Opinion

El empate entre los Marcos

.

Carmen Urías

viernes, 26 marzo 2021 | 05:00

Hace unos días se dio a conocer la tendencia electoral rumbo al 6 de junio para el municipio de Chihuahua. Más allá de que ahora podamos ver encuestas en casi todos lados, lo que destaca en esta, es la diferencia de un punto con la que se coloca a Marco Bonilla sobre Marco Quezada. 

Con un 29.4 por ciento se coloca en primer lugar Marco Bonilla con el respaldo del PAN y del PRD. Con un 28.4, está Marco Quezada, bajo el cobijo de MORENA, PT y Nueva Alianza. 

A los demás precandidatos les damos las gracias por participar de manera anticipada, sin dejar de tener en cuenta, que para donde ellos se inclinen pocos días antes de la jornada, podrían definir esta elección. Pero mientras llegan los acuerdos y los amarres entre los partidos, tanto Marco Bonilla como Marco Quezada no pueden equivocarse. 

El “voto duro” que tiene cada uno de estos dos contendientes, ya lo tienen en la bolsa, solo deben mantenerlo. Lo interesante aquí, por lo que se aprecia en redes de ambos precandidatos, es que ninguno de los dos le está hablando al 16.1 por ciento de los indecisos. 

Los dos, le hablan a los usuarios de las redes que ya los conocen, o bien, que ellos creen que los conocen. El primer error de estas campañas en plena pandemia, es dar por hecho que todos te conocen, aún y cuando el nivel de conocimiento de las encuestas digan que “eres muy conocido”, no es lo mismo ser muy conocido a tener intención de voto real. Aquí el que se equivoca pierde, los errores cuestan y el tiempo corre. 

Por un lado, tenemos el primer error de Marco Quezada, mismo que fue cortesía de la cuenta de Instagram de la UACH. Ahí subieron una historia en la que lo promocionaban. Más allá de que el community manager sea el mismo, es decir, que le “mueve las redes” tanto a Marco como a la UACH, y de que trabajo es trabajo para él o ella, el apoyo de la Universidad se ha visto inclinado hacia el abanderado de MORENA. En fin, el error es grave, y seguramente tendrá consecuencias, ahora sí que, no le ayuden al amigo. 

Del otro lado, está Marco Bonilla, quién hasta ahora no ha tenido errores que puedan desencadenar en alguna sanción electoral o mediática, pero el tema de la precandidata a Gobernadora por la misma coalición podría hacerlo resbalar. Por lo tanto, debe tener perfectamente alineada su estrategia política y de comunicación, saber qué, cómo y cuándo hablar del tema.

Lo interesante con los indecisos es que están abandonados, ninguno de los dos precandidatos les pone atención y con este empate al día de hoy, quién los conquiste gana con la diferencia que necesita para que la elección no se resuelva en los Tribunales Electorales. Hay que recordar que el desgaste no es solo en la campaña, sino también después, cuando hay motivos para darle entrada a una impugnación después de la elección. 

Ambos candidatos deben ser sumamente estratégicos por tierra y por aire, las redes sociales más que nunca jugarán un papel vital en la campaña. Muchos dicen que los asesores de comunicación política y los estudios de opinión son caros, sin embargo, siempre será más caro perder la elección.