Opinion

De política y cosas peores

.

Catón

viernes, 24 julio 2020 | 05:00

Ciudad de México.- Un amigo de Capronio le preguntó: "¿Alguna vez has discutido con tu esposa?". Se quedó pensando el majadero y luego respondió: "Una vez la ubiqué"... ¿A qué viene ese necio cuentecillo en el cual aparece el tal Capronio, sujeto ruin y desconsiderado, que al contestar como lo hizo puso a su esposa en situación de desventaja frente a él? Uso el incivil relato para ilustrar el significado de la palabra "eufemismo". Eso de decir "la ubiqué" es eufemismo: el uso de una expresión agradable para manifestar una idea desagradable. Por ejemplo, don Simón Arocha, querido personaje del norte de Coahuila, jamás decía que una mujer estaba embarazada: decía que estaba "enferma de gustos pasados". Cuando una señora daba a luz solía decirse que había "salido de su cuidado". La esposa de un paisano mío de Saltillo, dio a luz en la Ciudad de México. El marido envió un telegrama a la familia: "María salió de su cuidado. Mañana salgo yo". Siguiendo con los eufemismos, mis tías solteras, púdicas y recatadas, no usaban la palabra "caca", con perdón sea dicho: decían "panfué". A la bacinica la llamaban "la necesaria", "la perica"  o "el tibor";  a los huevos les decían "blanquillos", y "uno tras otro" al chorizo. Mamá Gracia, bisabuela mía, consideraba cosa inconveniente pronunciar la palabra "parto" cuando rezaba el rosario en presencia de señoritas. Decía entonces: "Virgen Purísima antes del éste, en el éste y después del éste". En Tabasco la gente de antes no decía "rajarse", lo cual es gran torpeza que se oye sumamente mal: decía "patrasearse". Algunos norteamericanos emplean todavía la exclamación "¡Gee!" a fin no decir el nombre de Jesús, con el que jamás bautizan a sus hijos. La copa de nieve que se iba a llamar "Sunday" se llamó finalmente "sundae", pues hubo protestas en el sentido de que el nombre original profanaba el día del Señor. Pues bien: un funcionario estadounidense usó un eufemismo al decir que intentar cruzar ilegalmente la frontera "pone en peligro la vida de los ciudadanos mexicanos". Lo que en verdad quiso decir fue: "Aténganse a las consecuencias, que pueden llegar hasta las últimas". El terrible suceso de las Torres Gemelas trajo consigo una corriente de xenofobia en Estados Unidos. La antigua y generosa idea del "melting pot", el crisol de las razas, ha desaparecido. Por tanto mejor haremos en procurar que desaparezca la injusticia propia; de ese modo no tendremos que seguir lamentando por siempre la injusticia ajena... La hermosa y buena niña, sentada en el  regazo de su abuelita, le preguntó con dulce voz: "Dime abuelita, ¿qué es un amante?". La anciana se quedó pensando un momento. Luego lanzó un gran grito y se levantó como impulsada por un resorte. Corrió hacia el gran ropero de su alcoba y abrió con ansiedad la recia puerta de doble hoja. Del interior del ropero cayó un esqueleto. "Mira, hijita -le dijo entonces, desolada, la abuelita a la pequeña-. Eso era un amante"... El muchacho se topó con su novia después de algunos meses de no verla. Lucía ella las evidentes señas de un avanzado embarazo. "¡Flordelicia! -exclamó el muchacho al mismo tiempo con sorpresa e inquietud-. ¿Estás embarazada?". "No -respondió la chica secamente-. Es un simple caso de obesidad"... En el baño de vapor el esmirriado señorcito pasó junto a un tremendo hombrón. "¡Caramba, amigo! -le dijo admirado-. ¡Lo felicito! ¡Qué generosa fue con usted la naturaleza! Míreme en cambio a mí: tengo muy poco". "Dígame -preguntó el otro-. Lo suyo, ¿funciona bien?". "No hay quejas -respondió con orgullo el chaparrín-. Jamás me ha hecho quedar mal". Arriesgó tímidamente el fortachón: "¿Cambiamos?". (No le entendí)... FIN.

         MIRADOR.

                   Por Armando FUENTES AGUIRRE.

         Jean Cusset, ateo con excepción de la vez que escuchó el Magnificat de Bach, dio un nuevo sorbo a su martini -con dos aceitunas como siempre- y continuó:

         -Dios, que expulsó del Paraíso al hombre y la mujer, no expulsó de él a los animales. Eso quiere decir que no han perdido su inocencia. Nosotros, en cambio, pervertimos la animalidad original que había en nosotros, y hemos llegado al extremo de considerar malo, bajo y sucio a lo que de animal hay en nosotros.

         -Hemos complicado con mil absurdos prejuicios la santa simplicidad de nuestro instinto -siguió diciendo Jean Cusset-. Alguna vez quizá, después de veinte siglos más de errores, y luego de una larga y penosa evolución espiritual, llegaremos de nuevo a ser otra vez tan puros y tan inocentes como los animales.

         Así dijo Jean Cusset. Y dio el último sorbo a su martini. Con dos aceitunas, como siempre.

         ¡Hasta mañana!...

MANGANITAS. 

Por AFA.

"... En el Cáucaso la gente vive hasta 120 años...".

         Pensé algo muy incivil 

         tras meditar con ahinco:

         ahí el de 95

         es del sector juvenil.