Opinion

El gobierno digital en Chihuahua

.

Francisco Llera

lunes, 07 noviembre 2022 | 05:00

El hecho de que el gobierno estatal busque avanzar rápidamente en la iniciativa de contar con un gobierno digital es alentador para la sociedad chihuahuense. En días pasados la gobernadora María Eugenia Campos Galván anunció detalles del proyecto” Chihuahua online” a través del cual digitalizará 28 trámites prioritarios en una primera etapa, para en etapas posteriores alcanzar a digitalizar hasta 60 trámites.

Impulsar la automatización del gobierno no sólo es relevante desde el punto de vista tecnológico sino también desde la óptica política. Desde el punto de vista tecnológico, además de la infraestructura de 1200 puntos de conectividad que establezca el gobierno  estatal en los 67 municipios, también el hecho de que la mayoría de la población cuenta ya con telefonía celular será un elemento a favor. De acuerdo con el INEGI, el 52,3% de los hogares chihuahuense cuenta con conexión a internet. En 2020, el estado ocupó el quinto lugar nacional con más personas poseedoras de un celular. Esto es relevante porque  el gobierno digital no es exclusivo para las computadoras como muchos pudieran pensar.

Desde el punto de vista político, es muy importante que los líderes gubernamentales se identifiquen con este tipo de iniciativas porque con ello se están comprometiendo también con la transparencia, la rendición de cuentas y con la reducción de la corrupción. Estos tres factores han sido riesgos que en los diferentes contextos, muchos líderes políticos no han querido asumir y por ello han retrasado la digitalización de las instituciones públicas.

La digitalización de los gobiernos trae implícito el acceso a datos precisos, más información registrada y el consecuente empoderamiento de la ciudadanía. Esto constituye un importante contrapeso que ayuda a reducir y evitar malas prácticas en la administración pública.

Los gobiernos digitales o automatizados son una tendencia que ha venido avanzando mundialmente desde hace un par de décadas. Particularmente, entre los países más desarrollados. Algunos países han ido más rápido que otros en esta transformación. El caso más emblemático es el de Estonia que en poco más de 30 años se ha convertido en la sociedad más digitalizada del mundo. De hecho, en ese país se presume que sólo 3 trámites requieren presencia física en una oficina gubernamental para realizarse: casarse, divorciarse y comprar una propiedad.

Para la sociedad chihuahuense es grato saber que la instancia gubernamental estatal desea involucrarse en este proceso. Las ventajas son muchas. La más importante de ellas es que la población dejará de perder tiempo por la gestión de trámites de manera presencial. Porque un gobierno automatizado es más que una simple página WEB y debe ser capaz de proveerle a una persona, en su propio hogar o negocio, de acceso inmediato a pago y declaración de impuestos, licencias de conducir, permisos y licencias de todo tipo, pago de todos los servicios, registro, apertura y promoción de negocios entre muchos otros que ya se ofrecen en diversos países del continente.

Chihuahua está a buen tiempo de incorporarse a la sociedad digitalizada porque se avecinan retos importantes como la consolidación del comercio en línea entre México, Estados Unidos y Canadá derivado del tratado T-MEC o bien la iniciativa de lanzamiento del dinero gubernamental electrónico (Moneda Electrónica de los Bancos Centrales), que permitiría a los usuarios gastar a través de una billetera virtual. En el Uruguay, por ejemplo, entre 2017 y 2018 se emitieron ya 20 millones de e- pesos.

En resumen, es alentador que los liderazgos políticos de Chihuahua tengan claro la importancia de globalizar a la administración pública estatal. Impulsar al gobierno digital es una fuente de oportunidades para atraer inversiones inmediatas desde cualquier parte del mundo, pero lo más importante, es facilitarle las gestiones a la población y darle certidumbre de transparencia, rendición de cuentas y reducción de la corrupción.