Opinion
Jaque Mate

Contra la corrupción

"Nosotros no somos corruptos. Tenemos autoridad moral". Andrés Manuel López Obrador

Sergio Sarmiento

miércoles, 11 noviembre 2020 | 05:00

Ciudad de México.- Un gobierno que se ha comprometido en la lucha contra la corrupción debería festejar que haya instituciones como México contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) que facilitan este esfuerzo. Algunas de las acusaciones más importantes que ha promovido el gobierno, como las de la llamada Estafa Maestra y el caso Odebrecht, surgen de investigaciones de esa institución. Sin embargo, el presidente López Obrador parece empeñado en acabar con ella, tanto que la ha atacado una treintena de veces en sus mañaneras.

"Esta fundación se dedica a combatirnos, atacarnos -ha declarado-. Es la fundación que presentó más de 100 amparos en contra del aeropuerto de Santa Lucía, y los que están financiando son empresarios poderosos".

Según el presidente, "Claudio X. González estuvo en contra de los maestros y a favor de la reforma educativa. Financiaba campañas en contra de la educación pública, pero ahora se da a conocer que su fundación, su grupo, es financiando por grandes empresarios. Son empresarios que deducen impuestos, que no pagan impuestos, porque destinan recursos a fundaciones como las de Claudio".

López Obrador utiliza el recurso propagandístico de ponerle el nombre de un supuesto villano a las instituciones que le incomodan. En este caso ha elegido el de Claudio X. González, aunque con frecuencia ha confundido al padre, Claudio X. González Laporte, empresario de 86 años, con su hijo, Claudio X. González Guajardo, el activista de 56.

González Guajardo, es cierto, fundó y apoyó Mexicanos Primero, que cuestionó el control de los sindicatos sobre la educación pública y promovió una reforma para mejorar la calidad de la instrucción en México. En 2017 dejó esta organización para fundar MCCI. El gobierno de Enrique Peña Nieto, molesto con las investigaciones de la institución, lo espió con el programa Pegasus. González Guajardo dejó MCCI en julio de 2020 para convertirse en dirigente de una nueva organización llamada Sí por México, que busca ser un puente entre la llamada sociedad civil y la política.

MCCI no promovió amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía, pero sí participó en el grupo #Nomásderroches que ha presentado estas acciones jurídicas con bastante éxito. En cuanto a la afirmación de que MCCI se dedica a defender la corrupción del "período neoliberal", vale la pena recordar las decenas de investigaciones que la organización dio a conocer sobre presuntos actos de corrupción en el sexenio de Peña Nieto.

A López Obrador, sin embargo, le molesta que alguien que no sea él, o que no sea miembro de su equipo, lleve a cabo acciones contra la corrupción. Se ha preocupado siempre por presentarse como el único luchador contra la deshonestidad en el país. Le inquietan también, sin duda, las investigaciones que MCCI sigue llevando a cabo sobre presuntos actos de corrupción en una administración que supuestamente ya barrió con los malos hábitos del pasado. La investigación más reciente de la organización señala que, a pesar de las promesas del gobierno de reducir las adjudicaciones directas, vamos rumbo al récord de la década.

Al lanzarse contra los donantes de MCCI, el presidente pretende dejar a la organización sin fuentes de recursos. El objetivo es generar miedo entre los aportantes para que le retiren su apoyo. Con esto el presidente estaría acabando con un enemigo imaginario, pero al mismo tiempo estaría promoviendo mayor impunidad y corrupción.

Maraki

María Cristina García Cepeda, Maraki, ha sido una de las funcionarias más respetadas del mundo cultural mexicano. Su carrera de 44 años de dedicación y honestidad ha sido ampliamente valorada. No conozco los detalles de las acusaciones que se le han hecho por el llamado Museo de Museos, pero estoy convencido de su integridad personal.

Twitter: @SergioSarmiento