Opinion

El desdén por el desdén

.

Gabriela Borunda

domingo, 05 junio 2022 | 05:00

¿Ya sacó ficha para licenciatura en psicología?, ándele, córrale, es una carrera con mucho futuro, está ahí en el campus viejo de UACH, en la Facultad de Filosofía y Letras le dan informes ¿Qué no lo ha hecho? ¿Qué está muy cara? ¿Qué no es pública y accesible a los trabajadores? Uuuups. Creo que me confundí cuando leí LEY GENERAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR Título Primero Del derecho a la educación superior que en su artículo quinto dice a la letra: Artículo 5. Las políticas y acciones que se lleven a cabo en materia de educación superior formarán parte del Acuerdo Educativo Nacional establecido en la Ley General de Educación para lograr una cobertura universal en educación con equidad y excelencia. 

La   ley referida fue aprobada por el Senado de la República y publicada en el  Diario Oficial de la Federación el 20 de abril del 2021, dejando la puerta abierta, para que en caso de necesidad un munícipe de grandes proyectos y responsabilidad social como el Lic. Marco Bonilla, puedan crear universidades municipales ahí donde haya la necesidad, lo requiera el mercado laboral o exista un vacío educativo.

Cuando mi hija nos anunció con seriedad-y  de manera reiterada- que quería estudiar psicología me alegré mucho por ella, trabajo no le va a faltar, y me preocupé por mí y por toda la familia; que el trabajo no nos falte y nos permita ahorrar, porque la licenciatura en psicología en el Estado de Chihuahua sólo se imparte en universidades que van de las caras a las muy caras.

En el Claustro Universitario, Facultad de psicología Sigmund Freud, Escuela Libre de Psicología, UVM, una de nombre Jeruel, CESNO y otras cinco, instituciones particulares y algunas muy costosas; resulta que a estos días la carrera de psicología tiene una muy buena demanda.  Supongo que la Secretaría de Educación tiene convenios con estas escuelas y que estos convenios son benéficos para ambas partes, sin que al momento exista un referente académico al que estás escuelas deban ceñirse. Es obvio e incumple nuestra Constitución, la ausencia de una escuela pública de psicología, lo que excluye a los hijos de las clases trabajadores y en los hechos considera a la salud mental, no como un derecho sino como un fetiche para personas acaudaladas, violándose así el derecho humano  a la educación y también el derecho de atención a la salud mental. La depresión es un lujo de ricos, el pobre que se tire de un puente.

Me salta el dato periodístico de que en Chihuahua más del 40% de los hogares son monoparentales, en su mayoría sólo está presente la madre, quien difícilmente podría pagar una universidad privada para sus hijos y quien muy probablemente requiera una intervención psicológica en su propio hogar para sortear las dificultades emocionales de ser madre sola. Hay razones urgentes para formar un mayor número de profesionales en psicología entre  las clases obreras, empezando por el hecho de que ellos tienen un acercamiento a la realidad que el alumno de escuelas privadas no tiene. 

El hijo de las clases trabajadoras sabe que surtir la despensa es motivo de dolor para su madre y que los hijos de las obreras sufren terribles carencias afectivas que no vienen de una madre negligente sino de las agotadoras jornadas de trabajo. Estos jóvenes de las colonias populares, una vez convertidos en psicólogos harán intervenciones con una visión nueva y poderosa, donde la responsabilidad del malestar no caerá en el paciente -como una culpa por no aprender a ser feliz-, sabrá que hay circunstancias reales para que el paciente esté deprimido y le ayudará a enfrentar estas circunstancias con una visión más adecuada.

Claro que los superacionistas a ultranza y los emprende-prende me dirán que no debo limitarme ni ver los muros, que una madre encontraría la manera de tener hasta tres empleos para apoyar a sus hijos, que “querer es poder” y al respecto estoy parcialmente de acuerdo, por eso me he propuesto hacer valer la ley para que la salud mental no sea sólo asunto de fetiche elitista, por eso seré emprendedora y movilizaré a la sociedad, una que ya no aguanta más, hasta que el gobierno de Chihuahua cumpla con su responsabilidad de garantizar igualdad de oportunidades para todos y eso incluye la educación y la salud.

Esto no riñe ni afecta el negocio de las escuelas privadas, la gente que no tiene para pagar sus escuelas privadas no es su nicho de mercado, y los alumnos que van a sus escuelas jamás irían a una pública.

¿Quién tiene la responsabilidad de abrir está licenciatura en Psicología? la Federación, el Gobierno del Estado y si es necesario el Municipio, ¡que pena que no incluyeron al ejido!, porque soy capaz de crear la Universidad ejidal de Tabalaopa, convocaría a la sociedad civil a donar todos los libros de psicología, pediría prestadas las sillas a los vecinos, acomodaríamos el salón ejidal como escuela, y con participaciones colectivas pagaríamos los maestros, es una licenciatura que no requiere laboratorios de energía cinética, ni genera grandes gastos.

La Faculta de Filosofía y Letras de la UACH pudo abrir esta licenciatura hace mucho tiempo y no lo ha hecho; la Escuela de Trabajo Social y la Normal Superior pudieron hacer lo propio y no lo hicieron.

Han dejado en cambio a los niños con necesidades de aprendizaje especial a expensas de criterios escolares subjetivos, no hay suficientes psicólogos para las escuelas USAER, los suicidios en el estado han aumentado en un 59%,   las adicciones siguen subiendo, la violencia se manifiesta entre las clases más desprotegidas como reacción a la opresiva situación que sufren; hay  huérfanos del Covid y huérfanos de la violencia que necesitarán ser atendidos, la población ha empezado a envejecer y las familias han cambiado, ¿le sigo?

Hay poco profesionales de la salud mental en el servicio público y de acceso gratuito, la depresión y el TDAH son fetiches de la clase alta, a $1,000 la sesión y tres sesiones por semana. Más tarde que temprano se tendrá que abrir una escuela pública de psicología. 

Licenciado Marco Bonilla, Presidente Municipal de la Ciudad de Chihuahua -una de las mejor rankeadas en top ten de los suicidios- egresado como licenciado en derecho de una escuela pública, la Universidad Autónoma de Chihuahua, siendo usted autoridad competente según la Constitución vigente, para conocer y crear accesos a la educación superior, le solicito se sirva hacer un espacio en su agenda para conversar este tema, porque en Chihuahua habrá una licenciatura pública en psicología, ya nada más hay que ver cómo. Desdeñar la salud mental y la necesidad de formar profesionales en esta área en tiempos complejos es un lujo que no nos podemos dar, cuando un joven quiere estudiar psicología y otro joven decide acabar con su vida la respuesta no debería de ser el desdén.