Opinion

El fin de la simulación en la justicia

.

Maru Campos

domingo, 05 junio 2022 | 05:00

Si de algo estamos cansados los chihuahuenses es de la simulación, cansados de los gobiernos que nos decían que estaban trabajando cuando todos veíamos que no era así; de los gobiernos que nos afirmaban que no había corrupción, cuando la corrupción estaba a la vista de todos lastimando a nuestra sociedad, y claro, cansados de los gobiernos que nos decían que se estaba haciendo justicia cuando se estaban manipulando las instituciones con fines personales.

Pero eso se acabó. 

Soy una firme convencida de que los resultados del trabajo realizado deben reflejarse en la vida diaria, de que la transparencia de las instituciones debe saltar a la vista de las personas, y de que la justicia debe concretarse en acciones específicas. 

Y en ese sentido, este gobierno ha generado un importante contraste con los gobiernos estatales del pasado: hemos logrado una administración en donde la simulación no tiene cabida, una administración en donde la omisión por parte de las autoridades se castiga, y de manera muy especial, una administración en donde el ejercicio de la justicia se aplica con estricto apego a la ley. 

El Estado necesita demostrar con hechos su capacidad, y dar certidumbre a las personas de que el delito, sin importar quién lo cometa, tendrá sus consecuencias. La justicia necesita llegar a buen término, debe ser ejemplar para todos, en donde el Estado de Derecho se haga valer en toda su expresión. Y eso es justamente lo que estamos haciendo en Chihuahua.

Desde el inicio, las acciones de este gobierno han sido contundentes, porque sabemos que sólo así es como podemos arribar a un Chihuahua más justo y transparente. Y como lo dijimos desde la pasada toma de protesta: A LOS EXGOBERNADORES QUE VIOLENTARON LOS PRINCIPIOS QUE JURARON DEFENDER, NI PERDÓN NI OLVIDO. 

La corrupción y la omisión nos lastimaron profundamente, pero hoy estamos aquí para retomar aquello que se dejó de lado, para arrancar de raíz esas prácticas corruptas tan arraigadas en el sistema, y para dar certidumbre a la ciudadanía de que estamos preparados para llegar hasta donde sea necesario con tal de esclarecer los hechos inconclusos hasta este día.

Ante la inacción y la simulación, es fácil perder la esperanza de que verdaderamente podemos confiar en nuestras figuras de representación. A todas esas personas que desgraciadamente el gobierno ha defraudado, les digo: Con acciones firmes, estamos demostrando que sí es posible confiar nuevamente en nuestras instituciones.

Como prueba de ello, hoy nuestro estado es el escenario de un proceso judicial que ha sido muy mediatizado, y en el cual quiero ser muy clara: NUESTRO GOBIERNO COADYUVARÁ TANTO COMO SEA POSIBLE, Y CON ABSOLUTO APEGO A LA LEGALIDAD, EN LA INVESTIGACIÓN DEL HOY IMPUTADO. NI UN PASO ATRÁS EN LA IMPARTICIÓN DE JUSTICIA PARA LOS CHIHUAHUENSES, SE ACABÓ LA SIMULACIÓN.

Hoy el imputado se encuentra nuevamente en territorio chihuahuense, gracias al gran trabajo de colaboración entre el Gobierno Federal y Gobierno del Estado, pero sobre todo gracias a la correcta aplicación de los procedimientos.

Desde nuestra trinchera, colaboraremos en todo lo que sea posible con la Fiscalía General del Estado, para que ahora sí las carpetas de investigación se encuentren bien armadas y listas para darles un uso apropiado. 

Sin duda, este evento marcó la historia política de nuestro estado. Lamentablemente, no podemos cambiar lo que no se hizo, pero hoy estamos aquí para cambiar el presente y futuro de Chihuahua.

De eso se trata la procuración de justicia, de dar a la ciudadanía la confianza y la garantía de que en el futuro de que los recursos públicos están a salvo, protegidos por la ley y la justicia; y que su único fin aceptable es generar resultados para el bien de Chihuahua.

Y claro, el mayor combate a la corrupción será dando resultados, porque el dinero público, el dinero de la gente, para eso está, y una servidora seguirá al pendiente, pero concentrada en atender la tarea que le fue encomendada por los chihuahuenses.