Opinion

Derechos Humanos, letra muerta

“México, es catalogado según el estándar internacional como uno de los países más violentos del mundo, en prensa, radio y televisión es la nota diaria, y las mujeres son parte de la estadística”.

Teporaca Romero del Hierro

domingo, 15 diciembre 2019 | 05:00

El Día Internacional de los Derechos Humanos se conmemora cada 10 de diciembre desde 1948, fecha que suscribe la Declaración Universal de Derechos Humanos, documento histórico que proclamó los derechos inalienables e inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, orientación sexual, idioma, opiniones políticas u otra índole, estrato social, económico, cultural y académico. Los Derechos Humanos siguen siendo una asignatura pendiente a nivel mundial, diariamente notas informativas y redes sociales desnudan la realidad, degradación del medio ambiente, insolidaridad, injusticias, genocidios, feminicidios, crímenes de odio, de activistas, de periodistas, dictaduras, desapariciones forzadas, desplazamientos, trata de personas, maltrato a migrantes, indígenas, jóvenes, menores, personas con discapacidad. 

La Asamblea General de la ONU proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos como un ideal común, donde todos los pueblos y naciones deben esforzarse para promover, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, así como el cumplimiento de sus obligaciones. A su vez, mediante medidas progresivas de carácter nacional e internacional, se asegure su reconocimiento y aplicación. 

Dicho documento es el más traducido del mundo, disponible en más de 500 idiomas, ciertamente según expertos, queda mucho camino por recorrer para que los derechos expuestos en la Declaración sean respetados en todo el mundo, el hecho de que aún perdure es una señal inequívoca de que se le reconoce su valor por parte de los Estados miembro y de la sociedad en general. 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos está dividida en un preámbulo y en 30 artículos, el cuerpo principal se divide en cuatro grandes bloques que recogen distintos tipos de derechos: derechos de carácter personal, relación entre el individuo y la comunidad, derechos de pensamiento, derechos económicos, sociales y culturales. 

Sus principios se elaboraron en mayor profundidad en tres grandes tratados en los años posteriores a su aprobación por parte de la Asamblea General de la ONU: La convención internacional sobre la eliminación de toda forma de discriminación racial; la convención sobre la eliminación de todas formas de discriminación contra la mujer y la convención sobre los derechos del niño.

Durante el mensaje del secretario general, reconoció la función que desempeñan los jóvenes para lograr que los derechos humanos estén vivos, dijo: “En todo el mundo, los jóvenes se están manifestando, se están organizando y alzan su voz: Por el derecho a un medio ambiente saludable, por la igualdad de derechos de las mujeres y las niñas, para participar en la toma de decisiones, para expresar sus opiniones libremente…Se manifiestan para defender su derecho a un futuro de paz y justicia en que haya igualdad de oportunidades. En este Día Internacional, exhorto a todos a apoyar y proteger a los jóvenes que defienden los derechos humanos”.

Actualmente en 77 países la homosexualidad se considera un delito, en catorce de ellos puede provocar la pena de muerte, en Mauritania, Arabia Saudita o Yemen, por lapidación pública. Datos oficiales señalan que al menos 14 países cumplen los derechos fundamentales, donde el riesgo de vulnerar dichos derechos son muy bajos, Canadá, Islandia, Noruega, Finlandia, Suecia, Reino Unido, Estonia, Portugal, Francia, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Suiza, Austria y Eslovenia. 

España, a pesar de ser uno de los países europeos con mayor consciencia en perspectiva de género, según el Consejo de Europa, es uno de los países que sí vulnera los derechos humanos, debido a los recortes presupuestales en los últimos años en rubros de educación, sanidad y políticas sociales.  

Amnistía Internacional revela que África es uno de los continentes donde menos se respetan los derechos humanos y más se violentan a las mujeres; en dicho continente los conflictos armados, la marginación y pobreza, los abusos de las fuerzas de seguridad y grupos armados dificultan gravemente la vida cotidiana de millones de personas. Corea del Norte se encuentra en alerta roja.

En América Latina, Cuba, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua se violan sin pudor los derechos humanos de niños, mujeres, indígenas, activistas humanitarios o ecologistas, entre las principales víctimas figuraron quienes demandaron erradicar con la impunidad de los responsables de masacres y otros abusos cometidos durante conflictos armados, defensores de derechos humanos, personal judicial, periodistas y defensores de comunidades indígenas.

México, es catalogado según el estándar internacional como uno de los países más violentos del mundo, enfrenta una de las etapas más graves en esta materia, resultado de la impunidad y falta de protocolos de investigación, producto de un tejido social depauperado, desinformado, carente de valores cívicos y espiritualidad.  

Expertos coinciden que en México existe una situación “preocupante” en dicha materia, y que tanto los actores políticos como el sistema judicial tienen responsabilidades. Ejemplos sobran, el que persiste en el imaginario colectivo mundial es el caso Ayotzinapa, donde 43 estudiantes desaparecieron, hasta hoy, no hay condenados ni claridad de lo que sucedió con los jóvenes. Maja Liebing, experta en América de Amnistía Internacional Alemania dijo: "En México cualquier puede desaparecer y cualquiera puede verse afectado. Las personas simplemente pueden desaparecer en la calle”. 

El director de la división de las Américas de Human Right Watch, José Miguel Vivanco, como la representante de la oficina ecuménica de Munich de la Deutsche Menchenrechtskoordination Mexiko (Coordinación alemana por los derechos humanos en México), Cristina Valdivia, coinciden en que en México existe una constante violación a los derechos humanos, que se mantiene en completa "impunidad”. 

Los tres expertos en derechos humanos afirman que en México son varios los responsables de la situación en la que se encuentra el país: "En México los cárteles de drogas forman parte del problema, pero en los últimos años o décadas ha sido definitivamente un problema político, porque ha habido una falta de voluntad política para mejorar la situación de los derechos humanos. El caso de Ayotzinapa muestra el nivel de colaboración y corrupción entre los actores políticos y el crimen organizado…Si el Gobierno de México en algún momento pensó que podía imponer una versión oficial de los hechos, felizmente la presión de los familiares y de la sociedad civíl, sumada a la presión internacional, ha dejado al descubierto sus esfuerzos por encubrir los hechos e intentar cerrar esta investigación".

Desterrar los jinetes apocalípticos de la pobreza, desempleo, falta de oportunidades educativas, narcotráfico, inseguridad y violencia, es tarea coordinada de las instituciones y sociedad, que debe involucrarse en la exigencia del respeto a la legalidad a los derechos humanos; concientizar es el reto, las nuevas generaciones merecen crecer en un ambiente armónico, que fomente la inclusión, la democracia, la transparencia, la rendición de cuentas, la cultura de la legalidad y el respeto mutuo; condenamos la injusticia, la desigualdad social, la misoginia, la impunidad, la corrupción, el abuso de poder, el revanchismo político y la violencia. Como dijo Nelson Mandela: “Privar a las personas de sus derechos humanos es poner en tela de juicio su propia humanidad.”

Sumemos Voces.