Opinion
Jaque Mate

De dar risa

.

Sergio Sarmiento

viernes, 27 agosto 2021 | 05:00

"Como el hombre no tiene los colmillos del león, con la risa muerde".

Charles Baudelaire

Ciudad de México.- "Francamente da risa", dijo ayer Ana Elizabeth García Vilchis, presentadora de "Quién es quién en las mentiras", la sección semanal de las mañaneras, en referencia a los comentarios que señalan una rivalidad entre el presidente López Obrador y el excandidato presidencial Ricardo Anaya. Habrá que apuntarle una mentira más a la inquisidora de los medios. Ayer, por quinto día consecutivo, el mandatario dedicó buena parte de su tiempo a cuestionar a Anaya y a prejuzgar su culpabilidad.

"Anaya es alumno de quienes empezaron con Salinas de Gortari, con toda la política de pillaje -dijo--. ¿Quién es el maestro de Anaya?... Pues es Diego Fernández de Cevallos, también de Querétaro". El presidente añadió que Anaya "iba a Los Pinos y tenía muy buena relación con Peña Nieto".

Es curioso que García Vilchis, quien ayer pretendió dar cátedra al afirmar que "el rigor periodístico son aquellas prácticas éticas, técnicas y hasta estéticas [sí, 'estéticas'] para dotar a los trabajos periodísticos de veracidad, certidumbre y precisión", no haya saltado a denunciar las falsedades de su jefe.

Fue mentira -o ignorancia-- la afirmación del presidente de que cuando se llevó a cabo "el fraude de 1988" Fernández de Cevallos era diputado. En las elecciones de 1988 era secretario de política interior del gabinete alternativo del candidato del PAN a la Presidencia, Manuel Clouthier. Si el presidente no me cree, puede preguntarle a la hija del Maquío, Tatiana, quien hoy trabaja en su gobierno como secretaria de economía. Quien sí era secretario de gobernación y presidente de la Comisión Federal Electoral en esas elecciones que AMLO llama fraudulentas era Manuel Bartlett, quien hoy trabaja también con él como director de la Comisión Federal de Electricidad. Anaya tenía nueve años.

Suponer que Anaya pueda ser responsable de alguna falta por ser de Querétaro, ya que también lo es Fernández de Cevallos, es llevar la falacia de asociación a un nivel. de risa. Sería tanto como afirmar que López Obrador ha hecho trampa en un maratón por ser tabasqueño, como Roberto Madrazo. Pero, además, Diego nació en la Ciudad de México y Anaya en Naucalpan, Estado de México. No son de Querétaro.

Otra mentira fue decir que "Anaya tenía muy buena relación con Peña Nieto". Quizá el entonces dirigente nacional del PAN haya ido algunas veces a Los Pinos, era parte de su trabajo, pero fue un crítico severo de la presunta corrupción de EPN y amenazó con meterlo a la cárcel. Por eso la Procuraduría de aquel entonces le inventó acusaciones que se retiraron, por falta de pruebas, dos días antes de que terminara el sexenio.

De risa es también el documento informativo de la FGR del 25 de agosto, en el que trata de justificar su persecución de Anaya. El escrito reitera las declaraciones de Emilio Lozoya, de que en 2014 entregó 6.8 millones de pesos a Anaya, a través de otra persona, para que votara a favor de la reforma energética. Pero los panistas siempre apoyaron una reforma energética. Además, esta se aprobó en 2013 y el dinero supuestamente se entregó en 2014. Anaya ya ni siquiera era diputado.

Más que dar risa, por otra parte, preocupa la posición de la FGR de que fue un delito votar por la reforma energética. Esto revela no solo una persecución política, por las aspiraciones de Anaya para 2024, sino ideológica. ¿Me encarcelará también a mí la Fiscalía por defender las causas liberales?

Libros gratis

El Fondo de Cultura Económica regalará 2.1 millones de libros: 21 títulos con 100 mil ejemplares cada uno. Pero en esta vida nada hay gratis. El costo que da el director, Paco Ignacio Taibo II, es de 45 millones de pesos sin distribución. Me parece competencia desleal para la sufrida industria editorial. Espero que, cuando menos, los libros lleguen a quien los lea.

Twitter: @SergioSarmiento