Opinion

Cuando la justicia juega en una elección

.

Francisco Ortiz Bello

viernes, 16 abril 2021 | 05:00

Nunca como ahora un proceso judicial había despertado tanto interés y expectativas diversas, y menos dentro de un proceso electoral, como la audiencia programada para hoy a las 9 de la mañana en la Ciudad Judicial de la capital del estado, en donde los ministerios públicos de la Fiscalía Anticorrupción del estado habrán de formular una segunda imputación en contra de la alcaldesa con licencia María Eugenia Campos Galván.

De lo mucho que ha trascendido a la opinión pública sobre este nuevo caso, se sabe que dicha acusación está basada en la denuncia de un empresario del ramo de la construcción que se queja por haber sido forzado a pagar “moches” por los contratos asignados, de lo cual, se supone, deben existir las pruebas que acrediten tal acusación. 

Al igual que en el juicio por la “nómina secreta”, llama la atención que las “filtraciones” están a la orden del día, superando ampliamente el celo extremo que, en cualquier otro caso, guardan los investigadores para cada caso o carpeta de investigación, lo que ha incrementado notoriamente los “juicios sociales” y mediáticos sobre el caso particular.

El caso de Maru Campos en Chihuahua, y me parece que, en el resto del país, no tiene parangón alguno. Una candidata al gobierno de un estado acusada penalmente por delitos como cohecho y uso inadecuado de atribuciones en su función pública, por la Fiscalía del gobierno emanado de su mismo partido. 

Ella se perfiló como candidata del PAN al Gobierno del Estado prácticamente desde que asumió la alcaldía de la capital, luego de su triunfo en 2016, posteriormente se reafirmó al obtener la reelección en 2018 y con el paso del tiempo se fue consolidando. 

Es decir, no fue un proyecto forjado al cuarto para las doce, por tanto, era de todos conocido y sabido su deseo de contender por la gubernatura. También las “filtraciones” sobre la nómina secreta surgieron desde muy tempranas épocas (marzo o abril de 2017), publicadas incluso en periódicos de circulación nacional como Reforma y otros.

Por supuesto que un tema como este les “cae como anillo al dedo”, diría AMLO, a los contrincantes políticos de Maru aunque tampoco han sabido encontrar la forma de capitalizarlo adecuadamente, porque a final de cuentas es un tema que expone públicamente la integridad de la candidata.

Por su parte, Maru se ha mantenido firme en su objetivo de ganar la elección y aunque el desaguisado judicial le ha costado algunos puntos en la preferencia electoral, ni son tantos para lo que se hubiera esperado después de su primera vinculación a proceso, ni los han “cachado” alguno de sus opositores electorales.

De acuerdo con diversas encuestas (Massive Caller, C&E, Votia y otras) que presentan números y resultados distintos, en un ponderado de todas, Maru habría perdido cinco puntos en las últimas dos semanas, pero también indican que tales puntos se fueron a los indecisos. Mala estrategia electoral de sus opositores.

La expectativa para hoy, luego de la audiencia judicial, es si aumentarán las medidas cautelares contra la alcaldesa con licencia o permanecerán las que ya se fijaron en el primer juicio, pero también el efecto que pueden tener sobre su campaña los cargos que se le imputen, así como las pruebas en las que están sustentados.

En efecto, lo que ocurra hoy pudiera ser la pesada losa que aplaste los afanes electorales de la panista, pero también pudiera ser la última dosis de veneno que, al no causar el letal efecto buscado, la convierta en la gladiadora invencible de esta contienda, ya que al no afectarla más allá de los daños previos, la blinda contra casi todo lo que pudiera venir en el futuro. O la sepultan o la victimizan más.

De ahí el extremo interés que despierta la audiencia de este día. Sin ánimo de exagerar puedo afirmar que, en buena medida, todo el proceso electoral depende de lo que ocurra hoy en la Ciudad Judicial.