Opinion
De política y cosas peores

Coronavirus, la espada de Damocles

.

Catón

lunes, 05 octubre 2020 | 05:00

Ciudad de México– Don Chinguetas y doña Macalota asistieron a una fiesta, y el casquivano señor empinó el codo más de lo que aguantaba el resto de su humanidad. Así, se vio imposibilitado de manejar de vuelta a casa. Para colmo doña Macalota no llevaba sus lentes, de modo que tampoco podía conducir. Decidieron entonces pasar la noche en un hotel cercano. El encargado de la recepción, empero, se negó a admitirlos. No traían equipaje, les dijo. Seguramente no eran marido y mujer, y aquel era un hotel decente, no de paso. "¿Ya ves en qué lío nos has metido por emborracharte? -le reclamó doña Macalota, exasperada a su marido-. ¡Eres un ebrio irresponsable!". "¡La culpa la tienes tú, idiota! -rebufó con enojo don Chinguetas-. ¿Por qué no trajiste tus anteojos?". "¡Bruto!" -le gritó doña Macalota. "¡Mentecata!" -ripostó don Chinguetas. "Tengan su llave -les dijo en ese punto el de la recepción-. Ya veo que son casados". Generalmente el nombre se pronuncia "Damocles". Otros, en cambio, hacen esdrújulo el apelativo y dicen "Dámocles". Así lo registra el Padre Errandonea en su clásico "Diccionario del mundo clásico". Ese tal Dámocles -Damocles- fue invitado a un banquete por Dionisio, gobernador de Siracusa, quien hizo poner sobre su cabeza una espada que en cualquier momento podía caer sobre él. Con eso quería mostrarle la fragilidad y contingencia de las cosas humanas. Es de pensarse que Damocles -Dámocles- no disfrutó el convivio, sino antes bien las viandas se le indigestaron por la amenaza del arma letal. Yo pienso que el coronavirus seguirá pendiendo sobre nosotros como aquella espada. Desde luego hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad, y de seguro se encontrará la vacuna para prevenir el ominoso mal, pero entretanto el fementido bicho, o lo que sea, nos seguirá acechando. Yo, como la señora del Potrero, rezo para que no me vaya a picar ese animal. Aun así no desespero. Al mal tiempo le pongo buena cara y procuro hacer de esta ocasión una oportunidad para apreciar más la vida que recibí sin merecerla, para estar más cerca de los míos, aunque sea desde lejos, y para mantenerme activo de espíritu y de cuerpo en medio de esta inactividad. Sor Dina, la ecónoma del convento, acostumbraba hacer una lista de sus pecados al ir a confesarse, pues era al mismo tiempo escrupulosa de conciencia y flaca de memoria. Una tarde empezó a leer en el confesonario: "Tres kilos de papas; una caja de galletas; un litro de aceite.". "¡Santo Dios! -se interrumpió azorada-. ¡Le di mis pecados al hombre que nos surte la despensa!". Sir Highrump, famoso explorador al servicio de la Real Sociedad Cartográfica, llegó en compañía de su fiel criado Wellen Dowed a una remota isla en los Mares del Sur, donde la mano del hombre blanco jamás había puesto el pie. Ahí el gran aventurero conoció a una isleña parecida a las que Gauguin inmortalizó con su pincel (usaba varios). La joven nativa tenía la inocencia del paraíso, de modo que se sorprendió bastante cuando el audaz explorador se presentó ante ella in puris naturabilis, esto es decir sin vestimenta alguna. Con su candor angélico le preguntó qué era aquello que tenía y que no tenía ella. "Solamente yo tengo esa parte -le dijo el aventurero-. Ningún otro hombre más que yo la tiene en estas islas ni en otra parte alguna del Imperio de Su Majestad Británica". Días después la ingenua isleña le reclamó a sir Highrump: "Me dijiste que nada más tú tienes esa parte, y descubrí que también la tiene Wellen Dowed". Tosió el explorador y contestó: "Es que yo tengo dos, y le presté una a Wellen". Replicó la muchacha: "Pues eres un tonto. Le prestaste la mejor". FIN.

MIRADOR.

Por Armando FUENTES AGUIRRE.

Malbéne, controvertido teólogo, parece gustar de la polémica. Suele decir, no sin ironía: "Si mis colegas están de acuerda con algo que dije, eso quiere decir que estoy equivocado".

En su último artículo para "Lux et vita" Malbéne escribió lo siguiente:

“No es que Dios haya hecho al hombre a su imagen y semejanza; más bien fue el hombre el que hizo a Dios a imagen y semejanza suya. El del Antiguo Testamento es un dios antropomorfo, a la manera del que los griegos inventaron; un dios con pasiones humanas. Al menos las de Zeus se relacionaban casi siempre con la mujer, pero las del dios anterior al cristianismo eran pasiones de ira, de castigos y venganzas. Fue necesario que Dios se acercara al  hombre para que el hombre se acercara a Dios. No es posible entender lo humano sin lo divino, pero tampoco podremos entender lo divino sin lo humano".

A veces los textos de Malbéne se prestan a confusiones. "Pero la confusión no es mía", asegura el lovaniense.

¡Hasta mañana!...

MANGANITAS.

Por AFA.

"Pagamos demasiados impuestos"

De plano eso no está bien.

También muchos candidatos.

según demuestran los datos

nos son impuestos también.