Opinion

El error del PRIAN en el Congreso, la chispa para el cambio

.

José Díaz López

sábado, 03 septiembre 2022 | 05:00

Si antes la política local transitaba por aguas tranquilas, con acuerdos y negociaciones que más o menos, no dejaban mostrar los dientes a los abusos de autoritarismo, a partir de esta semana, todo el estatus quo, toda esa tranquilidad y urbanidad política, se trastocó definitivamente. Y a lo lejos no se advierten que puedan darse las condiciones para recuperar la institucionalidad que más o menos, existía antes de esta semana. Aunque se asemejaba a la paz del Diablo, cuando menos sí tenía niveles de institucionalidad y acuerdos.  

El PRIAN cometió el error de violentar esa tranquilidad democrática, por lo que es fácil anticipar, a la luz de las vísperas, el desenlace.

Al respecto, habíamos dicho que Chihuahua está inserto en un proceso histórico nacional de fuertes transformaciones en lo económico, lo político, difusión en los medios y en lo político, que impulsan un gran cambio en la conciencia social y su intensa expresión social. Y Chihuahua es uno de los últimos bastiones de la reacción, que intentan conservar para seguir favoreciendo sus intereses tradicionales y para evitar que la impetuosa ola de cambio llegue a la región a quitarles el poder. 

Desde una óptica historicista y de sentido común, es imposible que la reacción pueda resistir con éxito, al proceso de modernización y visible despertar de la conciencia social, que viene arrasando con las formas tradicionales y autoritarias del viejo régimen y a los partidos que lo representan. 

Concretamente, en la disputa de la presidencia en el Congreso y que es la causa del rompimiento de la negociación política en el resto del estado, se circunscribe al dilema siguiente: ¿o se seguía aceptando continuar con los mismos abusos de siempre del poder incontrolado y con las intromisiones en la vida interna de las bancadas legislativas aplastándolas; o se decide a no seguir permitiendo ni negociando con ese tipo de abusos crónicos autoritarios y se opta por ponerse al frente de las fuerzas sociales progresistas que tienen como uno de sus objetivos programáticos el acabar para siempre con esos abusos de poder? Y la decisión fue a no seguir negociando con esas formas de autoritarismo y abanderar los cambios que pide a gritos la sociedad. 

Por eso concluimos que el PRIAN salió perdiendo en la decisión de no respetar la ley en el tema de la presidencia en el Congreso local. Púes si Morena es el impulsor y representa a ese despertar social, que exige erradicar esas prácticas propias de “el poder es para poder” y hacer lo que les venga en gana; entonces a quien está realmente golpeando el PRIAN con ese tipo de actos es… ¡a la sociedad como motor del movimiento modernizador y que está en contra de esas prácticas autoritarias!, y muy propias de los gobiernos reaccionarios.  

Por no leer adecuadamente los tiempos ni los modos de manifestarse de ese anhelo de transformación, el conservadurismo no ve más allá de sus tradiciones; cometieron el grave error de exhibirse abiertamente, ante los ojos reflexivos de la opinión pública de Chihuahua, como traicionando a su palabra empeñada previamente y violentando la ley. 

El hecho de imponer a la brava la presidencia en el Congreso, es un grave error, pues la sociedad y las redes así lo dejaron ver, a través de miles y miles de comentarios reprochando enérgicamente tales desplantes del poder. Y es que no iba a pasar desapercibido ese hecho, en una sociedad muy comprometida en un proceso de modernización y del despertar de su conciencia política, pues todo se ve con ojos de reconstrucción de la realidad y de las formas del quehacer político. La movilización social en la revocación de mandato de AMLO, la movilización social en la elección de consejeros de Morena y los sondeos a la figura presidencial, en los que el apoyo a su gestión, están por arriba del 60% de aprobación social, avalan estas conclusiones.

El error del PRIAN en el Congreso, hizo que Chihuahua no siga ausente y se meta de lleno en el proceso de la modernización democrática. Y eso se refleja, inmediatamente en las redes y en los sondeos sobre las figuras gobernantes.  

Gracias a ese error del PRIAN, Morena salió del Congreso y se puso al frente de un proceso social más amplio y esencial que lo abarca todo. 

Y además, lo cierto es que la gente de Chihuahua reprochó ese actuar del PRIAN en el Congreso. Por lo que, a partir de ello, se marcó definitivamente un antes y un después en las reglas del juego en el Congreso; y sobra decir que dejó ver la necesidad de impulsar la modernización democrática en otras regiones del estado, que permanecen secuestradas por la influencia económica y política del conservadurismo más radical.