Opinion
Hablando y escribiendo

Cobardía Institucional

.

Ernesto Avilés Mercado
domingo, 10 noviembre 2019 | 05:00

La cobardía con la que se conducen nuestros gobernantes, nada tiene que ver con la política de no agresión, ni tampoco con la postura de no caer en temas de masacre y asesinatos en masa; es sólo generar la confianza y certidumbre de que el humanismo que pregonan es real y que ningún delincuente podrá contra la fuerza del Estado.

En México, de cada 100 delitos que se cometen, sólo 6.4 se denuncian; de cada 100 delitos que se denuncian sólo 14 se resuelven, la probabilidad de que un delito cometido en nuestro país, se resuelva es de 0.9%.....de este tamaño es la impunidad.

El 11 de junio de 2009, el Ejército detuvo a 25 hombres camuflados como soldados en el poblado de Nicolás Bravo cerca del rancho La Mojina por el rumbo de Buenaventura, que presuntamente fueron los responsables de secuestrar a Erick, un integrante de la comunidad LeBaron.

Cuatro meses después, el miércoles 8 de octubre del 2009 Benjamín Franklin Lebaron Ray y Luis Carlos Widmar Stubbs fueron levantados y asesinados por un grupo de personas vestidos como militares, en respuesta por la detención de los 25 delincuentes que habían secuestrado a otro integrante de la familia y por el cual se negaron a pagar el rescate de un millón de dólares exigido.

Desde aquel entonces, la comunidad LeBaron solicitó que les permitieran a ellos defenderse con sus propias armas, ante la incapacidad de los cuerpos de seguridad para hacerlo.

El 17 de octubre del 2018, Joel Francisco LeBaron Soto, denunciaba en redes sociales que dos días antes, o sea el 15 de octubre, un grupo de Barzonistas intentaron por tercera vez, invadir el rancho La Mojina perteneciente a la familia LeBaron, frente al ejido Constitución, en Buenaventura, Chihuahua.

Es difícil aceptar como normales las cosas que suceden a nuestro alrededor; no se pueden digerir como efectos colaterales las tragedias que viven familias completas, mientras que el Estado se pierde en un mar de nimiedades; por un lado un presidente que no ejerce su responsabilidad como representante de nuestro país y pretende inútilmente buscar soluciones alternas a un problema que exige acciones directas, mientras que en lo local, un gobernador que no permite que los problemas de Chihuahua le afecten su estado emocional y de manera terapéutica practica golf y corre por las calles, mientras que el Estado se le cae a pedazos, emulando a Nerón tocando la lira cuando Roma se encontraba en llamas...

Fuego cruzado por enfrentamiento entre bandas del crimen, venganza por el uso del agua, cualquiera que haya sido el motivo de la agresión en contra de la familia LeBaron, es motivo de indignación nacional e internacional; el atentar en contra de la vida de las personas, sin importar su edad, condición o sexo, se ha vuelto una acción que se repite de manera cotidiana a todo lo largo y ancho del país; los gobernantes por los que votamos y aún por los que no lo hicimos pero están al frente de nuestro estado y país, han caído en un letargo indigno; en una soberbia que les impide ver más allá de lo que sus responsables de seguridad le muestran... el saber de dónde proviene la mano que disparó en contra de los inocentes, no es solución al caso, es tan sólo una parte de lo que se debería hacer para tratar de resolver este grave problema....No se trata de señalar incapacidades solamente, porque esto es más que evidente, se trata de detener esta barbarie a costa de lo que sea necesario, pero que se den muestras reales de que existe un estado de derecho y que la fuerza del Estado es mucho más grande que la que hacen alarde los delincuentes...

En la zona limítrofe de Chihuahua y Sonora, las tres madres de familia asesinadas con sus 6 hijos y después la odisea que realizaron otros niños al esconderse bajo matorrales y uno más que caminó 16 kilómetros herido en un costado, mientras que su hermano, también un niño, llegara hasta el poblado a pedir auxilio, son historias de terror que no quisiéramos que existieran, pero que forman parte de nuestra escenografía, sin que tengamos oportunidad de digerir estas matanzas, porque también en nuestras ciudades diariamente aparecen cadáveres tanto de hombres, mujeres y menores de edad.

Como sociedad no queremos que estas acciones se continúen, pero cada vez más estamos perdiendo nuestra capacidad de asombro y eso es lo más grave que como comunidad nos puede pasar.

"No hay que pedir venganza -nos dicen-, hay que esperar que el brazo de la ley los alcance y los castigue" y puede ser que tengan razón, pero de los reportes que se tienen sobre las identidades de los responsables es que son personas que no alcanzan ni los 25 años de edad, que con un pago miserable, y con un arma en la mano, no les importa perder la vida.

Esto nos obliga a pensar que como sociedad no hemos tenido la capacidad de formar a nuestros hijos, porque todos los jóvenes chihuahuenses deben también formar parte de nuestra familia…

La falta de oportunidades, la ausencia de valores y la no presencia de los padres en la formación de los jóvenes, han formado estas personas que quieren que se les tome en cuenta y que son aprovechados por las mafias del crimen, para defender su territorio y sus negocios ilícitos.

Es tiempo que los liderazgos sociales se manifiesten y encabecen acciones que abran espacios donde todos podamos aportar algo en este propósito de devolver la paz y tranquilidad a nuestras calles…ojalá y se presenten pronto.