Opinion

El pueblo no es tonto

.

Jaime Rodríguez Chacón

jueves, 10 junio 2021 | 05:00

“Hoy, nuestra futura gobernadora se ha comprometido y empeñado su palabra de mujer luchona y trabajadora”

A mí se me enseñó ser agradecido; por lo tanto, sería una ingratitud de mi parte, no reconocer la labor de la alcaldesa con licencia y futura gobernadora, María Eugenia Campos Galván, quien sí ha volteado a ver las necesidades y carencias del sur de la capital.

No sobra decir que la parte sur de la ciudad de Chihuahua fue marginada por muchos años; así por ejemplo, después de más de tres decenios, hay calles que hasta hoy han sido dotadas del servicio hídrico y sanitario.

En aquellos antieres, a la gente que solicitaba un servicio del municipio se les decía: “Ya merito atendemos su solicitud, es cuestión de días”, pero cuando el solicitante se retiraba, se decían burlonamente: “De Díaz Ordaz, no más que como ya se murió, no hay manera”.

Por citar un ejemplo, un señor que promovió y esperó toda su vida a que pavimentaran la calle Castañeda (en la capital), cuando comenzaron la obra, ese mismo día falleció. QEPD.

Hoy, nuestra futura gobernadora se ha comprometido y empeñado su palabra de mujer luchona y trabajadora, quien se identifica con los grupos vulnerables, a recultivar y edificar lo que la langosta y el pulgón de la plaga de políticos destruyeron. Aquel (AMLO), echó abajo les estancias infantiles, el seguro popular, y las casas de refugio para mujeres violentadas y, un largo etc. Éste (Corral) acabó con el presupuesto, dejándonos endeudados por larguísimos años. Resultó más justo Duarte. Pero el tema medular, la especialidad de la casa Corral, es la inseguridad, con un caballo de Troya enquistado en las policías.

Maru, como de cariño se le conoce, ha sabido administrar los escasos recursos, dotado de canchas de recreo, drenaje y pavimentación en colonias que fueron marginadas por muchos años.

Está en plena faena nuestra futura gobernadora, con un carácter sencillo y apacible, no rijosa, peleonera, ni dada al ocio, ni inclinada a los juegos de golf, sino comprometida con la lucha social; ella conoce de primera mano a qué sabe el gas pimienta, ya que estuvo en la primer trinchera en las puertas de Palacio Nacional, donde el presidente dio la orden de gasearlos o consintió con ello, porque ni una hoja se mueve en este país sin la orden de YSQ.

En Hora Buena, Maru, y felicitaciones por la victoria. El pueblo no es tonto, ni somos tampoco mascotas a las que hay que mantener.