Opinion

Cobertura a un hecho trascendental

.

Javier Realyvázquez

domingo, 18 julio 2021 | 05:00

Mucha difusión mediática tuvo la manifestación en Cuba  la semana pasada sin que muchos sectores entendieran porqué tanta nota para darle difusión a ese hecho que a todas luces fue trascendental.

Los que están a favor de la ideología y sistema de gobierno en Cuba, acusaron de exagerados y tendenciosos a los medios de comunicación, lo que demuestra dos cosas principalmente, una que o están a favor de ese tipo de gobiernos autoritarios y buscan desviar la atención mediática o bien que tienen un total desconocimiento de lo que representa la dictadura cubana.

Los que están a favor de este tipo de gobiernos autoritarios y que buscan desviar la atención saben que como se afirma en el Libro Negro del Comunismo y muchos otros, los regímenes comunistas, a fin de asentarse en el poder, erigieron el crimen en masa como un sistema de gobierno.

Cuba no fue la excepción. Armando Balladares, en su libro Contra toda Esperanza donde describe sus vivencias, afirma que —La moral comunista está subordinada a los intereses de la lucha de clases.

El doctor Raúl Roa, representante de Cuba en las Naciones Unidas, también arremetía contra el comunismo calificandola de «teoría inhumana porque esclaviza al hombre».

Decir que no eran comunistas, que no mentían jamás, que convocarían a elecciones libres, que respetarán los Derechos Humanos, no eran más que tácticas de lucha, una cortina de humo. Por eso, los revolucionarios que mantenían a todo trance la esperanza de que Fidel terminaría con el poder creciente de los comunistas, no eran capaces de admitir que, aun cuando todavía el gobierno no se hubiese declarado marxista, las expropiaciones forzosas, el despojo de tierras, las nacionalizaciones, el traspaso de los medios de producción de manos privadas al estado, las ejecuciones y la prédica constante del odio y la exaltación de la lucha de clases, eran irrefutablemente prácticas comunistas.

Eso representó Cuba en América, un cambio de régimen por uno más atroz y que continúa hasta la fecha.

De ser un país rico es un país pobre, desde 1959, hace 62 años el Gobierno Revolucionario comenzó a promulgar una serie de decretos que finalmente llevarían a la eliminación total de la gran y mediana propiedad privada, esto siempre que no excedan cierta cantidad de bienes dictada por el gobierno.

Desde el 17 de mayo de 1959 se aprobó la Ley de Reforma Agraria, y una serie de reformas que generaron un proceso de expropiaciones y nacionalizaciones que afectaron fuertemente a la clase alta y a las empresas.

Según diversos medios como Expansión, la pandemia del coronavirus, cuyos primeros casos en la isla fueron detectados en marzo de 2020, ha sumido a Cuba en su peor crisis económica en 30 años.

Los cubanos hoy en día tienen que esperar largas horas para conseguir comida además de la escasez de medicamentos, lo que ha generado un fuerte malestar en la sociedad.

Los problemas económicos también han llevado a las autoridades a aplicar cortes de electricidad de varias horas al día en amplias zonas del país.

Las peticiones de ayuda en las redes sociales se multiplicaron, bajo las palabras clave #SOSCuba o #SOSMatanzas, así como los llamados para que el gobierno facilite el envío de donaciones desde el extranjero reflejan la realidad que están viviendo.

Para los que defienden y buscan implementar este tipo de sistemas de gobierno, ni cómo ayudarles porque está más que demostrado que no funcionan. Para los que no conocen, hay que darle una investigada al tema para darsebcuenta que las dictaduras nunca han sido la mejor manera de resolver los problemas.

A eso se debe la cobertura mediática de la manifestación de los cubanos, la cual fue fuertemente reprimida, cuando hay que decirlo, lo único que hicieron fue salir a pedir ayuda, alimentos, medicinas y desde luego la ansiada la libertad.