Opinion

El atraco del viejo régimen

.

Martín Chaparro Payán

viernes, 28 agosto 2020 | 05:00

Imaginemos querido lector o lectora que usted construye una casa y que yo soy una autoridad que revisa que su edificación cumpla con ciertos factores de habitabilidad, sin embargo, cuando ingreso a su inmueble no solamente reviso las condiciones; sino que además le notifico que una persona interesada en casarse con usted, ha promovido un juicio para obligarle a elegir pareja. 

Y por si no fuese suficiente semejante arbitrariedad, le indico que será organizada una encuesta dirigida por el comité de vecinos de su colonia, para decidir quién será su futura esposa o esposo, sin importar que sea de sus gustos o afinidades, mucho menos que usted tenga ya definidos los procesos y tiempos para elegir a quién habrá de acompañarle. 

Encima de todo lo anterior, cuando usted se atreve a preguntar el por qué de dicha intervención, simplemente le contestan de manera ufana:  “porque podemos”. Como dirían en un viejo programa de televisión “aunque usted no lo crea”, esta historia ocurre hoy en México, con nuestro instituto político y las autoridades electorales.

En la larga lucha por lograr un cambio en la vida pública de nuestro país, nuestro partido se ganó a pulso enemigos muy poderosos que aún hoy en día, intentan trasgredir nuestros ideales e imponernos tutelas, con el fin de intervenir en la vida interna de nuestro organismo político. 

Sostenidos en la ambición de un pequeño grupo, dos instituciones viejas y anquilosadas, acostumbradas a perpetuar los fraudes electorales en este país, se asumen como dictaminadoras e interventoras de asuntos que atañen únicamente a la militancia de Morena.

Y es que el 20 de agosto pasado el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) impuso una encuesta telefónica a militantes y “simpatizantes”, como única vía para la renovación de la dirigencia de nuestro partido. 

A través de la resolución de un incidente dentro de la sentencia SUP-JDC-1573/2019, el órgano judicial instruyó además, al Instituto Nacional Electoral (INE) para que organice dicho proceso, sin considerar que nuestro partido nunca pidió su intervención.

Como es de conocimiento público, el TRIFE tiene unos antecedentes que ruborizarían hasta las mentes más retorcidas. Por citar sólo algunos ejemplos: en 2006 validaron el fraude de Felipe Calderón (El País, 2006), en 2018 aceptaron la candidatura de Jaime Rodríguez “El bronco” (El Economista, 2018), y en ese mismo año revocaron el triunfo de Morena en la elección de alcalde para Ciudad Juárez (Expansión, 2018).

Personajes disidentes que hoy buscan apoderarse del partido han recurrido a estos organismos mafiosos buscando acabar con nuestro movimiento. Alejandro Rojas Díaz Durán y Jaime Hernández Ortiz han buscado con insistencia desde hace años dirigir nuestro instituto político, el primero a nivel nacional, y el segundo en el estado de Jalisco (El Financiero, 2020).

Tanto miedo le tienen a la militancia que nada menos el día de ayer, Díaz Durán entregó un escrito ante el INE para solicitar 30 días de campaña y la organización de tres debates en el norte, el centro y el sur del país. Pero además le pide que quien aspire dirigir nuestro partido busque el respaldo de "al menos 10 diputados federales, cinco senadores y tres dirigentes de comités estatales" (Milenio, 2020).

En esa mórbida ambición han puesto a Morena en manos de sus enemigos, causando un daño a la moral y a la dignidad de la militancia. Hoy nos toca a las y los protagonistas del cambio verdadero defender nuestro movimiento y actuar de manera inteligente.

Una propuesta de John Ackerman es registrarnos todas y todos como posibles candidatos para dirigir el partido, haciendo así imposible la organización de una encuesta abierta. Es una buena opción para que de manera organizada evitemos el atraco del viejo régimen.

Desde aquí invito a mis compañeras y compañeros a defender nuestros ideales, nuestros estatutos y sobre todo, nuestro futuro: Morena es la esperanza de México. Los ambiciosos vulgares y la mafia del poder no lograrán sus maliciosos objetivos.

P.D. Vendrán más afrentas contra nuestro movimiento, afortunadamente nuestra militancia tiene una larga historia de lucha en contra de los fraudes y las imposiciones.

Analista político