Opinion

Decisiones

"Es falso decir que lo que nos determina son las circunstancias. Al contrario, las circunstancias son el dilema ante el cual tenemos que decidirnos. Pero el que decide es nuestro carácter.” GEORGE BERNARD SHAW

Arturo Limón
domingo, 20 octubre 2019 | 05:00

“Se tomaron decisiones de apoyo porque la situación se volvió muy mala y muchos ciudadanos estaban en riesgo, mucha gente; y se decidió proteger la vida de las personas”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en una conferencia de prensa este viernes. “No se puede valorar la vida de un delincuente más que la vida de las personas”.


EL HECHO


Tomar decisiones es costoso, no tomarlas puede serlo más, lo vivido en Culiacán el jueves pasado nos puede dar ejemplo que los tiempos que México vive son diferentes, es cierto. 

Alguien, quien quiera que haya sido, decidió realizar un operativo falto de la estrategia que permitiera llevarlo a buen término, empero la decisión de quien la hay tomado también, de no ser copartícipe de una decisión de alto costo de vidas que pudiese haber derivado en una masacre, que se sumara a tantas masacres que son de todos conocidas, aunque hoy poco recordadas. 

Por eso, es de agradecer que no haya sido una fecha costosa en vidas inocentes las más, que habrían sido el precio de pésimas  decisiones  que dictaran las duras circunstancias del momento, que todos, cerca y lejos, vivimos y sufrimos al ver lo sucedido esa tarde noche del 17 de octubre en Culiacán. 

Sólo quienes estuvieron ahí conocen la cruenta realidad. He visto literalmente y desapruebo el vociferar de detractores que de manera procaz como  el payaso  Brozo, además del abuso de quien, investida de inmunidad, desde la Cámara de Diputados federal, la diputada Adriana Dávila que literalmente asalta la tribuna con su fracción parlamentaria del PAN,  para decir que  en Culiacán se dio "la rendición del Estado mexicano al narcotráfico“. 

Nada más falaz que decir esto y tomo el tiempo aquí de referirlo, porque la viralización de sus videos del momento sé que serán más etéreos que el testimonio impreso de esta columna.

Reitero aquí lo dicho por el maestro Zinn de que “nadie puede ser  neutral en un tren en movimiento” y el tren de  la nación mexicana ya está moviéndose a un ritmo más que activo de parte de intereses muy fuertes que antagonizan indudablemente el gobierno del presidente  Andrés Manuel López Obrador, por acciones que ha venido tomando en contra de personajes emblemáticos de esos intereses, ejemplifico en sólo tres, en el ámbito judicial la captura y proceso del abogado Juan Collado; la separación del cargo del ministro Medina Mora y en el laboral, la retirada del líder sindical Carlos Romero Deschamps, y adiciono por vigente, la reyerta del dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, desafiante al gobierno por el caso de las factureras; sume usted a todo esto lo del jueves en Culiacán y coincidirá conmigo que la vida política, social y económica  tomó un ritmo esta semana que ya concluye y que reclama compromiso y decisión de participar. En este escenario referiré los hechos.


LA DESCRIPCIÓN 


Aunque todo parece que la semana podría ser descrita sólo por lo acaecido el   jueves por  la tarde  en Culiacán, cuando agentes ministeriales y militares deseaban -a decir de los mandos de seguridad-, cumplir una orden de captura con motivo de extradición del señor Ovidio Guzmán López, al intentar llevar a cabo el operativo con tan sólo 30 elementos se dieron cuenta que la respuesta a su actuar fue por demás rápida y amplia, generando una estela de violencia que corrió por la ciudad y otras latitudes. 

Se habla de acciones de apoyo y resistencia que se generaron en poblaciones como El Fuerte distante a 300 kilómetros al norte y de otras al sur del estado.

Si hubo una filtración de información que alertara sobre el operativo o no, es cosa aún por descifrar, o si la capacidad operativa de  quienes defendieron a Ovidio era superior, está por definirse aún; empero encuentro una versión que no es la oficial y en ánimo de equidad aquí la referiré, porque sea como haya sido, a mi parecer es claro que coincido con el experto Buscaglia que opina que "el operativo careció de estrategia indudablemente y expuso a personas innecesariamente", eso ni qué decir. 


LA OTRA VERSIÓN  


Usando la clásica de "tengo otros datos", referiré aquí sintéticamente otra versión que el viernes mismo publica El Diario de Yucatán y dice así:   

“En redes sociales circuló una versión de lo sucedido ayer en Culiacán, Sinaloa, durante el operativo para capturar a uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

En él se menciona que Ovidio Guzmán, liberado ayer mismo luego de las balaceras, fue atrapado cuando almorzaba en un comercio.


