Opinion

Del arte de cómo matar dos candidaturas con un toque de queda

.

José Díaz López

sábado, 07 noviembre 2020 | 05:00

Estamos de acuerdo en que el gobernador endurezca las restricciones a la movilidad social, como consecuencia de sus catastróficas decisiones sanitarias; pero no estamos de acuerdo en que esos poderes autoritarios que asumió con el toque de queda, los use para llevar a cabo y en medio de la terrible tragedia humana que envuelve a Chihuahua, sus fobias personales, aprovechándola para encarcelar a sus adversarios políticos. 

Es obvio que ahora todos los analistas en su toque de queda, no sólo piensan en salir con vida de la pandemia; sino también, en cuál adversario político sigue en la lista de órdenes de aprehensión del interés del gobernador. 

El gobernador, ¿Va primero por Maru Campos y/o por Pérez Cuéllar? Esa es la gran pregunta de hoy en el ambiente político de Chihuahua. ¿Ya va a ejecutar esas órdenes de aprehensión?;  ¿y para cuándo tiene planeado convenientemente ir por ambos políticos?

¿La detención de Barousse es “otro” mensaje, para obligar a Maru Campos para que camine “voluntariamente” por el “puente de plata” que le dieron para renunciar a la candidatura?; ¿o ya no hay “puentes de plata” para ella y van ¿pronto? a judicializarla?

La prisión de Barousse ¿es un mensaje directo para Pérez Cuéllar, para que renuncie a su proyecto de ser candidato de MORENA y le deje el paso libre a Loera?

¿Por cuál de los dos: Maru Campos o Pérez Cuéllar, tiene prioridad el gobernador para ser judicializados? ¿O desearía el gobernador, que ambos dos, se vayan de sus pesadillas por la candidatura? ¿Mata dos pájaros con un solo toque de queda? Ese sería el gran objetivo. 

Ninguno de los analistas políticos tiene dudas de que el mensaje es directo para ambos adversarios políticos del gobernador. 

Enumeremos ahora el grupo de derrotas para el gobernador, debido a sus pésimas decisiones políticas. En el conflicto por el agua de la Boquilla salió derrotado totalmente: el presidente AMLO no solamente no lo quiso atender sino que no lo tomó en cuenta en el arreglo del conflicto con agua de otras presas. Y no sólo lo dejó vestido y alborotado y con la papa caliente que significa el tener tomada ilegalmente la presa. 

Respecto a las estrategias que ha implementado para enfrentar la pandemia del Covid 19, han fracasado rotundamente. Tan grande es el fracaso en ello, que tuvo que instaurar el toque de queda, endulzado como “restricciones de movilidad”; los hospitales están llenos de pacientes contagiados y las muertes suceden a puños en varias ciudades del estado. Es claro que han tomado decisiones tardías, mal diseñadas y peor instrumentadas. Son miles de millones de pesos los daños que se ocasionarán a la economía de Chihuahua por las erróneas decisiones del gobierno estatal para enfrentar el terrible y en aumento, contagio colectivo. Esta es de las grandes entre las grandes derrotas para el gobernador. 

Otra derrota para el gobernador es que las autoridades federales, afirman que existen más de 14 carpetas penales por diversos y graves delitos contra sus operadores políticos.

Otra gran derrota para el gobernador lo es que su gobierno está en quiebra total, él mismo lo ha dicho.  Y viene un gran recorte del presupuesto estatal. 

A Chihuahua lo tiene quebrado y endeudado y está requerido por Hacienda para que pague, antes de dejar la gubernatura, todos los préstamos a corto plazo que ha solicitado. Sus decisiones políticas han generado derrotas tras derrotas costosísimas no solamente para el gobernador, sino para las vidas y el futuro de los chihuahuenses.    

Pero la derrota que más le ocupa hoy, es el hecho de que no ha logrado bajar de la predisposición interna ni de la candidatura del PAN a su adversaria Maru Campos. La cual, por el contrario, sigue fortaleciéndose con su estilo de “nadar de muertito”, en las aguas de la impericia política del gobernador para causar  problemas y sus pésimas decisiones. 

Y como todos sabemos, al gobernador lo que le interesan son sus proyectos personales, antes que atender sus responsabilidades públicas.  Por las vísperas del jueves, lo que le interesa es utilizar el poder autoritario del  toque de queda, para con una mano causar mayores daños económicos a la población y con la otra matar las candidaturas de Maru Campos y de Pérez Cuéllar.