Opinion

Contagios: quinta ola

.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 17 julio 2022 | 05:00

“La quinta ola de contagios ha afectado más a la población joven, que suele ser más activa y tener mayor exposición”

B.A 5, subvariante de Ómicron (Covid-19) está evadiendo la inmunidad, según expertos, por ello el repunte de contagios, su alta capacidad de transmisión, aunada a la relajación social y el inexplicable escepticismo de un porcentaje amplio de la población por aplicarse la vacuna, a pesar del colapso sanitario, económico y político mundial que provocó la pandemia, el número de defunciones y las secuelas de quienes contrajeron el virus siguen negándose; investigaciones recientes demuestran que con cada infección, incluso una asintomática, aumenta el riesgo de sufrir complicaciones como ataques cardíacos, derrames cerebrales, diabetes y deterioro cognitivo a largo plazo. La quinta ola refleja picos de casos, a pesar de que las pruebas de laboratorio digan negativo, muchos padecen los síntomas, en palabras llanas y simples, les dio Covid, ciertamente la variante no es letal, pone alerta médica por las mutaciones, sin llegar a la alarma social. 

Después de meses en que la pandemia cayó a niveles mínimos y las medidas sanitarias se relajaron para retomar las actividades económicas, varias entidades plantean el retomar algunas medidas como la instalación de filtros sanitarios, la vigilancia en actos masivos y el uso obligatorio de cubrebocas. El incremento de casos se concentra de nueva cuenta en las zonas con más densidad poblacional y mayor afluencia turística. La llegada del verano se traduce en fin de cursos, competiciones deportivas y académicas estudiantiles, vacaciones laborales, después de meses de encierro, regresó la convivencia familiar, de amig@s en espacios públicos y recreativos.

Especialistas señalan que la quinta ola de contagios ha afectado más a la población joven, que suele ser más activa y tener mayor exposición, el grupo de edad que concentra la mayor cantidad de pacientes de 18 a 29 años, seguidos de quienes están entre 30 y 39 años, y de ahí la escalada de contagios. Según informes, esta subvariante es como una rama en el árbol genealógico de Ómicron, tiene varias mutaciones que la diferencian de otras variantes del virus, incluida su variante madre. Estas mutaciones, hacen que sea más fácil para el virus evadir las defensas de primera línea que brinda la vacunación o una infección previa. Incluso aquellos que contrajeron Covid-19, el invierno o primavera pasados, son susceptibles a contagiarse de nuevo, Andy Pekosz, virólogo de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, Baltimore, Maryland, Estados Unidos, fundada en 1876, considerada la mejor del mundo, señaló: “Así que es una subvariante que evade la inmunidad al máximo... ha alcanzado un pináculo en cuanto a no sólo la transmisión, sino también la habilidad de evadir las respuestas inmunitarias presentes en la población, y es por eso que estamos vigilando la situación detenidamente y haciendo un seguimiento del aumento de casos”.  

Los síntomas que causa la subvariante parecen ser similares a los de sus cepas hermanas: fatiga, secreción nasal, dolor abdominal, de garganta, tos, fiebre, dolor de oídos. Esta variante no visibiliza tanto la pérdida del olfato, aunque por desgracia algunas personas todavía se enferman de gravedad y necesitan ingresar al hospital.

La responsabilidad de disminuir la propagación del virus es de tod@s, sin excepción. Todavía no salimos del bache financiero de hace poco más de dos años, cuando el mundo colapsó, en México agravado por las malas decisiones gubernamentales, como sociedad no estamos preparados ni dispuestos a revivir el calvario económico y sanitario. No bajemos la guardia, cuidemos nuestra salud y la de nuestros seres queridos, y por ende la de la comunidad entera, atendamos las recomendaciones gubernamentales sin enojo, sin burla, apostemos por el bien común, no más sueños rotos. Sumemos Voces de conciencia.