Crónica de la detención


La narración viene de una presunta fuente local. “A la 1:30 p. m. estaba Ovidio Guzmán comiendo en una carreta de Mariscos, en la colonia Tierra Blanca, junto a 8 de su equipo y también estaba su esposa. En dicha carreta había 5 familias más, con varios niños.

“Llegó un equipo militar vestido de civiles, ‘dizque especializado’, de unos 50 elementos. Cerraron las calles y lo acorralaron en dicho negocio, pidiéndole que se entregara sin oponer resistencia.

“Cuentan los otros clientes que él gritaba ‘no tiren, yo soy hombre, no cobarde, hay familias y niños, no voy a oponer resistencia’.

Se entrega al equipo y se lo llevan resguardado hacia la Fiscalía, la cual se encuentra a unos 6 kilómetros de dicho establecimiento. En cuanto se lo llevan, se van detrás sus escoltas pidiendo refuerzos a su gente.

 “En pocos minutos se llena de gente de los Guzmán afuera de la Fiscalía, tratan de negociar y se resguarda al detenido en una sala blindada.

“Mientras, también esperan los refuerzos militares, y ahí se desata una balacera afuera de la Fiscalía en pleno desarrollo Tres Ríos, que es ahora casi el corazón de Culiacán, pues está rodeado de plazas, restaurantes, negocios, escuelas, etcétera”.


Amenazan con quemar familias


Al ver que no estaba resultando la liberación, se van a una colonia donde viven puras familias de militares y amurallan el lugar con pura gente de Guzmán. Ponen a todos los reos, familias con todo y niños, ¡alrededor de dos pipas de gasolina y comienzan a amenazar que si se llevan a Ovidio van a quemar a todos!

“Se dan cuenta que vienen apoyos militares de varios lados por carretera y comienza la guerra.

“Piden refuerzos los Guzmán a toda su gente local y de las serranías cercanas y a la gente de El Azul, de El Mayo, los Limones, los Leones, los Avendaño, los Fernández, los Isidros, los Herrera, los Payanes, lps Quinteros y otros tantos más, que tienen sus propios equipos armados y gente.

“Comienzan a cerrar las entradas a Culiacán y las vialidades importantes de la ciudad quemando camiones, tráileres y pipas.

“Todos los punteros que andan en motos comienzan a asaltar por toda la ciudad, a los que andan en camionetas los bajaban y los dejaban ir caminando.

“En ese lapso de 4 horas hubo más de 30 enfrentamientos con soldados y estatales en diferentes puntos de la ciudad. Y difícilmente el Ejército podía llegar a la Fiscalía para llevarse a Ovidio, pues estaba acorazado con su gente todo el edificio de la Fiscalía”.


Psicosis en Culiacán


“Como fue a las horas de pleno tráfico ciudadano, la sociedad estaba resguardada donde le tocó estar en el momento que se desataron las balaceras.

“Las líneas de teléfono estaban saturadas, pues todos en el lugar que les tocó estar andaban averiguando dónde estaban sus familiares, y todos coincidían en que cerca escuchaban balazos porque fue literal en casi toda la ciudad. ¡Fue caos y psicosis total!


BALANCE 


“Finalmente lo que se sabe como saldo final, es que fueron 3 civiles muertos por balas perdidas y 13 civiles heridos. Más 7 soldados muertos y 5 policías muertos y 13 agentes heridos.

“Hay 4 sicarios muertos, y heridos no se saben, pues todos se los llevaron. Obviamente aprovechando la fragilidad de las autoridades en el penal, con un tanque tumbaron un muro y se dieron a la fuga también 53 reos”, concluye.


COROLARIO 


Me parece justo decir que hay errores de estrategia porque los hubo, pero si me preguntan sobre lo positivo de esta acción de humanismo, de salvaguardar las vidas humanas que son iguales las de cualquier bando,  porque pueblo somos todos, y  evitarnos la tragedia de hacernos ver una masacre más que se sumará en Culiacán a las tantas ya padecidas, por esta lucha estéril.  

A   los detractores del gobierno lopezobradorista les regalo esta frase de Nelson  Mandela: 

“Como líder, a veces es necesario emprender acciones impopulares, o cuyos resultados no serán conocidos hasta transcurridos varios años. Hay victorias cuya gloria se encuentra en el hecho de que solamente las conocen aquellos que las han hecho posibles…en la fidelidad a los propios ideales, aunque sólo uno mismo lo sepa.”