Opinion

¡Como siempre!: ¡El PAN al servicio de los reyes extranjeros!

.

José Díaz López
viernes, 29 marzo 2019 | 23:38

La solicitud del presidente López Obrador al rey de España, pará organizar un evento oficial al “más alto nivel entre España y México”, para conmemorar los 200 años de la Independencia de México del poder español, y que se empiece a hacer “la ineludible reflexión ante los hechos de la conquista, que fue tremendamente violenta, dolorosa y transgresora de las leyes de España, que incluso llevó a procesar a Hernán Cortés y que derivó en el asesinato de Cuauhtémoc el último mandatario azteca en 1525… y en la que se propone al rey de España, trabajar a la brevedad, de forma bilateral a efecto de que en el  2021 se celebre una ceremonia conjunta al más alto nivel en la que el reino de España pudiera expresar de manera pública y oficial el reconocimiento  de esos agravios causados y  que sirva como preámbulo al relato histórico compartido, lo cual elevaría la relación diplomática de España y México a una nueva etapa apegada a los principios de respeto de derechos humanos y a una convivencia más fluida y más fraternal entre ambos países”, ha sido motivo de una extensa e intensa guerra sucia en todos los medios. 

En el contexto de la corriente mundial por el respeto de los derechos humanos entre países, “la disculpa” solicitada al rey gachupín, es como la que han estado haciendo algunos gobiernos, que en diversas circunstancias históricas, de una forma u otra, han agredido a otros países, pudo haber logrado el objetivo fraternal y genuino que se pretendía. Pero como la derecha panista está más atenta a frenar el crecimiento de la ola democrática que empuja a López Obrador, la defenestra mofándose, como “modernos malinches” de la solicitud mexicana al rey español para que se disculpe por el genocidio y saqueo de oro y plata a nuestra nación.

Gracias a las neo “malinchistas” guerras sucias de los conservadores liderados por el PAN, es que vemos la campaña tratando de ridiculizar, la que nosotros llamamos moral y bien procedente, solicitud al monarca español al efecto. 

Cómo diría Heráclito “el tiempo” dirá si los mexicanos han podido decodificar a tiempo la maniobra antidemocrática de los conservadores panistas.

Pero “el tiempo” también va a decir si los mexicanos estamos dispuestos a aceptar “burlándonos de nosotros mismos”,  la burla y el desenfado cínico con el que la derecha española se ufana con su arrogancia  insoportable, de la conquista y del genocidio y saqueo de oro a la nación mexicana.

“Jugando jugandito”, los modernos malinchistas, al estar compartiendo en redes sociales los memes burlones por esa solicitud del presidente López Obrador, le hacen el juego a esa guerra sucia; y al mismo tiempo se convierten sin ver más allá de su horizonte personal, en lacayos involuntarios de los conquistadores gachupines.

Que llevamos 200 años de Independencia y que la Conquista quedó muy atrás, es muy cierto.  Pero no por ese hecho se va a considerar como una burla solicitar al rey de España, descendiente de los conquistadores y actores del genocidio de nuestro ancestros, que pida disculpas en el marco de los derechos humanos para reimpulsar una relación más fraternal y respetuosa con los conquistadores gachupines. 

Sigue siendo una solicitud correcta, por la sencilla razón de que es necesario que se haga el reconocimiento por parte de los perpetradores y depredadores genocidas de nuestros pueblos  originarios de los gravísimos atropellos que nos hicieron. Aunque sepamos que no van a devolver lo que nos robaron, ni repararan las violaciones y asesinatos. 

Pero cuando menos el hecho de que el rey gachupín se disculpara aunque sea “moralmente” de tales hechos, cuando menos obtendríamos no solamente una satisfacción “moral” de nuestros intereses afectados, sino la posibilidad de reforzar un diálogo fraterno y humano con aquellos que nos aplastaron como nación originaria. Y saquearon nuestras riquezas a manos llenas; tanto, que la prosperidad española actual se basa en el saqueo de nuestras riquezas originarias. 

Pero a los reyes gachupines y sus cortes fascistoides de allá y de aquí, ¡les vale!, pisotean descaradamente nuestro derecho a pedir disculpas por ese genocidio.  

La herida sigue abierta…. Y en las urnas los haremos pagar por todo esto.