dormida, y siguen promocionándose, al cabo nadie dice nada.

La Heroica Ciudad Juárez está por las mismas, no piensan perder ni uno solo voto: en la elección a gobernador en el 2016 el Partido Acción Nacional obtuvo 132,500 votos, el PRI 128,300 y 98,400 del candidato independiente, mientras que Morena no pintó con sólo 16,400 sufragios a su favor.

Pero en la elección intermedia, es decir sólo se eligió presidente municipal las cosas cambiaron drásticamente: el ganador por segunda ocasión fue el candidato independiente con 176,200 sufragios, seguido muy de cerca por Morena con 175,700, y el PAN en un muy lejano tercer lugar con 68,600 del PAN, mientras que en el sótano quedó el PRI con 45,200 votos.

Y claro aquí también siguen las estrategias al menos de Morena y del PAN; desde luego la operadora estelar de Morena, Ariadna Montiel aún no decide si será el senador Cruz Pérez Cuéllar, quien sin duda le garantiza el llevar muchos votos a la intención de Morena, pero que mantiene latente la divergencia con el candidato a gobernador Juan Carlos Loera.

Mientras que el PAN ya decidió, por cierto en una apuesta demasiado arriesgada y sin sustento, darle la oportunidad al expriísta y exmorenista Javier González Mocken, con la intención de empatar los “momios” en la frontera.

Claro, mientras Acción Nacional y Morena tratan de conquistar los dos principales centros de votación, Juárez y Chihuahua, la apuesta deberá centrarse para los demás partidos en el resto del estado.

Tanto el centro-sur del estado, es decir la cotizada carretera Panamericana, como el voto verde de la región serrana y la planicie podrían definir la elección… y ahí se concentrarán después de arreglar Chihuahua y Juárez.

Al cabo no hay autoridad que detenga la actividad de los partidos y contendientes.