Opinion

Cruz apunta al Blanco

Manuel Narváez Narváez

Manuel Narváez Narváez

miércoles, 20 marzo 2019 | 23:59

Es tal la ineptitud del gobierno de Chihuahua que la agenda política de la sucesión ya lo está rebasando.

Los eufemismos y el distanciamiento de la realidad que practica el gobernador del estado han dado pie para que la atención del pópulo se centre en lo que están haciendo los aspirantes a relevar al mandatario estatal y así acelerar la salida, al menos de sus mentes, del que consideran uno de los peores fracasos de la alternancia democrática.

Es obvio que los aspirantes más fuertes a contender por la gubernatura de Chihuahua están despuntando y marcando tendencia en sus respectivos partidos, los de mayores posibilidades de ganar la contienda en el 2021.

Los nombres de María Eugenia Campos Galván y Cruz Pérez Cuéllar dominan las columnas más leídas de entidad; inclusive, medios informativos destacados realizan sondeos de opinión en los que la alcaldesa de Chihuahua y el senador de la República son los principales protagonistas.

El contexto en el que se están desarrollando esas pre-precampañas, que de sombra tienen nada, traen consigo circunstancias que en su momento pueden ser definitorias para el resultado. 

Hasta este momento, el escenario para Cruz Pérez,  en caso de ser el candidato oficial de MORENA, es mucho más amable con el empuje de la popularidad del presidente de México, que no necesariamente es de la misma proporción que en el centro y sur del país. Recordemos que en el estado los números de la elección presidencial marcaron una gran diferencia entre los votos obtenidos por el presidente y el resto de los candidatos.

En el caso de Maru Campos, la cuesta es pronunciada. Orbita en la percepción ciudadana que la presidenta municipal de Chihuahua ha hecho buen papel al frente de la comuna, pero carga con el peso muerto de la pésima administración del gobernador. Este pasivo pudiese ser determinante a la hora de que los chihuahuenses sufraguen.

Ahora bien, la fotografía del momento sirve para corregir rumbos. Frente a un electorado mejor informado, el desempeño de cada aspirante en sus respectivos cargos públicos y su hoja de vida personal serán factores a considerar, aunque eso no anticipa una victoria, menos en estos tiempos de mayor escrutinio público. 

La consolidación de una campaña para gobernador no sólo depende del o la candidata,  sino de armar un trabuco con los otros aspirantes a alcaldes y diputados con arrastre popular. Ellos pueden ser los que aporten el plus que haga falta.

A propósito de esta visión, durante la última visita del presidente de la República a Chihuahua, el diputado local panista, Miguel Latorre, generó todo tipo de suspicacias al tomarse varias selfies con el senador juarense y con el primer mandatario de la nación. 

Desde hace dos años se ha especulado que el exdirigente municipal del PAN en la capital del estado, busca a toda costa ser el relevo de Maru, independientemente del partido que lo postule.

LaTorre Sáenz ha tenido un desempeño promedio en el Congreso del Estado. Ha figurado más por su clara enemistad con el gobernador, placearse en los eventos de la presidencia municipal y aprovechar foros deportivos, que por una actividad legislativa útil y eficaz para la sociedad.

Quizás estas sean las razones por la que el senador Pérez Cuéllar se reunió en uno de los restaurantes más exclusivos de Chihuahua, con el exalcalde y exdiputado federal juan Blanco Saldívar. Es obvio que entre Miguel y Juan no hay comparación en cuanto al peso e influencia política.

Cruz es un operador político nato y sabe leer los tiempos y escenarios. Entiende muy bien que nada debe dejarse a la suerte, mucho menos a la deriva, por eso tiene claro que la capital del estado es un bastión panista y volcado en favor de su muy probable contendiente, que ganó la alcaldía dos a uno, con todo y el efecto Obrador; diferencia que pudiese aumentar si Maru resulta ser la candidata del PAN.

Para reducir riesgos, Cruz Pérez Cuéllar tal vez esté trabajando en la idea de que MORENA postule a Blanco como su candidato a presidente municipal. Por supuesto que esto aún se encuentra en el terreno de la especulación, sin embargo no sería descabellado que lo reclutara como su fórmula para la alcaldía de Chihuahua, y eso, cambia las expectativas y obligaría al panismo a replantear sus movimientos.

Tanto en MORENA como el en el PAN no todos los que están son y nos todos los que son, están.