Opinion

El desgobierno de Corral

.

Martín Chaparro Payán

viernes, 06 noviembre 2020 | 05:00

Con el paso del tiempo y con una pandemia de proporciones históricas a cuestas, las y los chihuahuenses hemos caído en cuenta de que al frente de la administración pública estatal, tenemos a un inepto que juega a la política, pero que no resuelve ni la más pequeña problemática.

¿Dónde está el gobernador del Estado de Chihuahua? ¿Hay alguien al mando que dirija las estrategias necesarias, ante tal afrenta sanitaria en nuestra entidad?

No le interesa al gobernador la salud de su pueblo, no da un quinto por el bienestar de las familias, olvida las fuentes de empleo. Javier cree que resolverá la crisis sanitaria por decreto, olvida las circunstancias ya de por sí adversas de la población.

Su cerrazón, no le permite ver la miseria y el hambre por la que pasan ya no sólo los grupos vulnerables, sino tantos sectores más que de manera lamentable han perdido sus fuentes de ingreso en los últimos meses.

Hoy por hoy, tenemos un gobernador caricaturizado, un póster de tamaño real cuya agenda imperante es la confrontación con el gobierno federal. El mismo gobierno federal que le ofreció adherirse al INSABI para garantizar la salud de los chihuahuenses, y, que por afanes políticos rechazó (El Universal, 2020).

No podíamos esperar otra cosa de alguien que oculta medicamentos y luego anuncia que ante el desbasto, habrá de licitar su compra (El Diario, 2020). Compra que seguramente pagaremos a precios inflados como lo hacía en el pasado su amigo César Duarte (Animal Político, 2019).

Con estos antecedentes es claro que al PRIAN no le interesa la salud del pueblo de Chihuahua, sino más bien, les preocupa ocultar sus malos manejos financieros. Tanto así que en los últimos meses y ante el sensible fallecimiento de su Secretario de Salud, prefirió poner a un economista al frente de la Secretaría que atiende la pandemia en nuestro estado. 

Lo hizo a pesar de la múltiples expresiones en contra por parte de los sectores médicos. Sus acciones, ponen en riesgo el bienestar y la vida de la gente, entre sus mentiras y engaños nos ha llevado a donde hoy estamos.

¿Qué podíamos esperar de una persona que nunca en su vida ha trabajado?

En su perspectiva clasista y de político de altos vuelos, Javier cree que todos tenemos al igual que él, una flotilla de helicópteros y aviones para trasladarnos en caso de una emergencia, o simplemente para llegar a nuestra casa después de un largo día de trabajo.

Tan solo en 2019 las y los chihuahuenses pagamos 13 millones 220 mil pesos (El Diario, 2020), para que el pequeño aspirante a dictador viajase sin problemas a sus compromisos de golf en Nuevo México, en Sinaloa o en Baja California Sur.

P.D. Corral utilizó a los campesinos como carne de cañón para sacar raja política en el tema de las presas, hoy la zona de Delicias se encuentra saturada en la ocupación hospitalaria a causa del COVID-19. Que el pueblo lo juzgue.