Opinion

El parlamento de Chihuahua

.

Arturo García Portillo

viernes, 23 septiembre 2022 | 05:00

Estamos en la época de la rendición de cuentas de los gobernantes de Chihuahua. Vimos un ejercicio novedoso de la administración estatal, pasaron ya los alcaldes y vendrán los regidores. Y esta semana corresponde a quienes ejercen en colegiado el Poder Legislativo, primero en grupo y luego en lo individual. 

La diputación del PAN compareció en conjunto para presentar un informe de su primer año de trabajo, el miércoles pasado en el museo “Semilla” de la capital del estado. Me gusta destacar, sobre todo para la generación de jóvenes, que este es tipo de ejercicios es relativamente nuevo en la historia mexicana.

Durante años, hasta mediados de los años noventa, no existió en el país una auténtica división de poderes, ya que casi todo se concentraba en torno de la figura del presidente de la república, que en los hechos detentaba también el Poder Legislativo y el Judicial, y era, como se ha dicho, “un rey sexenal”. Por tanto, los legisladores no tenían que rendir cuentas a sus electores, sino al presidente. Lo mismo sucedía en la diputación local respecto del gobernador en turno. Como anécdota, valga recordar que en Chihuahua incluso las oficinas y el salón de sesiones del Congreso estuvieron dentro del Palacio de Gobierno, la sede del Poder Ejecutivo, en el tercer piso. 

Eso cambió, como muchas cosas, desde el año 1997 cuando el presidente perdió la mayoría en el Congreso federal y poco después en el año 2000 donde hubo alternancia en el Ejecutivo federal. Entonces hubo la necesidad ahora sí de rendir cuentas al ciudadano elector. Y más aun a partir de cuando se permite la reelección, pues en esa circunstancia toma mucho más sentido que quien aspire a ganar una contienda para repetir el mandato, deba estar muy cerca del ciudadano, abandere sus causas, le dé resultados y tenga cara para ir a pedirle el voto. Por eso debe informarle lo que hace. 

También agrego un comentario sobre la naturaleza del trabajo del Poder Legislativo, con frecuencia poco comprendido, menospreciado, ignorado, y puesto en segundo plano por la fuerza del Ejecutivo. Mi maestro Federico Ling, ido ya y recordado, me explicaba que las leyes “prefiguran el bien común”. Es decir, no son la obra, la acción, pero son lo que les permite existir. Una carretera o un hospital no son una ley; pero una ley dice con qué características se hace, de dónde sale el dinero, quién la ejecuta.  Por eso es realmente importante lo que ellos hacen, y por consecuencia merece que los ciudadanos estemos más atentos a comprender la naturaleza de su encargo y exigirles que lo hagan bien. 

Es en ese contexto que la diputación panista chihuahuense decidió comparecer en un informe con el evento citado. Sencillo en forma, breve en su duración efectiva, en un video expusieron cada uno los logros en sus respectivas áreas de especialidad y trabajo, y lo que hacen por la gente de sus distritos cuando lo son de mayoría. También hay que señalar que se trata del grupo más grande del Congreso local, lo que le confiere características especiales por su influencia en la conducción, agenda y ritmo de las tareas de ese colegiado. 

El gobernador del periodo pasado no tuvo esta circunstancia, lo que, aunado a su falta de pericia en la conducción política, lo limitó ampliamente. Es decir, la gobernadora Maru Campos, presente como invitada en el evento, cuenta con el respaldo de esta mayoría y por lo visto aquí, esto ha sido benéfico y fructífero. 

Algo destacable en esa relación ha sido el acompañamiento para aprobar un presupuesto que no fue deficitario, lo que no se veía desde hace años. Esto que puede quizá no decir gran cosa a muchos, tiene su importancia y se traduce en efectos benignos para la gente de la calle. Que no sea deficitario significa que está diseñado para no ser financiado con deuda, si con responsabilidad y disciplina. 

Esto permitirá, como ahí mismo se dijo, ir saneando paulatinamente el deterioro heredado de la finanzas estatales, para de ese modo liberar recursos que se traducirán en obras y servicios para la gente en todo el estado. 

A causa de la brevedad del espacio no entro a más detalles en aprobación de leyes en particular, que hay varias e importantes. Pero sí recordar un proyecto de gran alcance que en conjunto se ha propuesto: una reforma integral y de gran calado a la Constitución y leyes que de ella emanan. Hay una palabra italiana que describe eso, se le dice aggiornamiento, más o menos traducido como “puesta al día” o “actualización”. Las leyes no son y no deben ser inmutables, sino que responden a una sociedad en evolución, hoy acelerada a causa del impacto tecnológico y revolución de costumbres. 

En particular, me parece, indispensable en tocar los mecanismos de elección de gobernantes, evaluar y removerlos; la modernización de la administración pública y las graves dimensiones de la seguridad y justicia.  

Por mi parte felicito a este grupo, encabezado por su líder Mario Vázquez, a mi representante particular Alfredo Chávez y la saliente presidenta del Congreso Georgina Bujanda, pero con ellos a todos que han hecho bien las cosas en beneficio de todos.