Opinion

El ecocidio de la contrarreforma energética

.

Jaime Rodríguez Chacón

viernes, 08 octubre 2021 | 05:00

Trepamos unas escaleras metálicas, lo que nos llevó a un gran túnel oscuro de unos tres metros de altura por unos cuatro a cinco de ancho. Se oía un ruido ensordecedor. Hacía un calor insoportable, y  nos ardía y la piel.  

Estábamos dentro del túnel que comunicaba con los grandes alternadores de energía de CFE, con la enorme tronera para la salida de humos de la planta turbo gas, que, además, quemaba en ese tiempo combustibles fósiles para la producción de vapor que impulsan turbo generadores. Era un horno denso de humos.

Estaba oscuro. Debíamos colocar iluminación provisional para unos soldadores que instalaban grandes placas de acero inoxidable. Usaban trajes especiales de asbesto, -hoy se sabe que es cancerígeno-  Eran tiempos que no había mucha protección al medio ambiente, ni condiciones de seguridad.

Las plantas termoeléctricas que queman combustibles fósiles como el petróleo, combustóleo y carbón, emiten a la atmósfera metales pesados y tóxicos como: bióxido de azufre, bióxido de carbono, ácido sulfúrico, partículas de vanadio, plomo, zinc, níquel, plomo y manganeso.

La Termoeléctrica de Tula llama la atención por el impacto al medio ambiente y a la salud de la población ya que utiliza combustóleo altamente contaminante. Estas plantas, dañan los cultivos en las cercanías por los químicos que se impregnan a los frutos quedando inservibles para su venta. Agricultores que producen jitomate, sandía, papaya, chile y mango se han visto empobrecidos al perder  gran parte de sus cosechas.

Afecta a la población circundante con diversas enfermedades como: rinofaringitis, cuadros asmáticos, prurito, irritación ocular, entre otras. Fuente: Proceso. 

No obstante, el presidente Andrés Manuel, insiste en ir en contra de las energías limpias que son más baratas y no contaminan; cambiando las reglas del juego insiste en una contra reforma energética,  afectando a los inversionistas de energías como la solar y eólica, y poniendo en riesgo al TEMEC. Además, de sobreproteger al monopolio de CFE, insiste en el uso de combustibles fósiles.

Donald Trump optó por salirse del acuerdo de París, para no reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, misma cerrazón del presidente López Obrador, que insiste en regresar al pasado utilizando combustóleo y carbón.

Joe Biden se ha un comprometido con el medio ambiente y las energías verdes. Los efectos del cambio climático afectan más a los países pobres, que son los menos industrializados. Irónicamente pareciera como si a Tabasco le hubiera alcanzado la maldición del “Peje” con las inundaciones y, que culpa a la corrupción y no al calentamiento global.

¿Cómo nos afectan los contaminantes en la pandemia?

Plantas termoeléctricas como la de Manzanillo, llamada “el anafre de Colima” producen una lluvia ácida y una espesa capa de humo, que obliga a los lugareños a encerrarse en sus casas. Tal contaminación, produce mayor incidencia en enfermedades respiratorias, ya que el sistema respiratorio se encuentra comprometido con partículas dañinas. La posibilidad de contagiarse del SarCoV-2 ó, covid-19, h1n1, o gripa, es mayor  por esta causa. Lo mismo que en el caso de fumadores.

¿Tendrá los votos que necesita del PRI y el Partido Verde” Ecologista” el presidente López, Obrador, para establecer esta contrarreforma energética, que va contra el medio ambiente, los tratados internacionales y la salud de los mexicanos? Si lo hacen se les podría acusar de ecocidio y traición a la patria.