Opinion

Comiendo burro y llamando al santo

.

Luis Villegas Montes

lunes, 31 agosto 2020 | 05:00

Este artículo bien podría llamarse, también: “con la brújula rota” o “el horno no está para bollos pero sí para burros”.

Parece que el gobernador Corral no sabe, o no se quiere dar cuenta, de dónde está parado, ni qué está haciendo, ni para qué sirve (o si de verdad sirve para algo).

En justa manifestación de protesta por la criminal extracción de agua (criminal porque se realiza en la peor temporada del año, en las peores condiciones y en un mes que se considera el más seco en la historia del Estado durante los últimos noventa años), los productores agrícolas de la zona centro-sur del Estado emprendieron una serie de acciones para hacerse oír por parte de un gobierno que, tal pareciera en su inanidad (o insanidad), se encuentra, como diría don Guillermo Prieto Luján: ciego, sordo, mudo, ataráxico e hijo de...

Frente al agravio real, actual e infundado como es privar a los agricultores de un insumo vital para llevar a cabo su labor, el gobierno del Estado ha actuado de modo irresponsable, primitivo e incluso francamente ilegal: cerrarles el paso en la carretera y llegar al extremo de encañonarlos y “cortar cartucho” para amedrentarlos e impedirles el acceso, legítimo, a la ciudad capital.[1]

No conforme con la medida, días después, ordenó el desalojo del Palacio de Gobierno[2] y de la caseta de Saucillo[3] con el uso de la fuerza pública (la misma que ha servido para un carajo en el combate a la delincuencia organizada).[4]

Lo grave de este asunto es no sólo la falta de comunicación efectiva entre los productores y el gobierno del Estado, sino la brutal falta de sensibilidad y la nula empatía que el gobierno ha mostrado durante las últimas semanas.

Así es; no puede pretender “razonarse” que el agua es un asunto de competencia federal pues, aunque así fuera, existen varios asegunes dignos de tomarse en cuenta por su trascendencia, como son las declaraciones recientes del Cabeza de Pañal sin Usar (entiéndase el Presidente de la República), quien públicamente ha acusado a los productores del campo chihuahuenses de “huachicoleros”[5] (¡horror!) y mentirosos,[6] ante la mirada impávida y complaciente de la autoridad local, cuya única respuesta, visible, ha sido, como ya vimos, la represión.

Represión matizada de evidente desdén (ni te miro ni te oigo) si se toma en cuenta  que, en el colmo de la ineptitud, con el Palacio de gobierno tomado por los agricultores, el mandatario subió una selfie comiendo burros en Ciudad Juárez muy contentito él.

Lo que hasta cierto punto se explica, claro, pues no podían ser bollos, porque el horno no está para eso.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebooko también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com,luvimo6614@hotmail.com

[1] Artículo de Salud Ochoa titulado “Encañonan y cortan cartucho estatales a productores”, publicado el 22 de agosto de 2020 por el periódico El Diario.

[2] Artículo de Genaro Fuentes titulado: “Rubén Villalpando” publicado el 24 de agosto de 2020 en el periódico La Jornada.

[3] Artículo de Genaro Fuentes titulado: “Con cadena humana, agricultores impiden desalojo” publicado el 26 de agosto de 2020 en el periódico El Heraldo de Chihuahua.

[4] Artículo de la redacción titulado: “Más crimen organizado y menos paz en Chihuahua”, publicado el 30 de junio de 2020, por el periódico El Diario del Noroeste.

[5] Artículo de la redacción titulado: “Acusa AMLO al PAN de estar detrás de protestas de campesinos en Chihuahua”, publicado el 30 de julio de 2020 por el periódico El Universal.

[6] Artículo de Alonso Urrutia y Néstor Jiménez titulado: “Descarta AMLO riesgo de que Chihuahua se quede sin agua” publicado el 30 de julio de 2020 en el periódico La Jornada.